Tom Wolfe: El escritor que desnudó al capitalismo del siglo XX

Desde temprana edad, su madre le sembró el gusto por la lectura y por los mundos imaginarios que contienen los libros. El amor materno le inculcó leer novelas de distinta índole y de diferentes épocas, pues era necesario que el pequeño Wolfe creciera siendo amante de la jardinería, así como de las letras. De su madre aprendió el gusto por adentrarse a los libros y de su padre aprendió que sólo la disciplina puede llevar a las personas a alcanzar sus metas.

Así, el pequeño Wolfe desde siempre supo que su vida estaba en las letras, por eso, a la hora de elegir la carrera que iba a estudiar, no dudó nada en elegir la licenciatura de literatura y periodismo. Lo que sí causó extrañeza a su familiares y amigos, es que hubiese elegido estudiar dicha licenciatura en la  Universidad Washington and Lee y no en la Universidad de Princeton, en donde también había sido admitido. Sea como fuere, al ingresar a la universidad, el joven Tom tuvo que dejar a un lado también su sueño de ser un jugador profesional de béisbol. Sin embargo, desde que tenía conciencia, ningún fin de semana se perdía los juegos de la liga de este deporte.

Así, al concluir sus estudios universitarios, decidió realizar su doctorado en la Universidad de Yale en estudios estadounidenses. Ya con el doctorado en mano, debía decidir cual sería el rumbo de su vida: si continuar sólo en la escritura de las letras o decidirse incursionar en el periodismo, su otra pasión. Finalmente, decidió inclinarse por lo último y para buscar una oportunidad laboral, envió más de cien curriculums a todos los periódicos de la Unión Americana. Así, su insistencia logró que en 1962, el periódico The New York Herald Tribune lo contratara.

Ahí, en dicho periódico, el editor lo animó a escribir no sólo reportajes sino también incursionar al mundo de los relatos y las novelas. Así, Tom Wolfe pudo escribir El coqueto aerodinámico rocanrol color caramelo de ron, el Ponche de ácido lisérgico, La banda de la casa de la bomba y otras crónicas de la era pop, La Izquierda Exquisita & Mau-Mauando al parachoques, El nuevo periodismo, La palabra pintada y Los años del desmadre. Todos, relatos que criticaban los cánones impuestos por la sociedad de su tiempo y los modelos a seguir que el sistema político-económico estadounidense. Asimismo, en dichos relatos, Tom Wolfe incursionó con todos los estilos literarios, y a su vez, reafirmó el surgimiento de uno nuevo: “el nuevo periodismo”.

En efecto, el movimiento del “nuevo periodismo” fue para que las noticias del momento no fueran contadas con las simples respuestas de qué, cómo, cuándo, dónde y por qué; sino que ahora las noticias y en general, todos los escritos, fueran narrados de tal forma que los espectadores sintieran estar dentro de la misma historia al leerlos. Así, este nuevo movimiento tuvo como padrino a Tom Wolfe, el personaje central que llevaría a este movimiento a exportación mundial.

Mientras rompía los esquemas literarios periodísticos, Tom Wolfe cocinaba su obra cumbre de la literatura. Sí, Tom sacó a la venta una obra literaria que lleva por nombre “La Hoguera de las Vanidades” en 1987 y no sólo se agotaron en días lo ejemplares, sino que llevó a la crítica a catalogar a Tom Wolfe como el “Balzac de Nuevo York”. Esto, debido a que igual que el escritor francés del siglo XIX, se inclinaron por escribir novelas que narran la decadencia de su sociedad y las peores prácticas humanas impuestas por los modelos sociales y económicos de sus respectivas épocas.

Vía Lectulandia

En efecto, en su obra “La Hoguera de la Vanidades”, narra cómo el sistema capitalista estadounidense vende un modelo de vida, de éxito, y un modelo de ser en sociedad; así como también narra toda la decadencia de valores y la ruin política que interfiere en la justicia. Así, podemos decir que esta novela puede resumirse en que el sistema político-económico estadounidense moldea a personas que pueden considerarse exitosas para sus mismos moldes, pero en cualquier instante aquellas personas pueden caer a lo más bajo del sistema si rompen las reglas del mismo.

Así, Tom Wolfe con su obra y subsiguientes como “Bloody Miami” y “Todo un hombre”, relanzó el movimiento literario del realismo y naturalismo, para adecuarlo a su época con la finalidad de mostrar las actuaciones más ruines que hay en sociedad. Tom Wolfe desnudó como ningún otro escritor a la banal sociedad capitalista del siglo XX de Estados Unidos de América; así como a sus prácticas carentes de valores y de amor, y mostró que tan falsa y doble cara puede ser una comunidad.

En efecto, el escritor que todos los días dedicaba tres horas de sus mañanas para escribir diez cuartillas, marcó una época en el mundo literario norteamericano y en el planeta con su estilo en las letras. Sin embargo, la muerte nos los arrebató en el 2018, por lo que ya no veremos de nueva cuenta al escritor que solía asistir a eventos públicos siempre vestido de traje blanco, ni al escritor que amaba al arte contemporáneo, ni leereo,s otra obra literaria que critique al máximo nuestra forma de vida como sólo Tom Wolfe sabía hacerlo.

No nos queda más que leer sus obras y replantearnos si lo que describen las mismas sigue vigente hasta nuestros días.

Abogado por el ITAM. Me apasiona el análisis de temas políticos y
electorales. Soy un fiel seguidor de los Pumas. Apasionado de la
Historia y de la literatura.
En ocasiones soy corredor. Por destellos declamo poesía.
Frecuentemente escucho a “The Doors”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *