Richard Jewell: El poder de instalar verdades

La nueva película del octogenario realizador nos cuenta la historia del guardia de seguridad, Richard Jewell, que fue acusado de poner una bomba durante los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996.

El 27 de julio de 1996 explotó una bomba en Centennial Park causando la muerte de 2 personas y donde otras 111 resultaron heridas. El explosivo fue hallado minutos antes de su detonación por un guardia de seguridad del complejo, y gracias al cerco que este llevó a cabo logró alejar a mucha gente del perímetro de la explosión. El nombre del guardia era Richard Jewell, y fue considerado el héroe de la noche, pero poco después las investigaciones preliminares del FBI se enfocaron en él por su participación en el desmantelamiento del crimen. Ante esto, inmediatamente los medios de comunicación divulgaron esta noticia y surgió mucha atención negativa en contra de Jewell.

El film de Clint Eastwood nos relata con maestría estos hechos, desmenuzándolos poco a poco, gracias a una dirección que no busca grandilocuencias, basándose en planos íntimos que hablan desde su simplicidad y nos acercan a los protagonistas. El guion, por parte de Billy Ray, posee un ritmo claro y conciso, que pone su foco en desarrollar las relaciones entre los personajes y lo logra de gran forma.

Paul Walter Hauser resiste de manera espectacular todo el peso dramático de la película, y concibe un Richard Jewell contrariado y misterioso por momentos. Sam Rockwell, como de costumbre, genera un personaje carismático que empatiza rápidamente con el espectador. La que más se destaca, es Kathy Bates, ya que se la ve como hace mucho tiempo no se la veía y construye la interpretación de una madre contrariada, furiosa e impotente, por la que recibió una nominación a los Oscars.

En resumen: El Caso de Richard Jewell es una película que se basa en las relaciones humanas frente a hechos adversos. Clint Eastwood vuelve a demostrar que no hay edad para filmar y nos regala un film que desnuda el poder que tienen los gobiernos y los medios de comunicación, y cómo estos influyen en nosotros cotidianamente. Es por eso que con esta película logra interpelarnos como espectadores a generar un juicio crítico de todo lo que oímos, vemos y decimos.

Escribo sobre cine, series y cuestiones relacionadas a la cultura pop.

Apologista de Spielberg y reinvindicador de De Palma. Argentino y, como tal, futbolero. Ademas futuro historiador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *