Populismo en Europa

Parece ser que una oleada recorre Europa. Una onda que sin duda afectará directamente a los sistemas partidistas en el viejo continente. Desafortunadamente, no parece ser una de las ya típicas olas de calor que se presentan cada verano; no, sino uno que se asemeja a un oleaje de infortunio, uno de populismo nacionalista. Ya vamos a la mitad del año y ya se van sintiendo sus estragos.

El populismo nacionalista no es algo nuevo: desde el siglo pasado han existido ciertos partidos políticos que abanderan un confrontamiento directo con el establishment político cotidiano y en contra del sistema gubernamental mismo. Sus características, al menos en Europa donde están asomando cabeza recientemente, suelen ser, entre otras, apelar a un nacionalismo extremo, propuestas populistas, posiciones xenófobas y homófobas, euroescepticismo y, en general, un enfrentamiento total con el sistema en donde intentan tomar el poder.

El más famoso, sin contar a los partidos obvios de principios del siglo pasado, es sin duda la Agrupación Nacional, fundada por Jean-Marie Le Pen en 1972 y actualmente liderada por su hija, Marine Le Pen. Este partido ejemplifica muy bien el desempeño de la mayoría de estos movimientos populistas nacionalistas: de partidos pequeños que apenas resaltaban, han pasado a ser partidos que hoy en día juegan un papel importante en las democracias europeas. En esta categoría podemos encontrar a Alternativa para Alemania (AFD), al Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) y a la Lega Nord en Italia. Por otra parte, están los partidos que, viendo el auge de los anteriores, han comenzado a vender las mismas propuestas en sus territorios, en la gran mayoría de los casos con éxito. En este caso podemos notar a VOX en España, a Demócratas de Suecia y Amanecer Dorado en Grecia.

Pero no nos quedemos con la consecuencia, es interesante notar el contexto en el que emergen dichos partidos. Tenemos a una Europa en donde la inmigración legal (e ilegal) ha llegado a modificar la demografía típica. Igualmente, la crisis de 2008 aún hace mella en la economía de muchos territorios. Finalmente, los diversos atentados terroristas llevados a cabo en territorio europeo no han hecho más que generar dos posibles efectos (que son un gran tema de estudio): los ciudadanos han comprado dichos discursos populistas, otorgando sus votos, o sencillamente han envalentonado a quienes siempre han pensado así y ahora pueden expresar su opinión sin tapujos.

Por: Stephen Lendman.

Durante 2019, los ejemplos de este crecimiento populista-nacionalista son evidentes. Como algunos ejemplos, en los comicios electorales más recientes, tenemos al Partido Popular Danés (Dinamarca, tercer lugar), a Vlaams Belang (Bélgica, segundo lugar), el Partido de los Finlandeses (Finlandia, segundo lugar) y a VOX (España, quinto lugar). Definitivamente no son los únicos (en las elecciones europeas, muchos de los partidos populistas-nacionalistas tuvieron un buen resultado[1], aunque dejaron mucho que desear), pero sin duda ejemplifican bien la situación que se está viviendo, misma que amenaza el estado de protección de derechos y libertades que hoy se tiene al otro lado del atlántico.

Muchos dirán: y a mí, como mexicano, ¿que más me da esto? Pues bien, el germen de estos movimientos en otro continente sirve de alerta a la potencial aparición de ellos en nuestro país. La ciudadanía sin duda debe ver lo que se ha ganado (sin dejar de lado que hace falta obtener) y protegerlo ante todo frente a la aparición de esta oleada populista y destructora de libertades. ¿Está listo México y su ciudadanía para la aparición de un partido nacionalista-populista? El próximo año lo sabremos con el fin del registro de solicitudes para la creación de nuevos partidos políticos en nuestro país. A ver si no nos llega esta “oleada de calor” europea.

 

 

 

[1] https://www.economist.com/charlemagnes-notebook/2019/05/26/populists-fall-short-of-expectations-in-the-european-elections

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Desde muy joven he sido un apasionado de la política nacional y global, por lo que me empeñé en estudiarla a través de la carrera de Ciencia Política en el ITAM. Me encanta viajar y conocer nuevos sitios y culturas.

Soy yucateco de corazón. También soy gamer, y ávido seguidor de franquicias cinematográficas de superhéroes y ciencia ficción. Amo a los animales, apoyo la libertad del individuo y soy excesivamente una persona positiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *