¿Qué sigue después del duelo?

Sigue reconstruirse.

Tengo anotadas en una libreta las “etapas” del duelo de las que me habló la tanatóloga en una de nuestras primeras sesiones y son:  

  • Negación
  • Ira
  • Negociación
  • Depresión
  • Aceptación

Estas “etapas” no se las inventó ella, ni son lineales. Al parecer, muchas personas llevan muchos años investigando sobre el tema, y cómo no si la muerte está bien presente en nuestras vidas, la muerte transforma la forma de vivir de las personas. La ausencia impacta tanto, que tenemos que aprender a vivir con ella y no morir en el intento.

Recordé las etapas del duelo porque viendo una fotografía del 2019 me detuve un poquito a pensar en muchas cosas. Pensé en mí a lo largo de estos tres años, tres años en los que la vida se me transformó radicalmente, y tal vez este pensamiento tan introspectivo se alimentó de un trend en tiktok que le está dando la vuelta al mundo, la temática gira en torno a una conversación que tiene tu versión de la infancia con la actual ¿Qué se dirían?

Lo hice, me rompí un poquito en el proceso, pero también pude abrazar a versiones mías que tenía bastante sin visitar. Pude tener un momento de claridad conmigo para hacer catarsis y darme cuenta de que soy una versión que jamás hubiera imaginado que existiría. Pensé en por qué últimamente estaba tan nostálgica con la CDMX, y en este momento de claridad, acompañado de muchos recuerdos en el transporte público; me di cuenta de que estoy disfrutando la ciudad porque estoy construyendo nuevos recuerdos y rutinas. Hace un año en todo lo que pensaba mientras habitaba la ciudad era en mí y mi papá compartiendo la ciudad por 23 años (escúchese aquí “viento” de Yorka).

Una vez vi un tweet en el que hacían una muy bella vinculación entre salir de un episodio depresivo y la sensación de cuando vuelves a disfrutar la vida después del episodio depresivo, pensando en eso y en mí gozando la ciudad, la comida, a las personas, mis sueños e ilusiones, tuve uno de los momentos más liberadores de mi vida. Sería una cosa muy rara querer que lo sientan en sus cuerpos, pero pude recordar una imagen que la ilustra de manera casi natural. Es la escena de mi diosa Cristina Yang saliendo de su episodio:

 Shonda Rhimes

Para todas las personas fans de Greys Anatomy chance saben perfecto a qué escena me refiero con ver esta imagen, pero para las personas no fans; en este vídeo pueden apreciarla. Se siente como cuando tu Patronus aleja a un Dementor. Después de superar el duelo sigueser una nueva versión de ti. Una que ya no es la misma que eras antes de él, pero tampoco una sin todo lo que viviste con él, ahí ves que tienes que volver a conocerte, llenar los vacíos que se quedan después de él.

Cuando termina el duelo, llega una nueva libertad, una que se llena de nostalgia y lo único que te queda es abrazarla, voltear a ver a todas tus versiones y sentirte orgullose, porque finalmente ¡Se salvaron!. Aprender a abrazar y vivir un duelo es honrar a las versiones de nosotres que mueren cuando las personas con las que compartimos algo, se van y dejan un montón de recuerdos. Los duelos son un recordatorio de que estamos presentes.

Nadie se muere en el duelo. Tal vez por eso me maravilla tanto nuestra capacidad de reinventarnos y no morir en el proceso de adaptación.

Cierro recordando que las redes de apoyo son fundamentales para no morir de amor, el amor siempre se transforma, rodéense de todo lo que dé luz cuando la oscuridad sea más abrumadora.

Pd: No sé si una persona profesional de la salud mental aprobaría este supuesto sobre lo que sigue después del duelo, pero lo aprueba una morrita que ha tenido que pasar por más duelos de los que serían justos a sus 24 años.

Ella/She

Escribo para plasmar lo que me duele e indigna, deseo que todas las personas encuentren espacios de expresión dignos.

Soy una mujer mexicana y feminista, politóloga preguntona y administradora pública por la Universidad Iberoamericana. Estoy convencida que caminar en colectivo es mejor.

Estratega en lo laboral pero por convicción luchando contra la trata de personas y colaborando en espacios de exigencia de derechos humanos. Me encanta la comunicación política y la participación ciudadana. Sueño y trabajo por un país sin injusticia e impunidad.

“La resistencia no es sólo aguantar, sino construir algo nuevo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *