Todes cabemos en un jarrito, sabiéndonos acomodar

Por: Hannah Cubells.

El lenguaje inclusivo importa. No me voy a cansar de recordar(me)lo ya que, de vez en cuando, puede que se nos olvide por qué está. Pensamos que solo es para incluir a personas no binarias, gender fluid, etc. Si bien, ese es uno de sus propósitos sus implicaciones son mucho mayores.

Hace poco me di cuenta de esto de manera empírica, cuando navegando por TikTok llegué a una sublayer de la neurodivergencia. Me encontré con cuentas de personas/sistemas con desorden de identidad disociativa (DID). No voy a discutir las características de este desorden porque yo apenas estoy aprendiendo, pero platicaré algunas cosas sobre mi experiencia como extraña llegando a este nuevo mundo, su mundo.

Como siempre, aprender algo nuevo verdaderamente es transformativo. Todo cambia y las cosas empiezan a verse de manera diferente.  Yo por ejemplo empecé a notar como perpetuaba estereotipos hacia las personas que viven con DID, como esos memes de “No fui yo, fue Patricia” de la película de Fragmentado o los de Harley Queen que dicen “Son las voces de mi cabeza”, crean mitos alrededor de este desorden. Nos hacen pensar que es algo que temer y terminamos ignorando la realidad con la que otres viven.

Probablemente quienes no nos relacionamos directamente con estos temas no los podemos entender del todo. Quizá ejercemos muchas violencias de las que ni siquiera somos conscientes. Es aquí donde pasé una segunda parte de mi proceso de aprendizaje. Reflexioné como ahora que soy familiar con esta nueva problemática tenía la capacidad de intervención y cambio. Porque, aunque no me atrevo a hablar de más sobre lo que no conozco, si me siento responsable de crear un espacio en donde todes quepamos. Para que esto suceda creo firmemente en que, en primer lugar, se requiere un compromiso con la diversidad real.

Se suele pensar que el problema son las personas neurodivergentes, que hay que ir a “arreglarse” si algo en nuestros esquemas mentales no corresponde con lo “normal”. Un concepto bastante capitalista y capacitista, porque pareciera que nuestro valor reside en que tan funcionales somos para el sistema, que quien no se adapta a lo convencional tiene la responsabilidad de hacerlo. Lo que casi nunca pensamos es qué nos toca como sociedad para hacer que el mundo pueda ser un poco más amable con les otres.

Claro que se requiere de atención profesional para tratar la salud mental, pero también de desestigmatización social. Confío en que, si las suficientes personas empezamos a acercarnos a estos temas, se crea el efecto dominó necesario para que cada vez más gente pueda estar cómoda y sentirse incluida y libre en nuestras comunidades. Sobre todo, es de suma importancia realizar esta escucha activa cuando gozamos de algún privilegio para que, desde nuestras plataformas, compartamos eso que a veces se difumina entre tantas de las mismas voces que siempre tienen el poder. Ahí es donde reside nuestro compromiso por los derechos a la libertad de desarrollo e igualdad de todas las personas.

Vía The Paper Doll Project https://gazette.education.govt.nz/articles/the-paper-doll-project/

A todo esto, ¿cómo encaja el lenguaje inclusivo con la neurodivergencia? El tercer paso que yo veo siempre en todo proceso de aprendizaje es, precisamente, la intersección con lo que ya sabíamos. En este caso después de escuchar bastantes testimonios de personas con DID descubrí que, debido a que varias conciencias y personalidades coexisten en el espacio mental, cada una cuenta con sus propios pronombres.

Sin el lenguaje inclusivo, quizá estas personas y sus personas seguirían teniendo un obstáculo más en su convivencia diaria. Me cuesta mucho trabajo imaginar cómo les era posible encontrar formas en las que se sintieran respetades. Seguramente había, porque quienes resistimos siempre las hallamos, pero tal vez costaba el doble poder llegar a ellas, aún en este mundo las minorías neurodivergentes deben luchar para poder encontrar lugar en donde constantemente las herramientas que tienen son reducidas.

Lo que hay que dejar claro es que si las personas no encuentran lugar es porque nunca ha habido uno para elles. Esto lo encontré muy bien ejemplificado en otro de los TikToks con el que tuve la fortuna de interactuar gracias al contenido con el que me relaciono. Decía algo así: “Si un día todas las personas pudieran volar menos tú y todas las actividades cotidianas se empezarán a realizar conforme a esta nueva norma, te encontrarías en desventaja porque no podrías acceder a cuestiones básicas que elles sí, ya que el nuevo mundo se hizo a la medida de la mayoría”. Me parece una frase excelente para establecer cómo las carencias a veces son sistemáticas y dejan a muches sin espacios en los que puedan caber.

Es así como algo que pensamos como mínimo, se convierte en algo mucho mayor. Expandir nuestra forma de hablar permite que quienes tienen DID y otras minorías puedan utilizar el pronombre que les sea más cómodo, en todo el sentido de la palabra. En su discurso mencionan cómo es muy difícil ser una de las personalidades y saber que nunca podrás verte como te sientes porque el cuerpo en el que habitas es compartido. Pero esta simple modificación en cómo la gente se dirige a elles sí les permite expresarse aunque no sea de forma corporal, les da esas herramientas que antes no tenían y diversifica nuestro alrededor.

El ejemplo de las personas/sistemas con DID no es el único que manifiesta la razón por la cual el lenguaje inclusivo importa. Existen una multiplicidad de vivencias que no encajan en el sistema que nos dieron. Ningune de nosotres piensa, siente y vive como el otre, por más que tengamos referencias comunes. Yo soy una mujer a veces y a veces también híbride. Lo que existe va más allá de nosostres, pero en lo que coincidimos es en que solo somos un cachito del universo experimentando la forma humana. Dejemos que les demás la experimenten igual y que todes podamos ser felices haciendo jarritos más grandes en los que nos podamos acomodar.


Otros artículos de Hannah Cubells:

El Supuesto 2019-2021

¡Lee a las invitadas e invitados de YucaPost!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *