Un Mosaico Como Vacuna Del VIH

Por Danny Ehuan, Enlace Comunitario de UNAMIS Diversidad Sexual

El 2020 fue un año terrible para el mundo. Nos encontramos en medio de una pandemia, combatiendo un virus que ha tomado la vida de millones de personas. Entre ellas, la de amistades, familia y seres querides. No estoy hablando del COVID-19, sino el Virus de Inmunodeficiencia Humana, el VIH.

En Yucatán, finalizamos el 2020 con números muy preocupantes en nuevos casos de VIH. Pues —con una tasa de 19.05 personas por cada 100,000— nuestro estado ocupa el tercer lugar nacional en nuevos diagnósticos, según la vigilancia epidemiológica.

Si estuviéramos hablando de un virus recién descubierto, como el COVID-19, estos números no serían de sorpresa o inesperados. Pero, cuando hablamos de una pandemia que lleva con nosotres más de 30 años, entonces sí hay que alarmarnos.

Es lógico que —cuando los medios de comunicación no se han encargado de compartir la información oportuna, correcta y con perspectiva en derechos humanos— los estigmas y la desinformación han sido los únicos maestros que han educado a la sociedad sobre este tema, sobre cómo prevenir un virus que, hoy por hoy, no existe manera de eliminar en el organismo, sólo existe un tratamiento.

¿Y la prevención? ¿Es en serio que existe una vacuna para prevenir el COVID-19 en menos de un año de pandemia y no existe una para prevenir el VIH que lleva más de tres décadas con nosotres? La respuesta es, como sabemos, sí. Pero, y es un gran pero, si existe una vacuna para prevenir el Coronavirus, es gracias a toda la investigación en prevención del VIH. Entonces, ¿cómo se encuentra el avance en los estudios para una vacuna preventiva del VIH?

Ahí es donde les presento y les doy la bienvenida al estudio “MOSAICO”.

De la mano de la farmacéutica Janssen, y HVTN (la Red de Ensayos de Vacunas contra el VIH y quien vigilará que no se vulnere la salud y derechos humanos de los participantes), nace un protocolo de vacuna para prevenir el VIH, que hoy en día se encuentra en Fase 3. Diseñada tal cual su nombre hace alusión, un mosaico de moléculas candidatas para prevenir cualquier tipo de cepa del VIH.

Podemos decir que, gracias a la pandemia, contamos con mayor sensibilización sobre qué significa que una vacuna esté en Fase 1, 2 o 3. Y, por supuesto, sabemos mejor qué son y cómo funcionan las vacunas. Sin embargo, aquí les comparto un repaso de información:

La Fase 1 de un ensayo clínico consiste en la investigación y creación de la molécula, la cual será candidata a medicamento, vacuna, tratamiento, etcétera. La Fase 2 busca conocer la seguridad de dicho producto en las personas, mediante métodos de observación y cuidados muy precisos. En otras palabras, tiene como objetivo el descubrir si tiene, o no, efectos secundarios que pudieran vulnerar la salud de las personas. Y finalmente la Fase 3, donde nos encontramos en este estudio, sirve para encontrar cuál es el famoso y esperado porcentaje de efectividad o protección que brinda dicha molécula.

Las vacunas son únicamente para prevenir, no son la cura de todos los males, sin embargo reducen casi a su totalidad el riesgo de adquirir una infección o enfermedad. Muchas son creadas a partir del virus vivo, muerto, o debilitado. En este caso, Mosaico es diferente.

Mosaico es una candidata a vacuna cuya creación surge de una copia sintética de las partes más importantes del virus del VIH. Dichas partes son las que necesita tu organismo para generar los anticuerpos, que son aquellas células de defensa que se encargan de eliminar los virus invasores que entran a nuestro cuerpo. Por ello, las personas que participan en el estudio jamás estarán en contacto con el virus del VIH y mucho menos correrán riesgo de transmisión.

Entonces, ¿cómo se comprobará la efectividad si no usarán el virus del VIH? Para ello se utilizará un método de observación y comparación que se llama “Doble Ciego”, dicho método consiste en dividir al número total de participantes a nivel mundial en dos grupos, donde al primer grupo se le aplicará la candidata a vacuna y al segundo grupo se le aplicará un placebo. Al final del estudio, se observará si existió mayor protección en el grupo donde se aplicó la molécula candidata.

Por ello, quienes quisieran participar deben pertenecer a la población clave del VIH, que son Hombres o personas Trans que mantengan relaciones sexuales con otros Hombres o Mujeres Trans, pues dichas personas son el grupo más vulnerado en el continente. También tienen que ser personas que tengan prácticas de riesgo en sus relaciones o que vivan con alguna otra ITS, pues eso les hace personas más propensas a tener contacto con el virus y son a quienes, con mayor motivo, hay que proteger.

De igual manera, a todas las personas se les brindará consejería en salud sexual, así como diversos métodos de prevención. Siempre apostaremos y fomentaremos la prevención combinada y a todes les participantes se les brindará un cuidado como si no tuvieran ninguna vacuna.

Las personas que deseen participar en el estudio deben cumplir con una serie de criterios de inclusión establecidos por organismos internacionales y grupos científicos que son específicos para este estudio. Esto no quiere decir que el resto de las personas no son importantes para proteger, sino que este no es el estudio dirigido a dicha población. Por ejemplo, existe un estudio de vacuna para el VIH hermano de Mosaico, llamado IMBOKODO, estudiado en África y dirigido a las mujeres cisgénero, pues ellas son la población clave en dicho continente.

Entre los criterios de inclusión se encuentran: no vivir con VIH; estar bien de salud o estar estable y en medicación si vives con alguna enfermedad crónica; tener de 18 a 59 años y asistir a tus citas cada tres o seis meses durante los próximos dos años y medio. Además de pertenecer a la población clave en América.

El estudio se lleva a cabo en diversos países del mundo, que son Estados Unidos, España, Polonia, Italia, Argentina, Brasil, Perú y, por supuesto, México. En el país, se realiza el estudio en la Clínica Condesa de la CDMX, en el Hospital Civil de Guadalajara y en la Unidad de Atención Medica e Investigación en Salud (UNAMIS) en Mérida.

Si eres una persona interesada en participar en el estudio, vives en Yucatán, o algún estado del sureste mexicano, y quieres ser parte de este esfuerzo para acabar con la pandemia del VIH en el mundo, puedes contactarnos para recibir mayor información a través de nuestra página web: https://unamis.com.mx/

De igual manera puedes llamar al (999) 2110094 y seguirnos en nuestras redes sociales:

Facebook: Unamis Diversidad Sexual
Instagram: @unamis.diversex
Twitter: @UNAMISDiverSex

O en de manera personal en mis redes:

Instagram: @dannyehuanmx
Twitter: @dannyehuanmx

En todos los casos, gustosamente, yo les brindaré más información sobre el protocolo.

Aunque es muy pronto para garantizar que en menos de tres años ya estaremos vacunades ante el VIH, esta es una luz al final de un túnel que podemos ver gracias a que las paredes están decoradas de muchos Mosaicos, que son una ventana hacia un futuro libre del virus, pero aún con mucho camino para terminar esta pandemia. Porque la pandemia del VIH solo acabará hasta que el estigma desaparezca en la sociedad.


Fuentes:

https://www.mosaicostudy.com/es/about

Inicio


https://www.who.int/topics/vaccines/es/
https://www.seom.org/seomcms/images/stories/recursos/Ensayos_Clinicos_JUL18.pdf


 

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

¡Lee a las invitadas e invitados de YucaPost!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *