¿Todo se derrumba para Trump?

Últimamente, los medios estadounidenses están muy enfocados con el proceso jurídico que está sangrando a la administración de Donald Trump (aunque su popularidad aún no se ve afectada).

Para usted que lee al Yucapost, se lo voy informar digerido.

¿Cómo empezó el famosísimo impeachment?

Para los que no lo recuerden, todo empezó cuando “alguien” de la Casa Blanca declaró que Donald Trump había presionado al presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, para que investigara al hijo de Joe Biden, el exvicepresidente de Obama y precandidato presidencial demócrata cabecero en las encuestas. Cuando le preguntan a Trump respecto a esto, él lo negó con cinismo y tranquilidad; es más, hasta se comprometió a publicar la transcripción de la conversación con Zelenskiy. Por cierto, es importante mencionar que la llamada fue pocos días después de que la Casa Blanca congelara el proceso de un paquete de ayuda militar a Ucrania por cientos de millones de dólares.

En defensa de Trump, la Casa Blanca publicó el memorándum de la llamada (se los dejo aquí abajito por si tienen la curiosidad). Ahí si lo leen, pueden ver que Trump le ofreció al ucraniano que se pusiera en contacto con el Fiscal General de Estados Unidos y con su abogado personal, Rudy Giuliani, para que trabajara con su equipo en la investigación contra Biden. Eso sí, los medios conocidos como republicanos, de hueso colorado, dijeron que sí hablan del tema, pero que nunca llegaron a un acuerdo. Y ahí se desató todo.

Unas semanas después, se dio a conocer que el Congreso estaba buscando tener acceso, ni más ni menos, que a las llamadas entre Trump y Vladimir Putin. Sí, el mundo se puso de cabeza ¿y ahora? Pues los demócratas afirmaron y cabildearon lo necesario para convencernos de que era al requerido para proteger la seguridad nacional. Dado que ya existía un antecedente, quieren ver “si en las conversaciones con otros líderes internacionales, en específico con Putin, el gobernante ha minado nuestra seguridad”. Cabe mencionar que esta investigación sigue en proceso y podría llevar meses.

La cosa se calentó cuando el abogado del funcionario misterioso que lo denunció señaló que su despacho está trabajando “con múltiples denunciantes”, como si se tratara de un segundo individuo que ha compartido detalles sobre la presión de Trump al gobierno ucraniano para investigar al hijo de su rival político, el exvicepresidente y precandidato presidencial, Joe Biden. Sin emabrgo, como todo lo sucio en Estados Unidos, era un proceso a puerta cerrada y no fue hasta el 13 de noviembre que comenzó el proceso a puerta abierta (pónganlo en la tele que ya se armó). El proceso ya es por medio de audiencias públicas, lo que significa que los testigos dan sus testimonios como en las películas.

Hasta ahora, ya comparecieron varias personas. Entre ellas, embajadores clave: por un lado, William Taylor, embajador de Estados Unidos en Ucrania, el cual declaró que existe una segunda llamada entre Trump y Zelensky, en la que Donald insiste en investigar al hijo de su rival político, Joe Biden. Y, por el otro lado, ya le tocó a Marie Yovanovitch, exembajadora de Estados Unidos en Ucrania, quien en su momento fue removida del cargo por no cumplir con órdenes de la Casa Blanca, por lo que se viene una semana intensa, porque van nueve testimonios en tres días de juicio político.

¿Qué pasó ayer?

Pues si usted también frecuenta a El Universal, sabe que mientras los mexicanos estábamos desvelados del puente y cansados del Buen Fin, dos testigos clave testificaban en el proceso. Se trata de Alexander Vindman, teniente del ejército y Jennifer Williams, asesora política. Williams, estrictamente, es empleada del Departamento de Estado, adscrita al personal de Mike Pence, el “VP”; y, según sus testimonios anteriores, escucharon la llamada de Trump con Zelenskiy (zaz, perico). El resto de la semana, la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes hará cinco audiencias más de juicio político durante tres días. Todas estas, para funcionarios que ya se presentaron en declaraciones a puerta cerrada (antes de que lo pudiéramos ver). Sabemos que testificarán Kurt Volker, el exenviado especial de Estados Unidos a Ucrania y Tim Morrison, un asistente del Consejo de Seguridad Nacional. Se pone bueno.

Aunque ¿qué tan bueno para los Demócratas? Pues verán, en mi opinión, esto es una oportunidad que no están usando bien. Hay dos grandes retos para el Partido Demócrata rumbo a las elecciones presidenciales:

  • Decantar esa lista enorme de candidatos que se quieren agarrar de la greña con Trump (por si no lo sabía, ahora resulta que el exalcalde de Nueva York y magnate estadounidense Michael Bloomberg también le quiere entrar) y;
  • Saber usar el juicio de Pero, como que no lo están haciendo bien, ¿no? A Trump le ha pegado un poco en las encuestas de popularidad, pero a los demócratas también y en su contra. En vez de lograr comunicarnos el proceso como un posible caso de corrupción, la percepción de la opinión pública es que va más hacia una vendeta entre partidos.

De todos modos, destituir a un presidente, constitucionalmente hablando, es muy complicado. El Senado es quien debe decidir la destitución con dos tercios de los votos, es decir, sería necesario que unos 20 republicanos accedan a votar el impeachment y no sé si recuerden, pero esa cámara está repleta de ellos. Sin embargo, algunos republicanos prominentes ya han dicho que, si las acusaciones contra el presidente son ciertas, serían de una conducta inaceptable y votarían en contra, pero ese pedazo de información no la están sabiendo vender los demócratas.

Consulta:

Transcript de la llamada de Trump con Zelenskiy https://www.cnbc.com/2019/11/15/trump-releases-transcript-of-april-call-with-ukraine-president.html

 

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Politóloga internacionalista de profesión, feminista foodie por convicción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *