WHAT’S GOOD, 2019?: Mis discos favoritos (hasta el momento…)

El año pasado fue grandísimo para la música y, en lo personal, estuvo lleno de descubrimientos y anticipos de artistas que amenazaban con robarse los reflectores en 2019. Es por esto que uno de mis propósitos para este año fue darme a la tarea de escuchar semana con semana los nuevos lanzamientos musicales, algo que ha resultado ser, más que una ardua labor, una de las mejores decisiones de mi 2019.

Escuchar discos de principio a fin es algo que he disfrutado muchísimo. En el transcurso me he topado con la mente obscura de una joven de 17 años, el regreso de la banda más importante de rock alternativo de la última década después de seis años de ausencia, el fin del mundo y su renacer, entre otras experiencias que solo el sumergirte en un material de larga duración te puede regalar.

Estando ya a la mitad del año, les presento a continuación los discos que más han crecido en mí durante la primera parte del 2019. No hay ningún orden en particular, aunque claro que he disfrutado algunos mucho más que otros:

 

JAMES BLAKE – ASSUME FORM

James Blake es uno de mis productores favoritos por la sensibilidad que imprime a sus producciones. En Assume Form, explora el amor con inmensa vulnerabilidad en canciones como “I’ll Come To” o “Can’t Believe the Way We Flow” al mismo tiempo que nos regala sencillos excepcionales con colaboradores de lujo como “Barefoot in the Park” con Rosalía o “Mile High” con Travis Scott. Los finísimos beats de trap esparcidos por todo el disco mezclados con los a veces delicados y a veces estruendosos sintetizadores y estremecedores falsettos que han estado presentes en toda su discografía, acentúan la particular manera en la que James Blake se muestra enamorado.

 

BILLIE EILISH – WHEN WE ALL FALL ASLEEP, WHERE DO WE GO?

Había ya declarado mi amor por este álbum en una publicación previa pero vale la pena ratificarlo: es un disco fantástico. Y es que el regreso de figuras como Katy Perry y Taylor Swift no significa un peligro para el trono que hoy ocupa Billie Eilish; con WHEN WE ALL FALL ASLEEP, WHERE DO WE GO?, nos olvidamos de aquellas dulces e inspiradoras canciones que invitaban a ser fuertes y a sacudir nuestras preocupaciones, para adentrarnos mente de una artista de 17 años con melodías siniestras y letras oscuras que son igualmente bailables. Si bien Billie es la cara del proyecto, es imposible no mencionar a su hermano Finneas, quien estuvo encargado de la exquisita producción del disco y es el causante de que sea imposible dejar de escucharlo con sus geniales ritmos, efectos y melodías.

 

TYLER, THE CREATOR – IGOR

Tyler ha sido una de las figuras más importantes del hip-hop en la última década. Después de un decepcionante EP de música inspirada en El Grinch lanzado a finales del año pasado, anunció en abril el lanzamiento de su nuevo álbum: Igor. La incertidumbre que rodea a un artista como Tyler hacía casi inimaginable lo que podría llegar a entregarnos, lo cual me dejó bastante emocionado.

En sus discos, Tyler se ha presentado con diferentes personalidades que van desde un sociópata hasta el chico nuevo del vecindario; en Flower Boy, dio un giro radical, presentándose como homosexual, lo que causó intriga y polémica pues en años anteriores Tyler había realizado comentarios homofóbicos y empleado palabras despectivas para referirse a las personas homosexuales. Esto levantó especulaciones sobre su sexualidad y su vida amorosa los meses posteriores al lanzamiento del disco vinculándolo sentimentalmente en algún momento con Jaden Smith, hijo del actor Will Smith.

Este es un disco conceptual en donde Tyler narra la historia de Igor, un hombre que se enamora de otro hombre que tiene una relación sentimental con una mujer. Cada canción representa una etapa del proceso amoroso que lleva el personaje principal: desde el momento en que conoce a la persona que sacude su mundo en “EARFQUAKE”, el momento en que descubre que la persona con la que está involucrada es peligrosa en “A BOY IS A GUN”, hasta el momento donde ya todo acaba y solo queda dar las gracias en “GONE GONE / THANK YOU”… ¿O no?

El proyecto más maduro y ambicioso de Tyler, the Creator hasta el día de hoy, donde derrocha genialidad en la producción haciendo evidente la influencia de sus grandes ídolos como Kanye y Pharrell, sin hacer a un lado su estilo que ha ido evolucionando asombrosamente conforme pasa el tiempo, pasando de beats experimentales y abstractos a melodías con influencias de jazz y neo-soul.

 

THE COMET IS COMING – TRUST IN THE LIFEFORCE OF THE DEEP MYSTERY

Como mencioné en este artículo, el jazz es un género cuya popularidad e importancia ha ido resurgiendo en los últimos años gracias a músicos excepcionales como Kamasi Washington en Estados Unidos y Shabaka Hutchings en la Gran Bretaña. Este último es la cabeza del extraordinario grupo de jazz Sons of Kemet, que fueron mundialmente aclamados el año pasado con su disco Your Queen is a Reptile. Además de Sons of Kemet, Hutchings tiene otros proyectos dentro de los que destaca The Comet is Coming, quienes en esta ocasión sorprendieron con uno de los mejores discos del año.

Es difícil encasillar en un solo género esta entrega del grupo conformado por King Shabaka (Shabaka Hutchings) en el sax, Danalogue (Dan Leavers) en los teclados y Betamax (Max Hallett) en la batería; podríamos decir que, en estricto sentido, es jazz, pero sería minimizar todo lo que pasa al momento de escucharlo: encontramos jazz, electrónica, rock progresivo e inclusive metal. Lo anterior no tiene por qué atemorizar a aquellos fanáticos de Louis Armstrong, Miles Davis o Charlie Parker, por el contrario, vale la pena adentrarse en este viaje cósmico (post)apocalíptico en donde el saxofón de King Shabaka es el guía.

Uno de los álbumes de más emocionantes que he escuchado últimamente por su narrativa y magnífica interpretación, que viene a reafirmar el gran momento que vive el jazz en la actualidad y que no hay fronteras para este género.

 

WEYES BLOOD – TITANIC RISING

Había leído buenos comentarios sobre este disco y decidí adentrarme en él hace algunas semanas. Al terminar de escucharlo la primera vez, quedé cautivado: canciones con bellísimas melodías y letras optimistas que nos hablan de los cambios en la vida, la necesidad de amor y la soledad que el mundo nos puede hacer sentir.

Canciones como “Andromeda” y “Everyday” agarran elementos de aquel soft rock setentero pero renovado con sintetizadores y arreglos majestuosos. Sin duda letras son las verdaderas protagonistas del álbum, pues invitan a confrontar nuestras preocupaciones y pensamientos más difíciles para darnos cuenta de que, al final, todo estará bien, pero la voz de Natalie Mering es algo muy destacable; sin necesidad de alcanzar notas altas para tocar las fibras más sensibles de nuestros corazones, su voz luce por su delicadeza y sentimiento que —perdonen el atrevimiento— hace imposible no recordar a Karen Carpenter, como en “Picture Me Better”, una sentida canción con una progresión de acordes angelical dedicada a un amigo de Mering que cometió suicidio.

El disco es sublime en su totalidad, desde la inmaculada producción y la espectacular instrumentación hasta los arreglos orquestales y vocales, y coros memorables que hasta el día de hoy resuenan en mi cabeza. Una verdadera obra de arte, pop que vale totalmente la pena escuchar y que cuando lo hagan les dejará maravillados.

Mi disco favorito en lo que va del año.

 

EN UNA FRASE…

VAMPIRE WEEEKEND – FATHER OF THE BRIDE

Siendo un gran disco, mi menos favorito de ellos.

 

LIZZO – CUZ I LOVE YOU

El tercer mejor disco pop del año.

 

STELLA DONNELLY – BEWARE OF THE DOGS

El inicio de una carrera muy prometedora.

 

JORDAN RAKEI – ORIGIN

R&B muy placentero y altamente recomendable.

Melómano de tiempo completo y gran aficionado a los deportes.

Esmerado en encontrar la hamburguesa perfecta.

Escribo sobre mis experiencias musicales con canciones, discos y artistas. Abierto a opiniones pero sobre todo a recomendaciones.

Una respuesta a «WHAT’S GOOD, 2019?: Mis discos favoritos (hasta el momento…)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *