Sí, soy bisexual y no es una etapa

-Oliver Nash

@olivernashbb

Cada tanto resurge una misma pregunta: “¿saldrías con una persona bisexual?”. A simple vista, parece inocente si no estamos adentrados en el tema, pero esconde un trasfondo de ignorancia y rechazo hacia lo diferente. La realidad es que no tiene ningún sentido que alguien rechace a una persona solo por el hecho de ser bisexual, como si por ser bisexuales fuéramos todes iguales; incluso, es la misma pregunta que se hace sobre la gente trans y no está bien. Rechazar a alguien solo por el hecho de ser bisexual o trans no es un simple “gusto”, sino que proviene del rechazo a lo diferente. Es una discriminación a lo que se sale de la norma que está muy interiorizada, al punto que molesta que alguien la marque, pero si no lo hablamos no lo vamos a poder modificar.

Quizá alguien puede seguir pensando que son solo gustos, pero los gustos también se construyen y están influenciados por la educación que recibimos. Que sea un “gusto” no quiere decir que sea algo bueno. Por algo esos supuestos “gustos” no resultan en un rechazo a lo hetero y cis, sino que resultan en un rechazo hacia lo bi y trans; siendo generalmente causados por el desconocimiento y por una sociedad que nos dice que sigamos determinadas normas. En un mundo cisheteronormativo, se nos enseña a ver lo cis y hetero como lo normal y lo homo, bi y trans como lo extraño. En suma, se nos dice que solo podemos sentir atracción hacia un género, por lo que ser bi no está incluido en todo ese relato. Gran parte de las personas bisexuales no nos enteramos de la existencia de la bisexualidad hasta pasada la adolescencia y siempre estamos siendo tironeados “para que elijamos un lado”. Por eso, para que dejen de cuestionarnos y discriminarnos, tenemos que intentar terminar con el desconocimiento; educar y empezar de nuevo.

Una forma es ir tirando las ideas erróneas que hay sobre la bisexualidad. Durante mucho tiempo, por la falta de información, se hizo creer que las personas bisexuales estamos confundidas, somos indecisas o vamos a engañar a nuestras parejas, entre otras cosas. Eso no tiene sentido por ningún lado. ¿Por qué nuestra orientación sexual nos convertiría en todo eso? La orientación simplemente se refiere hacia qué géneros sentimos atracción sexual, pero no determina todos nuestros comportamientos ni nuestra personalidad; solo quiere decir con quién queremos salir o quién nos gusta. Por eso van a existir tantos tipos de bisexuales como personas existen.

Así, muchas personas construyeron su idea sobre la bisexualidad por muchos años, bajo consignas equivocadas, incluso dentro de la misma comunidad LGBTQ+ y esto principalmente por la falta de educación sobre diversidad. Por un lado, hay gente que cree que la bisexualidad no incluye a las personas trans y esto no es así porque incluye tanto a personas cis como trans. También otras personas creen que es binaria por el prefijo “bi” y esto es un error. Si bien en un primer momento, antes de que los géneros no binarios tuvieran más visibilidad, se solía definir a la bisexualidad de manera binaria, es decir como atracción hacia hombres y mujeres únicamente, esto no es así. Desde la década de 1990, esta concepción fue modificada con el manifiesto bisexual que aclara que la bisexualidad no es binaria, es decir, que también pueden atraernos los géneros no binarios.

Hay que dejar de tener miedo de decir la palabra bisexual. Muchas personas bisexuales, antes de salir del armario, pasamos por una etapa en la que no nos animamos a llamarnos bisexuales y usamos otras palabras para referirnos, al fin y al cabo, a lo mismo, como “me atraen todas las personas”, “soy flexible” o “no uso etiquetas”, pero es más por miedo a decir nuestra orientación, por miedo a que nos discriminen, por finalmente aceptar ser quienes somos. No es obligación usar las etiquetas, pero es importante recordar que gracias a ser visibles y usar etiquetas, pudimos conseguir derechos. Las etiquetas, además, nos permiten poder poner en palabras lo que sentimos y que otras personas que se sienten igual y están perdidas entiendan lo que les pasa. Las etiquetas dan visibilidad, no es solo algo individual, tienen relevancia política, nos permiten mostrar que existimos después de haber estado por siglos ocultos.

Por eso es importante tener algunos parámetros para definir las cosas. Podemos definir la bisexualidad como la atracción hacia dos o más géneros. A otres les gusta definirla como la atracción hacia mi género y los demás. Otres más como la atracción hacia todos los géneros e incluso algunos como la atracción sin importar el género. Pero la idea sigue siendo la misma. La realidad es que cada persona vive su bisexualidad de manera diferente, lo seguro es que nos atrae más de un género, hay muchas posibilidades porque las personas somos diversas y cada una tiene su propia vivencia.

De este modo, es importante entender que la bisexualidad no es binaria ni tampoco es la atracción hacia los genitales. Ninguna orientación sexual es la atracción hacia los genitales o “sexos”, la atracción es hacia los géneros. Es orientación sexual no por los genitales sino porque es hacia quien se siente atracción sexual, es decir, quien nos atrae para tener relaciones sexuales. Los gustos que puede tener cierta gente hacia algunos genitales escapan de la definición de una orientación sexual y no están determinados por ella. Así cualquier persona, sea hetero, gay, lesbiana, bi e incluso asexual, puede salir con otra persona sin importar que genitales tiene, porque la atracción no está determinada por genitales, sino por los géneros.

Es tiempo de terminar con las dudas en torno a la bisexualidad. Las personas bisexuales no somos las que tenemos las dudas. Estamos seguras de ser bisexuales. No vamos a elegir ningún lado. No estamos confundidas. No somos mitad heterosexuales y mitad homosexuales. No somos gays reprimides. No somos heterosexuales curioses. No es que salimos con más gente por ser bisexuales. No nos hace infieles. No nos hace más o menos sexuales. Ser bisexual no es una etapa. Es nuestra orientación sexual y estamos orgulloses de ser quienes somos.

 

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

¡Lee a las invitadas e invitados de YucaPost!

3 respuestas a «Sí, soy bisexual y no es una etapa»

  1. Es posible darse cuenta de eso en cualquier etapa de su vida, como también es probable que no haya tenido antes el valor de comunicarlo y expresarlo. De todas, maneras que bueno que pudo recibir el apoyo de su parte!

  2. Hola,
    Tengo un sobrino de 22 años que se acaba de dar cuenta que es hombre y ya está tomando hormonas . Sufrió la muerte de su padre y rechazó de su madre antes de darse cuenta que quería o era hombre.
    Es normal que le ocurra tan tarde ? No puede estar confundido por tanto trauma que ha sufrido con anterioridad .
    Muchas gracias por tu opinión y consejo .
    Él se opera los pechos ya en Breve y sale con una chica Lesbiana muy agradable.
    Un fuerte abrazo y gracias de nuevo por tu ayuda. O consejo .
    Nosotros le apoyamos pero sólo pensábamos que quizás esto se manifestaba antes , o sea desde más joven y no ahora de repente y justo tras tantos palos fuertes en su vida.
    Esther
    No tengo web mi teléfono 620703701

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *