Una rampa para salir (del clóset)

Por Ro

Hola, me llamo Ro, tengo 32 años, soy mexicano, soy homosexual y vivo con discapacidad motora. Tengo una lesión en la médula espinal, consecuencia de un accidente vehicular a los 19 años. Desde el primer día supe que mi vida iba a ser muy diferente y a pesar de mi nueva condición tuve el privilegio de estudiar una carrera, emprender negocios, fallar, aprender, conseguir trabajo, y hasta tuve la oportunidad de mudarme a otra entidad federativa. Habiendo ya logrado mi independencia, iba a dar uno de los pasos más difíciles, expresar a mi familia cual es mi verdadera orientación sexual, pero por motivos de la pandemia, me vi obligado a volver a casa después de casi dos años de vivir solo y con eso seguir arrastrando el enorme peso del closet sobre mis hombros y esto me ha puesto a pensar, ¿cuántas personas LGBT+ con discapacidad vivimos en México y cuantas seguimos en el closet?

Empecemos con unas pequeñas cifras para visibilizar cuántos somos: actualmente (2021) en México somos 126 millones de habitantes, de esta enorme cantidad de personas, casi 21 millones somos personas con alguna discapacidad o limitación física o intelectual, es decir el 16.5% de la población y ahora, con estos datos, me pregunto, ¿cuántas personas dentro de este universo somos parte de la comunidad LGBT+ en México? En la práctica es muy difícil saberlo a ciencia cierta, pero en una encuesta realizada por Inside Monkey (cabe mencionar que los datos son sacados de las personas que aceptan abiertamente pertenecer a la comunidad LGBT+), se habla que en México el 6% de la población pertenece a la comunidad LGBT+, esto nos pone dentro de los 10 países con mayor población LGBT+ del mundo. Considerando este porcentaje, podemos deducir que en México habemos aproximadamente 1,250,000 personas que pertenecemos a la diversidad sexo genérica y tenemos alguna discapacidad, es como si ocupáramos completamente la población actual del estado de Campeche o Tlaxcala. Somos muchas personas, ¿no? Entonces, ¿dónde está toda esta población? ¿Por qué seguimos siendo invisibles, tanto en la sociedad como dentro de la comunidad LGBT+? ¿Por qué en mi estado solo conozco a tres personas con discapacidad que son LGBT+?

Desde mi perspectiva podría responder sin temor a equivocarme, porque sé que apesar de mi privilegio, padezco casi los mismos problemas que la mayoría de las personas LGBT+ con discapacidad en México, que se debe a la doble discriminación que sufrimos por tener una discapacidad o limitación y pertenecer a la comunidad LGBT+,  por ese culto al cuerpo perfecto tan normalizado  que se ha vuelto una prioridad, volviéndose un estrés emocional por no cumplir los cánones de belleza dictados por la sociedad; por como nos predisponen y nos etiquetan como personas asexuadas, nos infatilizan y nos ven  con compasión; de la poca visibilidad y la discriminación en la misma comunidad LGBT+ a la que pertenecemos a pesar de los modestos avances que se ha logrado en la actualidad con la ayuda de activistas y organizaciones de la sociedad civil; por un Estado capacitista y discriminatorio que brinda poca o nula inclusión para alcanzar nuestros derechos y la accesibilidad universal para vivir en bienestar con nuestra discapacidad.

Pero en este momento quiero hablar desde mi experiencia, quiero hablar de la relación que existe entre vivir en un país con nula o poca accesibilidad para personas con discapacidad y aparte estar en el closet, ese espacio seguro en donde nos sentimos protegidos pero a la vez frustrados, con miedos y traumas, que la misma sociedad con sus prejuicios religiosos y machistas nos impone. Si de por sí salir del closet es, para las personas LGBT+, un momento de vulnerabilidad e incertidumbre pocas veces experimentada, con una discapacidad es doblemente difícil, es emocionalmente complejo. Entonces, ¿cómo salir del closet teniendo una discapacidad? Me gustaría tener una respuesta apropiada, la cual no implique experiencias negativas, pero no es así.

En mi caso tengo que reconocer que tuve el privilegio y las oportunidades para lograr mi independencia, pero ¿qué pasa con los que no tienen las mismas oportunidades? Un gran porcentaje de personas con discapacidad no pueden realizar, sin apoyo, actividades muy básicas como cocinar, ir al supermercado, comer, bañarse, salir de la cama, etc. Esta falta de independencia los vuelve vulnerables porque quedan a expensas de las personas que los ayudan. Imaginemos una escena donde un joven salga del closet con su familia y esta misma no lo acepte, se vuelva víctima de violencia e inclusive le pidan abandonar su hogar. Ahora que pasa si tiene discapacidad y depende de su familia para su sustento y para realizar las actividades más básicas, si no tiene la posibilidad de salir por sí mismo y, si puede, no encuentre transporte público accesible, no encuentre calles y banquetas adecuadas, no existan refugios que puedan recibirlo y mucho menos dependencias gubernamentales con los protocolos adecuados para atender su caso y brindarle protección. ¿Qué pasa si vive en una familia violenta, donde al expresar su orientación, además de ponerse en una situación vulnerable, llegue a sufrir violencia, que inclusive ponga en riesgo su vida? ¿Son estas condiciones para salir del closet sin ponerse en una situación de vulnerabilidad extrema?

Las personas LGBT+ con discapacidad tenemos doble tarea: luchar contra la LGBTIfobia y exigir una ciudad más accesible, libre de barreras, donde podamos convivir, desarrollarnos, trabajar, movernos, ser libres e independientes. Como menciono, la accesibilidad universal es de suma importancia para el libre desarrollo de la personalidad y se convierte en un factor determinante para las personas LGBT+ con discapacidad. Falta todavía educación en todos los ámbitos, en la sociedad organizada, en la comunidad y sobre todo en el gobierno. Tenemos que luchar para que el Estado deje de abandonarnos y vele por nuestra integridad, es inclusive aberrante ver cómo las mismas instituciones gubernamentales ni siquiera cumplen con los estándares básicos de accesibilidad. Mientras que en otros países ya hay soluciones para estas problemáticas, en México estamos a años luz de ver una verdadera integración de las personas LGBT+ con discapacidad.

Con esta pequeña aportación quiero poner sobre la mesa que existimos y seguiremos existiendo, que ahí afuera hay miles de infancias, juventudes y personas mayores que siguen esperando una oportunidad para poder expresarse, que hace falta una enorme lucha para abrirnos espacios, no solo en la sociedad, si no en la misma comunidad LGBT+. Ya es hora de hablar de este tema en todas las plataformas y no solo cuando se celebra un día especial. A las personas que, como yo, siguen en el closet y tienen discapacidad, quiero decirles que es posible conocer gente de la comunidad LGBT+ dispuestos a brindarnos apoyo a pesar de que tengamos miles de barreras, es posible conocer a alguien que nos comprenda y desee acompañarnos, es posible enamorarnos, es posible tener una vida plena, perdamos el miedo de demostrar que podemos amar con la misma intensidad. A pesar de tener muchos obstáculos es necesario tirar esa barrera emocional que nos han obligado a construir para no hacernos más vulnerables. Ten en mente que afuera ya se están formado organizaciones de la sociedad civil a favor de nuestros derechos, personas dispuestas a luchar y velar por nuestra integridad, aunque falta mucho que recorrer, se está construyendo un camino más amplio y accesible donde podamos coexistir.

Sé que en este momento en México tenemos muchos obstáculos, inclusive agravándose más con la pandemia, pero la lucha sigue mientras no perdamos la esperanza y la tenacidad para seguir luchando por nuestros derechos. Yo creo fervientemente en un futuro donde no tengamos que poner una rampa para salir del closet, donde podamos vivir, movernos y desarrollarnos libremente, y podamos por fin expresar quienes somos sin miedos


Fuentes:

https://puedesdecirno.org/actualidad/en-mexico-6-de-la-poblacion-pertenece-a-la-comunidad-lgbt/

https://inegi.org.mx/app/tabulados/interactivos/?pxq=Poblacion_Poblacion_01_e60cd8cf-927f-4b94-823e-972457a12d4b

https://inegi.org.mx/app/tabulados/interactivos/?pxq=Discapacidad_Discapacidad_01_ab15caa8-8870-4e16-b4a9-210dade5fafc

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

¡Lee a las invitadas e invitados de YucaPost!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *