Que la prevención sea diaria

El suicidio según la Organización Mundial de la salud (OMS) es el acto deliberado de quitarse la vida, es septiembre el mes dedicado internacionalmente a la prevención del suicidio ¿pero por qué solo dedicar un mes? La OMS reporta que cada año se suicidan cerca de 7, 000, 000 personas y que por cada suicidio consumado hay muchas tentativas, es por eso que no basta dedicar un mes, la prevención debe ser diaria.

Ante el contexto mundial que sí, seguimos viviendo por la pandemia por la Covid19, el número de suicidios ha ido en aumento y aunque cada día escuchamos más del tema, la realidad es que el tema del suicidio sigue siendo sumamente estigmatizado, yo no soy profesional de la salud y no vengo a hablarles de mecanismos de prevención o de los detonantes del suicidio, soy una persona que durante su adolescencia tuvo intentos de suicidio y que, con base en las herramientas adquiridas en los últimos años, puede hablar desde lo social, lo que a algunas personas que hemos estado cerca del suicidio nos ha hecho bien y la deuda estructural que el gobierno federal tiene con la salud mental.

A pocas personas nos han enseñado cómo actuar frente a una persona que explícitamente nos dice que se quiere morir y poco sabemos sobre el acompañamiento a personas que están diagnosticadas con algún trastorno mental, no es para sentirnos culpables, hacemos lo que podemos con lo que tenemos pero cada día tenemos una nueva oportunidad de mejorar el mundo que habitamos y ante un tema como este yo espero que cada vez seamos más personas las que nos sumemos desde el amor a la prevención diaria del suicidio porque no basta con decir “aquí estoy para lo que necesites” porque a veces apenas y podemos estar para nosotres mismes.

Propongo que apostemos al cuidado colectivo y diario, que las relaciones que construimos y nuestro vivir diario sea sano y preventivo, sin olvidar la exigencia hacia las autoridades por el reconocimiento pleno del derecho a la salud en donde se incluya la salud mental, la atención y de ser necesaria la medicación, de manera gratuita. El acceso a servicios profesionales de atención de salud mental debe dejar de ser un privilegio, se debe garantizar el acceso gratuito y debemos seguir rompiendo con el estigma, esto para que en total libertad cada vez más personas quieran recibir atención. Queda mucho camino por recorrer y nadie dice que es fácil lidiar con nuestros demonios internos, con lo que nos duele y por mucho tiempo hemos querido guardar en algún lugar de nuestro ser, pero si somos conscientes que sanar todo eso nos hará bien y contribuirá a mejorar nuestro entorno, tal vez y solo tal vez vale la pena esa confrontación interna.

En este mes de la prevención del suicidio cambiemos todo eso que nos indigna, señalemos sin presionar pues cada persona tiene su propio proceso, pero acompañemos y no soltemos, dejemos la maldad y la crueldad ¿quién necesita más cosas malas cuando el mundo estos últimos años nos ha dado tanto mal? Abracemos y no soltemos, cuidémonos poniendo limites claros y si es nuestra decisión alejándonos de lo que nos hace mal, pero dejemos ya de contribuir al mal.

En mundo tan roto seamos la luz que entra por las grietas.

La línea de la vida en caso de que la necesites es: 800 911 2000

Ella/She

Escribo para plasmar lo que me duele e indigna, deseo que todas las personas encuentren espacios de expresión dignos.

Soy una mujer mexicana y feminista, politóloga y administradora pública por la Universidad Iberoamericana, estoy convencida que caminar en colectivo es mejor.

Lucho contra la trata de personas y colaboro en espacios de exigencia de derechos humanos, me apasiona el proceso legislativo, la comunicación política y sueño con un país sin injusticia e impunidad.

“La resistencia no es sólo aguantar, sino construir algo nuevo”, vamos juntes. 🔥

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *