Time Comes for Every Dynasty, Even the Golden State Warriors

Es posible, hasta probable, que los Warriors volverán a ser ellos mismos después de una temporada perdida y regresen a ser la fuerza revolucionaria y dominante que conocemos; pero mientras tanto, nos toca verlos perder.

Golden State es un mal equipo esta temporada. Esto es un hecho y no está abierto a discusión. Después de viajar a Los Ángeles y pasar por El Destripador, Anthony Davis, tienen un récord de 2-10; 2-10 es un muy mal récord . Ocupan el último lugar en eficiencia defensiva; tener la peor defensiva en la liga es una mala característica.

Tienen un súper estrella en Steph Curry, quien en este momento está fuera con una mano fracturada y, aunque los accidentes pasan, es malo cuando pasan bajo tu cuidado. El equipo tiene otra super estrella en Klay Thompson, quien está fuera con una ruptura de ligamento cruzado; y también es malo cuando tu segundo mejor jugador no puede jugar baloncesto por varios meses. Estuvieron cerca de perder a una tercera super estrella del equipo, en Kevin Durant, a una lesión pero terminaron perdiéndolo a otro equipo completamente, lo cual es peor que perderlo temporalmente a una lesión.

Durante la mayor parte de la última década, los Golden State Warriors han llegado a cinco Finales consecutivas, ganaron tres títulos, y reconfiguraron la imagen de la liga durante este tiempo. Sin embargo, una de las cosas que destripa más que Anthony Davis, es el tiempo; el tiempo ha hecho que los Golden State Warriors simplemente no sean tan buenos como eran antes. Son malos. Es sorprendente ver la calma con la que el mundo ha aceptado esta nueva realidad. Y, en parte, lo entiendo.

Estructuralmente, los Warriors están en una posición sólida a largo plazo; y, a veces, estar en una buena posición a largo plazo, lleva a ganar campeonatos.

A pesar de todo, los hechos siguen siendo que, el equipo más revolucionario de la última década está jugando una ofensiva de pick-and-roll, teniendo el peor récord en la liga, mientras todos rezan colectivamente que no se le caiga el dedo a Draymond Green.

Si los Warriors tienen suerte, la ola de lesiones disminuirá, Curry y Thompson regresarán igual de fuertes, los novatos se adaptarán alrededor de Green, el draft les dará una buena selección, y todo estará bien en el mundo. El punto es que, nunca se sabe en los deportes. un equipo puede estar estructuralmente predestinado para el éxito y, aún así, no triunfar. Una vez que las cosas empiezan a tornarse para mal, ni los expertos más expertos pueden garantizar que una franquicia regresará a ser lo que era antes, porque el tiempo existe para burlarse de los planes humanos.

Puede que Golden State esté bien la próxima temporada, pero estos son tiempos desesperados para una de las organizaciones más importantes en la NBA de esta era. Son malos. Pero si El Salón de la Fama solo premiara ganadores, no habría nadie adentro.

¡Hola! Soy Sabrina y soy yucateca, pero vivo en la Bay Area de California. Me encantan los deportes y es una de mis mayores pasiones, además de la comida, la música y el teatro. Mi amor al Bay Area se ha trasladado a los deportes, soy fan de los Giants, los Warriors y los 49ers y en un futuro me encantaría trabajar al rededor de ellos. En mi tiempo libre me encanta estar con mi familia, divertirme con mis amigos y si estas dos están acompañadas de vino o cerveza, mejor. Me encanta hacer periodismo deportivo, y ver (y escuchar) teatro musical 24/7.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *