¿Y la diplomacia?

Alguien me dijo que Trump estaba nominado al premio Nobel de la Paz por haber generado el acuerdo de paz entre Corea del Norte y Corea del Sur. No quise investigar si era cierto o no. Primero porque, de ser cierto, el desprestigio de la Academia Sueca seguiría creciendo y, segundo, porque sí es un logro. La diplomacia bien utilizada suele generar verdaderos cambios positivos en la forma en la que el mundo se mueve. Entonces uno piensa “debería ser más diplomático”, al cabo que no es algo que solo se puede hacer en las Cancillerías o en los organismos internacionales. El problema entonces es: ¿dónde puedo practicarla?

Para beneficio de lxs jóvenes, existe un proyecto llamado “Modelo de las Naciones Unidas” en el cual las personas representan a un país dentro de un Consejo de la ONU. En esta actividad, se les propone un tema a debatir, cercano a lo que se esté trabajando en dicho Consejo, el cual deben preparar considerando la postura de la nación a representar. La clave de estos Modelos está en el uso de las herramientas de negociación, a través del protocolo que se usa en estos organismos internacionales, para llegar a acuerdos que resuelvan satisfactoriamente la problemática que se plantea.

Aquí es donde la diplomacia hace su aparición. Alguna vez me tocó representar a Argentina en una crisis en la Antártida (cabe aclarar que dicho país tiene derechos sobre este territorio). Sin diplomacia, la estrategia hubiera sido tomar las armas y enfrentar a las demás naciones que también tenían vela en el entierro. Con diplomacia, la estrategia, en cambio, es ser el mediador del conflicto y proponer, desde las posibilidades propias, generar los mecanismos para solucionar la crisis y prevenir futuros conflictos.

Esta experiencia la viví hace algunos años en el Modelo de Naciones Unidas del Sureste Mexicano (SMMUN), un modelo que, desde el 2016, se ha preocupado por generar experiencias para quienes nos interesamos por el derecho internacional, la diplomacia, los derechos humanos y, por qué no, para los que tenemos un genuino interés por el mundo que nos rodea. Sobra decir que no es el único Modelo de Naciones Unidas en Yucatán, pero sí es el primero que nace fuera de una preparatoria o universidad, movido por jóvenes que tienen la convicción de crear un mundo mejor.

Regresemos un momento a hablar de la Paz, un tema que nos mueve, pero al que muchas veces no le vemos una aplicación real o práctica. Sobre todo cuando diario vemos noticias sobre guerras civiles, crisis humanitarias, caravanas migrantes, feminicidios, guardias nacionales… ¿Cómo podemos hablar de la Paz en un mundo que se empeña en demostrarnos que no existe? Esta es la pregunta que motivó al comité organizador del SMMUN 2019 a tomar la Paz como el eje central de sus comités este año. Porque la Paz no es la ausencia de conflictos, es el esfuerzo activo por dejar las cosas en mejores condiciones que como las encontramos.

Quizás por esto mismo decidí hablar de este proyecto, porque, cuando participé por primera vez en un SMMUN, tenía las ganas de aplicar mis habilidades de investigación y oratoria en algo que me interesara, pero salí convencido de que hay que darles un uso diplomático a estas habilidades para que, en nuestro metro cuadrado de mundo, exista un cambio en favor de la Paz.

Este año, el SMMUN for Peace les ofrece a quienes tengan ganas de cambiar su realidad una probadita del trabajo que se hace en el Consejo de Seguridad de la ONU, en el Consejo Económico y Social, en el Consejo de Derechos Humanos y en el Comité para la Consolidación de la Paz. Del 6 al 10 de mayo, dejaremos de ser individuos para ser los representantes de las naciones miembro de la ONU, para tomar nuestra información, nuestras habilidades y nuestros intereses y darles un uso práctico. Que ese uso práctico vaya más allá de las paredes del H. Congreso del estado de Yucatán, nuestra sede, y se convierta en nuestro día a día para mejorar lo que nos rodea.

Si algo de este texto te movió, te invito a que visites https://smmun.squarespace.compara que veas lo que tenemos preparado para ti. Las inscripciones cierran el 29 de abril.

A lo mejor, cuando acabe, te darás cuenta que todas esas ganas de cambiar la realidad que te rodea, tienen un caminito a seguir y toda la diplomacia que tenemos, nos hará conscientes de una cosa. En comunidad es más fácil trabajar en pro de un mundo mejor.

 

Carlos Camargo Pinzón

Secretario de Logística del SMMUN

 

¡Lee a las invitadas e invitados de YucaPost!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *