“¿Y Los Hijos?”

Sí, así sin lenguaje inclusivo: sí, así de invasiva y metiche la pregunta; sí, así te la avientan de la nada.

 

Tengo 28 años recién cumplidos, tengo dos años de casada, me identifico como mujer y poseo una matriz (quien sabe si con capacidad reproductiva). Parecen ser todos los requisitos que se deben tener para que la gente comience a estar encima de ti con “¿y los hijos pa’ cuándo?”. Se espera que, como ya tengo “cubiertos” ciertos “pasos obligatorios” de la vida (como estar casada y viviendo con mi pareja), le siga el siguiente GRAN PASO. No se cuestiona, se asume que eso es lo que buscas; que eso quieres porque eres mujer (y todas quieren maternar), porque eres una persona con la capacidad de gestar (si tienes útero, obvio quieres darle EL uso), porque estás en edad (tic toc el reloj, tic toc), porque estás casada (y obvio sólo así se deben traer hijos al mundo ¿eh?). Ah, pero también, en menor medida, ya me dijeron: “como eres feminista, ¿no quieres verdad?” JAJAJA.

No creo que ya haya llegado al pico de lo que la gente pueda joderme con la pregunta, auténticamente considero que esto va a empeorar; sin embargo, en dos años he notado el aumento en la frecuencia de este cuestionamiento. Y les quiero contar por qué me emperra y por qué no necesariamente tiene que ver con que en este momento sea algo que me agobie de manera personal; sino porque considero que andar por la vida pensando que podemos lanzar esas preguntas como si fuera un “¿quieres café o té?” es perpetuar una conducta misógina y machista que le ha dicho a la humanidad que procrear y tener hijes es LO mejor que puedes hacer con tu vida, que dejar un legado (en personitas) ES a lo que todes debemos aspirar. Y no, no digo que entonces nadie deba procrear, mi punto es que esto no debe ser algo que sigamos permitiendo como institución obligatoria e inamovible.

*Quisiera aclarar que uso mujer como término que involucra a cualquier persona que se identifique como tal, tenga o no, capacidad reproductiva. Porque es lo que la sociedad espera de las personas que nos identificamos como mujeres*

Para mí lo primero y lo más importante es el por qué asumimos que podemos irle preguntando esto a la mujer, con la aparentemente comprobada capacidad de gestar, como si fuera una invitación al cine. No creo que NADIE tenga derecho, mas que a lo mucho la pareja o les compañeres, en caso de que existan. A menos que la persona en cuestión decida compartir e involucrar a otres, no veo motivo por los cuales alguien, aun siendo amigues cercanos o la familia, deban aventar esa dudita. Hay muchísimas personas que sí quieren, pero no lo han logrado, que están hasta en un proceso doloroso de no poder concebir o de darse cuenta que nunca podrán. Hay también quienes tal vez aún no encuentran la persona con la que quieren compartir ese proceso y formar su familia. Existen quienes tal vez no estén en un buen lugar económico y/o emocional. Vaya, hay miles de razones que no forzosamente son no querer procrear. Para algunas personas este tema define sus vidas y es todo lo que sueñan y por “X” o “Y” no han podido alcanzarlo, no por no saberlo de primera fuente tenemos que ir por ahí investigando la vida ajena.

Por otro lado, la romantización de la maternidad. Yo ya dije que no sé qué quiero y que no es algo que se me antoje del todo, ergo ya escuché: “te vas arrepentir”, “no hay nada como ser mamá”, “le da sentido a toda tu vida. Claramente, no soy madre y no pretendo decir si es o no cierto, porque supongo que obvio que para algunes así ha sido, y qué padre. Pero es muy diferente decir “para mí, ha sido lo mejor que me ha pasado” a generalizar que es la única y más grande experiencia para una mujer. Yo no quiero que toda mi vida se reduzca a ser madre y me rehúso a pensar eso para el resto. Somos un sinfín de cosas, cada una somos una experiencia diferente, ¿por qué pensar que sólo tener hijes le va a dar sentido a nuestras vidas? A veces asumen que un hije se los va a dar y resulta, al final, que… no. Hay mucha banda que nunca se lo cuestiona, se van como hilo de media, cumpliendo “hitos” de la vida. 

Vía webcomicname.com

Otra cosita chiquitita… ¿alguien ya notó el calentamiento global? Yo sí caí en juzgar mucho que la gente siga procreando y que NADIE debería bajo estas crisis. O sea, eso tampoco está chido y una disculpita. Lo que sí es que, para mí, es un tema que me quita el sueño. Desde que estoy en primaria recuerdo “las 3 R’s”, plantemos árboles, cuidemos el planeta. Estamos en pleno 2021 y NADA se ve mejor. Cada vez hay más pláticas y conversaciones al respecto, pero todo es “para dentro de otros 20 años, reduciremos en X porcentaje nuestras emisiones”. También nos han dicho desde hace años que nuestros esfuerzos individuales van a cambiar al mundo y como somos unos egoístas, todo es nuestra culpa. Me da pánico traer a una personita a un mundo donde sé que ni yo tengo certeza de los recursos que queden para nosotres. A muches (no olvidemos a la blanca alemana en las inundaciones recientes) les acaba de caer el veinte que el calentamiento global no es “algo que sólo pasa en países pobres”. Lleva sucediendo desde hace mucho tiempo, pero los países más privilegiados no habían tenido que enfrentar tanto desastre natural. No hay presupuesto suficiente para enfrentar lo que se viene. Para mí sí es algo que me obliga a cuestionarme muchísimo una infinidad de cosas, no sólo la maternidad.

Adicionalmente, dos cosas, ya muy mías 1) ¿y con qué dinero, amá? Vaya, no juzgo los diferentes presupuestos con los que la gente se decida por crear una familia, pero siento una responsabilidad en tener lo suficiente para ahorrar un poquito y cubrir el día a día. Hoy, no tengo eso. Me acabo de mudar de país, a una ciudad que es irreverentemente cara. Sí, eso fue nuestra decisión, pero igual no lo hace nada fácil. 2) Soy muy egoísta con mis tiempos y mis recursos. A nadie le gusta escuchar eso, pero reconozco que amo hacer con mi tiempo y mis recursos lo que yo quiera. Algunes pensarán que, tal vez, como hoy son limitados (hablando del dinero) escribo esto. Yo sé que no es sólo un tema económico y que a nadie le debo explicaciones de nada.

Como no eres tradicional, como siempre has pensado diferente, pensé que nunca querría hijos” No sé bien qué me quisieron decir, no sé si fue porque me considero feminista o porque me gusta armarla de pedo ante un cis-tema conservador y patriarcal, pero eso fue lo que me respondieron después de responder que no estaba segura si quería tener o no hijes.

No estoy en contra de les niñes, tal vez sí me gustaría (en un buen tiempo) tener une. La neta es que con mi vato creo que podríamos educar a una personita y dejarle cosas bien chidas. Pero para ser concreta, la respuesta HOY no la tengo. La respuesta sobre “si en un futuro…” tampoco la tengo. No, no soy una persona con la ilusión de convertirme en madre. Tal vez eso llegue en unos años, tal vez no. Lo que sí puedo afirmar es que mis decisiones, hoy, son el reflejo de aquello que decido por y para mí. Cabe aclarar que esa conversación ya se tuvo con A. y les dos estamos en la misma página sobre nuestro matrimonio y lo que queremos y esperamos.

Todo en esta vida son momentos de “y si hubiéramos hecho…”, TODO. No quiero sonar a multiverso de Marvel, pero creo que, para casi todo, podríamos imaginar una decisión diferente y posiblemente un resultado diferente. Por lo que creo que es importante tener siempre en cuenta los motivos por los cuales tomamos las decisiones (principalmente las más importantes). Ser conscientes de ellas, dedicarles su tiempo. Recuerdo haber leído una vez un artículo donde una mujer le pregunta a un psicólogo qué hacer si se arrepiente de no tener hijes porque, hasta ahora, no ha querido y sigue sin querer, pero tiene miedo de que pudiera llegar un día que sí. Entre muchas cosas, hace énfasis en que es normal tener esa duda y que lo ideal es elaborar un amplio marco de las razones para darle significado a esa decisión. Me gusta mucho toda la respuesta que da, ojalá puedan echarle un ojo.

Via Fondo Semillas

Es una de las decisiones más importantes —yo diría LA MÁS importante de todas— y, sobre todo, una a la que nadie tiene derecho a cuestionar, mas que las personas a las que une decida involucrar, porque no venimos a darle explicaciones a nadie sobre lo que hacemos o no con nuestro cuerpo. También es válido simple y sencillamente no querer tener hijes. No hay “hitos” que seguir, no hay un solo camino.

Ella/She/Her. Sí, Daniella con doble "L", me gusta que me digan Dan.
Eterna apasionada de cuestionarme todo. Desaprender y reconstruir no me parece sólo válido sino también, necesario.
Soy feminista, instructora de zumba, me encantan los tatuajes y los pulpos.
¡Ah! También soy Licenciada en Negocios Internacionales, pero me gusta escribir principalmente sobre temas sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *