Posicionamiento por los feminicidios en Yucatán

Yucatán, 30 de agosto de 2020.- Hoy estamos reunidas para exigir justicia y verdad por Fernanda, si las autoridades avalaron con su silencio y sus omisiones la violencia feminicida, nosotras no. Exigimos justicia para Fernanda, pero también para Henrietta, Gladys, Ana, Suemi, Yazmín, Irlanda, Norma Yolanda, Yamili, y muchas otras mujeres que han sido y son víctimas de la violencia de género en Yucatán.

Fernanda:

Nieta, hija, hermana, amiga.

Era una joven de tan sólo 21 años, estudiante universitaria, bailarina, maestra de danza e Instructora, que brillaba con luz propia y que contagiaba con su carisma a quien se encontrara a su alrededor.

Día a día trabajaba para alcanzar sus metas. Tenía unas inmensas ganas de vivir, con muchos sueños, aspiraciones y proyectos en puerta que le fueron arrancados.

Fernanda era una mujer empoderada, decidida y revolucionaria, con un corazón bondadoso, noble y sobretodo inocente.

Fue una mujer empática y sensible al dolor ajeno, que luchaba y marchaba por esas mujeres a las que les apagaron la voz; por aquellas que su último aliento de vida fue tomado por un Feminicida. En Yucatán las mujeres no estamos seguras, se ha documentado que Yucatán es uno de los Estados con mayor índice de violencia contra las mujeres1, sobre todo en violencia de pareja2, alcanzando un 66.8%, arriba de la media nacional. Ante este contexto, es el Estado quien, además de haber tenido conocimiento de este, tiene la obligación de prevenir, erradicar y sancionar la violencia contra las mujeres, conforme a los tratados internacionales3, la legislación nacional4 y la estatal5.

Durante esta contingencia sanitaria por el COVID-19, la violencia contra las mujeres ha ido a la alza, como lo demuestran los feminicidios de Fernanda, Norma, Henrietta, Gladys, Ana, Suemi, Yazmín y Yamili, ni el Gobierno del Estado ni los Gobiernos Municipales han emitido algún pronunciamiento al respecto.

A pesar de esto, las autoridades no cumplieron con su deber de prevención, tanto en el caso de Fernanda como en los otros casos, además, no demuestran interés ni por lo ocurrido, ni por identificar los cambios o implementaciones necesarios para que no se repitan estos casos.

La justicia es mucho más amplia que solo un proceso penal. En el caso de Fernanda, quizá el Estado no podrá enjuiciar al responsable material, pero el Estado de Yucatán, sí puede hacer justicia a través de acciones dirigidas a impedir que se repitan hechos así. Queremos que hagan todo lo que no hicieron desde casos pasados para garantizar que Fernanda siga aquí.

Debido a que el concepto de justicia del Estado de Yucatán pareciera limitarse al ejercicio del castigo y la fuerza, y que sus acciones y omisiones son cómplices de los feminicidos y de las demás violencias en contra de Fernanda y muchas otras; le exigimos a las autoridades del Ayuntamiento de Mérida y del Gobierno del Estado de Yucatán que las siguientes cinco formas de justicia para Fernanda, exigiendo igual que públicamente anuncien si las adoptarán o no:

  1. Ante el silencio por parte de las autoridades, exigimos que el Gobierno del Estado y los Gobiernos Municipales se pronuncien de manera pública en contra de la violencia de género, y condenen públicamente el feminicido de Fernanda, así como los de Norma, Henrietta, Gladys, Ana, Suemi, Yazmín y
  2. Ya que el Estado tiene la obligación de prevenir la violencia contra la mujer, exigimos que las autoridades emitan un informe público y detallado de los casos de feminicidios cometidos durante 2020, identificando las omisiones, errores y obstáculos en la actuación policiaca, administrativa en Yucatán, del personal de salud y/o educativo, que permitieron o facilitaron la comisión de los feminicidios. Para la realización de este informe, exigimos que se incluya la participación de personas externas al Gobierno con experticia probada en violencia de género; asimismo, debe incluir como conclusiones lineamientos para realizar todas las reformas, adecuaciones, modificaciones y cualquier otra acción necesaria para la no repetición de los hechos.
  3. Recordando que la violencia de género no se trata de casos en aislado ni esporádicos, sino de una situación estructural, basada en una cultura de violencia y discriminación basada en el género6, exigimos que se adopte un plan para la erradicación de la violencia contra las mujeres y su detección, a través de los espacios y planteles educativos públicos y privados, con medidas que no solo se limiten a capacitaciones.
  4. Considerando que como familiares tenemos derecho al acceso a la justicia, a la verdad, a la no revictimización, a participar en los procesos de investigación y judiciales, es que exigimos que las autoridades investiguen estos casos con enfoque de género, sin revictimizarnos como familiares, y permitiéndonos participar en el proceso.
  5. Como parte de una de las medidas de no repetición, exigimos que se realice una investigación administrativa, en la que se identifiquen cuáles fueron los obstáculos y barreras que enfrento la detección de la situación de violencia en la que se encontraba Fernanda, para que, a través de esta investigación, se modifiquen o creen los protocolos necesarios para la detección y prevención de feminicidios.

De igual manera, ante la difusión de titulares estigmatizantes por parte de diversos medios locales, rechazamos  que  los  medios  de  comunicación  emitan  discursos  estigmatizantes, reproduzcan estereotipos de género y/o que banalicen la violencia al comunicar cualquier acto de violencia en contra de las mujeres. A los medios de comunicación, les exigimos adoptar protocolos editoriales con perspectiva de género para abordar noticias sobre violencia de género, con el objetivo de no ser, así sea sin darse cuenta, fuente de validación para los agresores.

Ante esto, hacemos un llamado a todas las mujeres, colectivas, colectivos y organizaciones de la sociedad civil a exigir que las autoridades cumplan con sus obligaciones, a exigir que se haga justicia y que se tomen todas las medidas necesarias para que no nos haga falta ni una mujer más.

Lo que hoy como familia nos mueve, es continuar con el legado de Fernanda, y luchar para que no haya otra Fernanda, que ninguna otra mujer sea violentada, y que todas puedan vivir libres de violencia.

Creía firmemente en que la violencia de género debía atenderse desde la primera formación educativa y reforzarse en los grados subsecuentes…Que la salud debía ser integral, “Cuerpo y mente sana” y que sólo a través de eso, con la unión de todas y el verdadero apoyo de las autoridades encaminado a atacar el problema de raíz podríamos obtener un cambio verdadero.

Por Fernanda, 21 años, Mérida, Yucatán. 20 de agosto 2020.

Por Henrietta, Mérida, Yucatán. 25 de enero 2020.

Por Gladys, 62 años, Mérida, Yucatán. 16 de febrero 2020. Por Ana, 88 años, Mérida, Yucatán. 16 de febrero 2020.

Por Suemi, 38 años, Mérida, Yucatán. 25 de marzo 2020. Por Yazmín, 22 años, Umán, Yucatán. 25 de mayo 2020. Por Irlanda, 36 años, Mérida, Yucatán. 19 de junio 2020.

Por Norma Yolanda, 45 años, Kanasín, Yucatán. 25 de agosto 2020.

Familia de Fernanda Gual Martín

#ElAmorNoMata #NosFaltaFernanda #NosFaltanTodas #NiUnaMenos

 

 

1 Elementa DDHH, A.C. Derechos Humanos en Contexto: Aproximaciones para el fortalecimiento de la sociedad civil Yucatán. 1ª Edición, noviembre 2019.

2 INEGI. 2016. Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) 2016. México: INEGI. Recuperado de: www.inegi.org.mx/contenidos/programas/endireh/2016/doc/endireh2016_ presentacion_ejecutiva.pd

3 Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la violencia contra la mujer “Convención de Belem do Para”. Artículo 7.

4 Ley General de Acceso de las Mujeres a un Vida Libre de Violencia. Artículo 1.

5 Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia de Estado de Yucatán. Artículo 1.

6 Naciones Unidas. Informe de México producido por el CEDAW bajo el Artículo 8 del Protocolo Facultativo de la Convención y respuesta del Gobierno de México, CEDAW/C/2005/OP.8/MEXICO, 27 de enero de 2005; CoIDH. Caso González y otras (“Campo Algodonero”) vs. México. Sentencia de 16 de noviembre de 2009. Párr. 133.f

¡Lee a las invitadas e invitados de YucaPost!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *