¿Qué tan cerca estamos de un enfrentamiento nuclear?

Hace unas 3 semanas vi un documental acerca de la Guerra Fría y lo sentí como algo muy alejado a mi realidad, ya que no me tocó vivirla en persona y ya que el sistema internacional cambió de uno bipolar a uno unipolar y luego empezamos a regresar a uno multipolar. Han transcurrido más de 30 años desde la caída de la Unión Soviética y con ello se marcó el fin de la Guerra Fría. Uno de los aspectos más característicos —y el cual no nos es tan familiar— es la constante amenaza de un enfrentamiento nuclear entre las dos superpotencias. Mi perspectiva es que, después de la Guerra Fría y con los múltiples acuerdos que existen para regular las armas nucleares, esta amenaza no es tan preocupante hoy en día como lo era en la década de los 70´s y 80´s.

Cuando hablamos de armas nucleares nos llega a nuestro recuerdo las armas que se usaron en la Segunda Guerra Mundial por parte de Estados Unidos en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki. Las devastadoras armas que se utilizaron en ese momento causaron la muerte de más de 200,000 personas y muchos miles más experimentaron efectos posteriores debido a la radiación. Después de miles de documentales, ensayos académicos y libros acerca de los peligros que ocasionan las armas nucleares y las múltiples reglas morales que un arma de este tamaño viola creíamos que las naciones se reunirían para prohibir este tipo de armas.

Sin embargo, unos 4 años después del lanzamiento de Fat Man and Little Boy, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) desarrolló su primera bomba nuclear. Lo anterior sería el primer paso a una carrera armamentística llevada a cabo por Estados Unidos y la URSS para lograr tener armas de mayor alcance. Durante la Guerra Fría tuvimos uno de los encuentros más peligrosos de la historia en el que aseguraban que era el inicio de una Tercera Guerra Mundial. Este evento, conocido como la Crisis de los Misiles en Cuba, nos llevó a replantearnos la idea y la moralidad que tienen estas armas nucleares en el mundo.

Ya con la presencia del hecho de que en cualquier momento alguno de los jefes de estado de las dos naciones podría presionar el botón para lanzar las nuevas armas nucleares que se han desarrollado, era necesario regular este tipo de armas. Acuerdos como SALT I, SALT II, INF y New Start (recientemente ratificado) fueron de los más importantes para la regulación de las armas nucleares. La Guerra Fría no se puede entender sin los cuidados y regulaciones que provienen este tipo de acuerdos y que hoy en día sólo permanece el New Start gracias a una cooperación conjunta entre los Estados Unidos y Rusia.

Ante este pequeño repaso histórico en armas nucleares, destacamos una pregunta ¿Sin la presencia de la Unión Soviética existe aún una amenaza nuclear en el sistema internacional?  De acuerdo con la Nuclear Threat Initiative, el panorama global nuclear de las últimas décadas atraviesa uno de los momentos más difíciles, ya que algunos de los tratados más importantes de la no proliferación de armas nucleares no se encuentran dentro de las prioridades de los Estados. Es por lo anterior que existe una especulación de que se podría regresar a una época parecida a la Guerra Fría, pero con más actores y con una tecnología avanzada con la que la destrucción mutuamente asegurada puede abarcar medidas nunca antes vistas.

Vía: armscontrol.org

Además de lo anterior, tenemos que entender que más actores Estatales y no Estatales tienen la posibilidad de desplegar una acción militar de este calibre. Para entender el alcance de las nuevas armas nucleares que existen actualmente, en comparación con las de 1945, Statista y Arms Control Organization realizaron un estudio detallado sobre qué tan alarmante son las nuevas armas que se tienen y cuántas armas nucleares posee cada uno de los 9 actores. Esto nos habla de la importancia de retomar el estudio de Seguridad Internacional y ejercer presión para la creación de nuevos tratados que puedan regular esta situación. A diferencia del contexto de la Guerra Fría, la presencia del P-9 (los nueve países que tienen armas nucleares) hace que estos temas sean más complicados y haya una mayor posibilidad de que el conflicto explote.

Soy estudiante de Relaciones Internacionales en la Ciudad de México. Me gusta escribir acerca de política nacional, deportes y temas de igualdad de género.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *