¿Será abandonada la reforma laboral como pasó con la penal?

La nueva reforma al Sistema de Justicia Laboral publicada en el Diario Oficial de la Federación el primero de mayo de 2019, contiene diversas modificaciones a la Ley Federal del Trabajo.

Destaco principalmente una modificación: la de la eliminación de las Juntas de Conciliación y Arbitraje, tanto federales como locales, siendo que existirá una transición hacia la creación de juzgados laborales. Es decir, que los conflictos de naturaleza laboral serán competencia del Poder Judicial Federal y de los poderes judiciales locales.

Sin afán de entrar en detalles, considero que esta reforma es positiva y va a generar un cambio en la forma de entender al derecho laboral desde una perspectiva más apegada a los derechos humanos, acercando a las y los juzgadores a una visión más social del derecho. Sin embargo, me surgió una duda sobre la forma en que ésta reforma se va a materializar: ¿será posible esta transición sin que exista un rezago de expedientes judiciales?

Es imposible no comparar esta reforma con la que se dio hace 11 años en materia penal a través de la transición del Sistema Penal Inquisitivo al Sistema Penal Acusatorio. La asociación civil México Evalúa sostuvo en su informe “Hallazgos 2018: Seguimiento y evaluación del sistema de justicia penal en México” que existe un rezago de más del 30% de expedientes judiciales del sistema penal inquisitivo que no han podido concluirse.

Por otro lado, el artículo décimo octavo transitorio de la Ley Federal del Trabajo establece como prioridad que los organismos y entidades públicas competentes deberán concluir el rezago de juicios tramitados ante las Juntas de Conciliación y Arbitraje para poder transitar hacia los nuevos tribunales laborales.

Esperemos que de verdad no exista un rezago de expedientes puesto que no sólo estaríamos cayendo en los errores cometidos con la implementación del Sistema Penal Acusatorio, sino que también hay que tomar en cuenta que se estarían vulnerando derechos fundamentales como el derecho al acceso a la justicia pronta y expedita.

Abogado, servidor público, activista en derechos humanos y fan del rock ochentero.

Escribo mis inquietudes personales y jurídicas en este blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *