Sobre el arcoíris

Es bien loco pensar que una canción de los años 30s pueda seguir teniendo tanta influencia hasta nuestros días. Over the Rainbow es una de esas melodías que casi cualquiera puede reconocer de inmediato, y que, con el paso del tiempo, se ha convertido en una de las composiciones más importantes y representativas de la historia del cine.

Su historia comienza en 1938 cuando Metro Goldwyn Mayer compra los derechos de la exitosa novela de L. Frank Baum El maravilloso mago de Oz. Tras un largo proceso de escritura y revisión de guion contratan al compositor Harold Arlen y al letrista Yip Harburg, quienes no solo escriben las canciones, sino que también se encargan de darle una nueva dirección y frescura a la película.

Una de las cosas más curiosas es que en un inicio se planeaba eliminar a Over the Rainbow de la cinta. El jefe de estudio la consideraba una balada demasiado lenta y que no contrastaba con el resto de los números por lo que el público no estaría interesado. Sin embargo, después de un tiempo de ajustes y negociaciones se logró que la película permaneciera hasta el corte final.

Para entender la importancia cultural de su composición, es necesario ubicar que, durante su periodo de realización, la Segunda Guerra Mundial estaba a punto de comenzar y la hostilidad hacia las personas judías estaba ya en un punto crítico. Se cree, por lo tanto, que Yip Harburg -quien era judío- escribió la letra con un significado que transciende más allá de la historia de la película:

En algún lugar sobre el arcoíris, muy arriba. Hay una tierra de la que escuché una vez en una canción de cuna.

De esta manera, El mago de Oz se estrena en agosto de 1939 e inicia con Dorothy (Judy Garland), una niña que vive en una granja de Kansas con sus tíos y que canta aquella canción mientras se imagina la vida en un lugar alejado de todos los problemas.

A pesar de que la cinta no tuvo un éxito inmediato en salas de cine, sí lo tuvo en crítica y llegó a ser nominada a cinco premios Oscar incluyendo Mejor Película. Harold Arlen y Yip Harburg ganaron el premio por Mejor canción original y Over the Rainbow se convirtió en la canción que impulsaría y definiría la carrera de Judy Garland.

La composición es considerada como la mejor canción hecha para una película según el American Film Institute (AFI), lista que conmemora lo más representativo del cine estadounidense. La película, por su parte, pasó en el 2007 a ser conservada por la UNESCO como parte del Registro de la Memoria del Mundo.

Over the Rainbow ha sido interpretada por cientos de artistas a lo largo del tiempo. Tal vez el cover más conocido es el hecho por Israel Kamakawiwoʻole en 1990. La canción está llena de significados y sublecturas según la persona y el momento en que se escuche; creo que esa es una de las cosas que la hace más hermosa.

Para muchas personas es una representación de libertad, calma y la creencia de que aún hay bondad en el mundo. Para otras, su letra es consuelo y esperanza de que existe una vida mejor más allá de la muerte. Otras cuantas encuentran en ella motivación y el sueño de conseguir una vida mejor.

Cualquiera que sea la interpretación que tenga para quién, Over the Rainbow es una canción compuesta de forma tan bella, que dejó una marca significativa en el cine del siglo XX y ha logrado permanecer hasta el día de hoy.

Me gusta escribir sobre las cosas que me apasionan. El cine es una de ellas.

Psicólogo, yucateco y a veces muy soñador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *