Queer for Fear: el horror desde una lectura queer

En 2020, como parte de los paneles de la Comic-Con@Home, varias figuras de la televisión y entretenimiento presentaron una mesa llamada Shudder: Horror is Queer. En ella, hablaron de la historia del cine de terror queer, así como de la relación que existe entre este género y las vivencias queer.

El panel tenía la finalidad de dar un primer vistazo a lo que sería hoy la serie documental de Shudder, Queer for Fear: The History of Queer Horror, estrenada el pasado 30 de septiembre. En cada episodio se entrevista a diversas personalidades del mundo del entretenimiento, incluyendo creadores de famosas sagas de terror como Don Mancini de Child’s Play, y Kevin Williamson de Scream; otres como Karyn Kusama, directora de Jennifer’s Body, drag queens como Alaska, crítiques de cine y muches más. Comparten sus percepciones sobre el horror, su correlación con las identidades disidentes y de qué forma se ha plasmado en pantalla.

La serie pone el reflector en las lecturas que las audiencias LGBT+ le dan al cine de terror, y cómo se vinculan con sus propias vivencias. Uno de los puntos que suelen subrayar, es la mosntruosidad que se les atribuye a las disidencias, que claramente se retrata en dicho género a través de atributos físicos o incluso invisibles de esos seres no humanos. Esta cualidad de Otre resuena en las personas queer, y de cierta forma, sienten esa conexión con esta figura rechazada y que tanto aterra a quienes se ubican dentro de las normas sociales.

Alineado con esta monstruosidad, hablan de la transformación física por la que pasan ciertos personajes, y cómo puede ser leída como una metáfora de las vivencias trans, al punto de representar la liberación.

“Bride of Frankenstein” de Universal Picture

El documental también se encarga de contextualizar las películas que se tratan, tanto en términos sociales –como la epidemia por el VIH y la guerra fría–, así como en lo que sucedía en la industria hollywoodense –como lo que respecta al código Hays, la censura que acarreó y cómo hubo quienes burlaron los estatutos.

De igual forma, mencionan cómo las propias identidades disidentes de las personas involucradas de las películas —o de quienes crearon el material de origen— se hallan latentes. Por ejemplo, se hace la lectura de algunas cartas de Mary Shelley, en las que da a entender su atracción hacia las mujeres; se habla del director James Whale, abiertamente gay durante su carrera en los años ’30, y que en sus cintas, trabajaba con gente queer; se comenta sobre la vida del actor Anthony Perkins a través de la voz de su hijo, Oz Perkins, y cómo su identidad como hombre gay –en el clóset–, traspasó a su papel como Norman Bates en “Psycho”.

Con un total de cuatro episodios, cada uno se centra en dos o tres temas concretos, sean autoras/es, directores, metáforas o arquetipos. A lo largo de una hora, las diferentes personas expresan sus opiniones y puntos de vista, a la vez que se intercalan fragmentos de películas para reiterar o visibilizar los puntos discutidos, y se plantea la historicidad de las obras. La docuserie se encarga de recordar lo que siempre hemos sabido: que las disidencias siempre han estado presentes en todos lados, y ni el cine ni el terror quedan exentos, pues les hallamos desde sus cimientos. Incluso si no se es fan del género, ni se conoce mucho del mismo, Queer for Fear tiene un formato fácil de seguir, con reflexiones interesantes y pertinentes, que dan paso a ver con otros ojos estas producciones, o a reafirmar las ideas que traíamos mientras veíamos las películas

Estudio Comunicación Social y prefiero escribir antes que hablar. Considero que es muy importante realmente escuchar a las demás personas para así aprender de ellas.

Me gustan los libros de fantasía y las series de ciencia ficción de los 60’s. La mayoría de mis series favoritas están subestimadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *