Verdades y estragos del Día de Muertos

Este fin de semana se vivieron muchísimas tradiciones por el Día de Muertos. En la Península de Yucatán, después de un año de espera, por fin se comió pib (que seguramente seguimos comiendo porque luego se hace muchísimo); en otros estados, nos emocionamos muchísimo cuando escuchamos “México lindo y querido” mientras el Canelo caminaba al ring (aún más cuando soltó el derechazo del K.O); y los estudiantes disfrutaron de un rico puente largo. Sin embargo, hemos hecho estas pequeñas cosas todos los años, tanto que a veces ni sabemos de dónde vienen. Este es un pequeñísimo intento de recuperar dos tradiciones que todos hemos hecho o visto en la tele, así como de mencionar cómo es que, lamentablemente, la situación del país se las quitó a unas familias.

El desfile de Catrinas del Centro Histórico de la Ciudad de México

Desde hace cuatro años se celebra el desfile de Día de Muertos en la Ciudad de México (CDMX) con carros alegóricos, bailarinas de folklore y personas disfrazadas. Unos dicen que tiene su origen en la película de James Bond Spectre, aunque autoridades capitalinas dicen que no es cierto. ¿Cuál es entonces?

Durante el rodaje de esta película de James Bond, diseñaron una escena en la que las calles están llenas de carros alegóricos gigantes, catrinas caminando por las calles y toda la gente alrededor está pintada de calavera. Por los diálogos, durante la película indican que esta es una tradición de Día de Muertos, lo cual, hasta esa fecha eso no pasaba en la ciudad. La tradición más grande hasta ese momento en la ciudad eran las “mega ofrendas” de la Universidad Autónoma de México (UNAM). En años anteriores, en las instalaciones de la universidad, se instalaban ofrendas gigantes con temáticas diferentes para que cualquier persona pudiese verlas. Y, precisamente, según integrantes de la Secretaría de Cultura de la CDMX, el desfile viene de una iniciativa ciudadana inspirada en las ofrendas monumentales que antes estaban en Ciudad Universitaria. Según dichas autoridades, con base en estas ofrendas se diseñó un proyecto de desfile y éste inspiró a los productores de la película, pero nada de esto nos consta. Lo que sí es innegable es que no fue hasta después del estreno de la película Spectre que se popularizó el desfile.

Vía: DóndeIr

Pedir calaverita

Comúnmente se cree que la tradición de ir de casa en casa a “pedir calaverita” el fin de semana del 31 de octubre al 2 de noviembre que es una adecuación del trick or treat de Estados Unidos, cuando no lo es realmente. Pedir dulces en día de muertos tiene muchos años de antigüedad y ha evolucionado con el paso de los años y con el crecimiento de cada colonia, pueblo e incluso fraccionamiento. Sin embargo, se dice que esta dinámica proviene de una leyenda prehispánica. Al parecer, todo comenzó con la leyenda de un niño de la sociedad azteca (mecehual) que, como quedó huérfano y no tenía qué comer, salió “a pedir calaverita”, entiéndase, donaciones de fruta o comida para poder ofrendarlas a sus papás.

Claramente no se sabe si esta leyenda es cierta, si en la colonia se comenzó a pedir calaverita por estas razones o si simplemente es una adecuación entre nuestra cultura y la cultura más cercana y con la que tenemos más intercambio hoy en día (la de Estados Unidos). Lo que sí sabemos es que todos hemos disfrutado salir disfrazados a pedir dulces.

Los estragos

Lamentablemente, la innegable crisis de violencia en el país este año repercutió en nuestras tradiciones, al grado de volverlas inseguras. Al inicio de esta semana muchos medios comunicaban casos de feminicidios, “daños colaterales” en balaceras y riñas durante las festividades de Día de Muertos. El medio Animal Político publicó al principio de la semana que, en Ecatepec, Estado de México, ocurrió el feminicidio de una mujer de 29 años. Según la fiscalía, fue atacada a balazos junto con sus dos hijos (una niña de 9 años y un niño de 8) y sólo el niño sobrevivió. Según el medio, la familia estaba pidiendo calaverita cuando la pareja sentimental de ella los atacó. Asimismo, otro suceso fortísimo en esta misma entidad fue el caso de una joven de 25 años encontrada muerta en Naucalpan cerca de su casa. Cuando la familia la reconoció, avisaron a las autoridades que un día antes había ido a una fiesta de disfraces.

Otros casos, se dieron por culpa de fuegos cruzados. Uno se dio en Tijuana, Baja California, donde fueron asesinados dos adolescentes de 14 y 16 años por heridas de bala; y el otro en Guadalajara, Jalisco, donde dos niños de 9 y 12 años fueron heridos pidiendo dulces. Independientemente si las ahora tradiciones del fin de semana de día de muertos vienen de leyendas aztecas, de nuestro vecino del norte, de la película Spectre de James Bond e incluso de la película de Pixar Coco (eso no es cierto); son tradiciones que se festejan de norte a sur y de este a oeste dentro de nuestro país y que debemos atesorar por toda la carga cultural que significan. La crisis de seguridad del país cada vez más dificulta el desenvolvimiento de la sociedad en sus actividades cotidianas y, aunque hemos escuchado muchas estrategias de seguridad, ninguna ha demostrado resultados.

Nota a los lectores

El propósito de esta sección de Yucapost no es hacerlo una nota roja, simplemente creo firmemente que muchas veces estamos tan orgullosos de la seguridad que se vive en Mérida, Yucatán, que olvidamos el mundo que hay afuera de la ciudad blanca. Olvidamos la crisis de inseguridad que vive el país porque no nos sentimos identificados con ella. Cuando salimos del estado, a veces no tomamos precauciones y, cuando leemos el periódico, hemos normalizado la violencia al grado de que las personas asesinadas se cuentan en números y ya no con nombres.

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Politóloga internacionalista de profesión, feminista foodie por convicción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *