Rumbo a Los Ángeles

Regresa una temporada más de la NFL y ahora regresa con la temporada más larga de la historia al disputar dieciocho semanas de juego – incluyendo la semana de descanso – en un solo año. Esto quiere decir que la temporada regular que inició el 9 de septiembre terminará hasta el 9 de enero.

Para nosotros los aficionados y aficionadas, esto suena como una maravilla porque implica una semana más de acción de todos los equipos antes de la postemporada. Sin embargo, fue un ajuste en contra del cual, muchos jugadores alzaron la voz al inicio de las discusiones por todas las implicaciones que conlleva, tanto de salud como de rendimiento, al ser una semana más de juego. Como toda regla nueva, se pone a prueba una temporada para después decidirse si se queda o mejor se la ahorran, como fue el caso de los desafíos de los entrenadores a las faltas de interferencia de pase que como vimos, no fue nada exitoso en las primeras nueve semanas de la temporada en la que se aplicó la regla, pues de los 63 desafíos a la interferencia de pase, solo 9 lograron ser ganados por los entrenadores ¿Se quedará la temporada de 18 semanas? Lo sabremos el año que viene.

Ahora, como toda nueva temporada, los equipos se ven raros. Los cambios de jugadores en la off-season como la llegada de los novatos seleccionados en el Draft – en abril – y en la agencia libre hacen que todos los equipos parezca un prototipo de frankenstein intentando funcionar en las primeras semanas de la temporada. Por ello, muchos consideran que septiembre – el primer mes de la temporada – es en realidad la pretemporada de los jugadores titulares. Algo que no se ve frecuentemente fue lo que hicieron los Bucaneros de Tampa Bay al regresar a sus 22 jugadores titulares, mismos jugadores que ganaron el Super Bowl en su casa hace unos meses. Supongo que a diferencia del dicho de Einstein, ellos buscan los mismos resultados. ¿Funcionará?

Vía PFF

Esta temporada también vemos nuevos mariscales de campo en 15 de los 32 equipos de la NFL. La lista de los nuevos incluye a siete veteranos que cambiaron de equipo, cinco mariscales de campo sustitutos que ascendieron al rol principal y  tres novatos que ganaron su lugar – o más bien, tomaron un lugar que ya estaba vació – que son Trevor Lawrence en los Jaguares de Jacksonville, Zack Wilson en los Jets de Nueva York y Mac Jones en los Patriotas de Nueva Inglaterra. La sorpresa de esta última lista fue en realidad Mac Jones, de todos los prospectos que salieron del Draft de la NFL, Mac Jones no se veía como uno de los que pudieran empezar como mariscal de campo titular, ya que Cam Newton – la ex-superestrella de las Panteras de Carolina – había tomado las riendas de ese equipo el año pasado tras la salida de Tom Brady, y había recientemente firmado su extensión por un año más. No obstante, a la mera hora lo cortan y a Mac Jones le surge su oportunidad de brillar. Veremos que tal le va al “mini Brady”.

Así como nadie se esperaba la titularidad de Jones, nadie se esperaba que a Justin Fields la primera elección de los Osos de Chicago en este Draft lo colocaran como mariscal de campo sustituto detrás de Andy Dalton, el exmariscal de campo titular de los Bengalíes y sustituto de los Vaqueros. ¿Por qué fue inesperada esta decisión del entrenador Matt Naggy? Por un lado, Justin Fields tuvo una gran pretemporada, hizo grandes jugadas que lograron mover a una ofensiva de los Osos que parecía estar muerta desde antes de iniciar la pretemporada, si bien jugó con muchos jugadores “secundarios”, la habilidad de Fields de mover el balón y crear jugadas es una que los aficionados de los Osos llevan esperando bastante tiempo.

Vía Fox Sports

Por el otro, en ninguna lógica más la del entrenador Nagy resulta lógico darle la titularidad a Andy Dalton. No me lo tomen a mal, pero ya tuvo su tiempo de brillar con los Bengalíes y sus logros – ninguno – hablan por sí mismos. Chicago no es un mal equipo, tiene las piezas para ser una ofensiva poderosa que por fin empate a su defensiva tan dominante, sin embargo, Dalton no es la respuesta a esta ofensiva; Fields lo es. Para un entrenador que siente su silla caliente desde la temporada pasada, esta decisión fue sumamente arriesgada, esperemos le salga la jugada porque por el momento Nagy se formó solito en la guillotina.

Por último, el gran regreso de las y los fans a los estadios es algo que se debe celebrar. Desde la semana uno se ha hecho notable la importancia del factor “aficionado” para los equipos en casa. Si bien aún existen restricciones personalizadas a cada estadio por el Estado en el que se encuentran ubicados, la mayoría de los estadios están autorizados a operar casi al 100% de capacidad y esperemos que continuen así por el resto de la temporada, ya que el rumbo de los equipos a Los Ángeles – sede del Super Bowl LVI – es mejor acompañado.

¡Hola! Soy Mariana, tengo 24 años y actualmente estoy estudiando Ciencia Política y Relaciones Internacionales en el ITAM. Aunque me encantan la mayoría de los deportes, mi mero mole es el fútbol americano. Desde chiquita apoyo a los únicos e inigualables Acereros de Pittsburgh.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *