La sombra de la mente

¿Cuántos días llevamos en cuarentena? La verdad he perdido la cuenta, llevo apenas dos días levantándome temprano – a las cinco de la mañana – y la verdad es que el primero de esos amaneceres fue más bien producto de mi insomnio. Sin embargo, encuentro algo de consuelo en los cientos de tweets de mis amigos y conocidos que no parecen estar pasándosela mejor. No soy psicóloga, pero considero que todos estamos perdiendo de a poco la estabilidad mental. ¿Qué es lo que realmente nos tiene así? La amenaza de un virus que se propaga con la rapidez de una inhalación es bastante aterradora, definitivamente y, sin embargo, considero que nuestro verdadero miedo va más allá de eso… ¿por qué es tan insoportable la idea de estar en extrema intimacía con nosotros mismos?

Carl Gustav Jung, psiquiatra suizo, habló de la división de las personas en cuatro capas: persona, sombra, ánima y “el viejo sabio” (conocido en inglés como the self), me enfocaré en las dos iniciales. La primera, de estas capas es esa máscara que mostramos a nuestro alrededor, y que cambia conforme al lugar en el que estamos. La segunda, es esa cara que no nos atrevemos a mostrar, esa que muestra todas nuestras perversiones, ideas y sentimientos que sabemos que por más nuestros que sean, podrían ganarnos las miradas reprobatorias de la gente que solo conoce nuestra persona.

Es fácil ignorar esa parte oscura que poseemos cuando día a día nos convencemos de que nuestra cara es esa que mostramos a los demás, cuando el ruido de la cotidianidad ahoga a nuestros monstruos y les dice que son solo eso: criaturas oscuras. Día veinticinco de la cuarentena, ya no hay nadie que les diga a mis bestias que sus palabras son erróneas y sus planes un tanto asquerosos, aunque convivo con quienes comparten mi hogar, cada quien está inmerso en su propia batalla interna donde el trofeo no es otro que la aceptación de esa dualidad que nos compone, la viabilidad de nuestros juicios que, aunque erróneos, no son ajenos.

¿Por qué nos hace tiritar nuestro propio ser? ¿Este encierro nos está volviendo locos? Tal vez el encierro nos ha tomado la mano para encaminarnos a la trascendencia que, según Jung, es ese “viejo sabio” que ha aceptado cada una de sus partes y ha abrazado su llamada demencia que no es más que esa parte que, aunque rara, toma su carácter inenarrable del simple miedo a no cumplir con lo que la sociedad demanda de él.

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

¡Hey! Estudio Derecho en el ITAM y tengo 23 años. Soy promotora de los Derechos humanos, y más particularmente de la salud mental. Me interesa mucho la filosofía, particularmente en cuanto a la formación individual del humano, tanto de manera colectiva como individualmente.

Siempre abierta al conocimiento de diferentes perspectivas de manera cordial y respetuosa. Nunca se sabe suficiente del mundo y siempre estamos construyéndonos.

12 respuestas a «La sombra de la mente»

  1. María, hoy he vuelto a leerte y nuevamente me ha encantado tu reflexión, tu vocabulario y que a tu edad pienses en temas tan profundos como conocernos a nosotros mismos. La vida nos presenta momentos para reflexionar y evolucionar y, está cuarentena creo que ha sido el más grande para toda la humanidad en los últimos tiempos. Sepamos aprovecharla y amenos a nuestra “sombra”, aceptemosla y vayamos en la consecución de nuestro “self” . Seremos una mejor humanidad. Felicidades!!!

  2. Me gusto tu artículo yo si soy psicólogo y si… en efecto esta etapa es para vernos a nosotros mismos, es un verte integral en el espejo … las partes de luz y sombra, de eso se trata cualquier retiro impuesto o por elección. Coincido siempre estoy en construcción.

  3. Interesantes comentarios de lo escrito por esos estudiosos en materia de la conducta social.
    Y solo queda reconocer que la contingencia provocada por el covid cambiará nuestra manera de vivir, de ver las cosas, de aprender a vivir en familia.

  4. Saludos, María.
    Ha sido un placer leer tu interpretación del trabajo de Jung dentro del escenario en que nos encontramos, sin embargo me quedo con la duda de ¿En qué punto el ‘ánima’ ejerce un papel dentro de este desarrollo? O en su defecto ¿Por qué no lo hace?

  5. Muy interesante reflexión.
    Este encierro , es la oportunidad de conocernos mejor como individuos y seres que se interrelacionan con los demás. Es una única oportunidad de aprender de nosotros mismos . Muchas Felicidades y sigue adelante.

  6. Muy cierto!
    Yo veo esta cuarentena como una oportunidad de conocerme mejor, y abrazar a mi sombra, entenderla y amarla, ella es la que me hace vivir cada día! Se que está oportunidad pasará, y seremos más fuertes, y conoceremos más de nosotros mismos! Gracias

  7. Estás muy acertada en todo lo que piensas . La verdad no sabemos cuál es. Pero de algo estoy segura estamos ya desesperados con este encierro.

  8. María Villaseñor
    Cuando eres joven, todavía estás en búsqueda de ti, o quien quieres, y aún así, tienes que a prender a re-inventarte para lo que más deseas en ese momento de tu vida, todas las partes de ti: física, mental, sentimental e imaginarias deben estar niveladas, aunque algunas veces una le gana a otra según el momento, y después de los años, encuentras la sabiduría de saber quien eres en cada faceta y cómo vas a reaccionar, para llegar a “the self “ antes no creo que lo consigas, Soy ingeniero y no psiquiatra, y para llegar a ser el viejo sabio, tendrías que tener amigos que acepten tus facetas en cada momento de ellas, yo agradezco a mis amigos y a toda la gente que ha estado en mi vida para ser quien soy………..ahora?????

    Es mi opinión y te felicito por este escrito que nos hace pensar en este tema siempre tan difícil de entender(nos)

  9. Excelente artículo!!! Plasma lo que seguramente pocos aceptamos. El miedo al fracaso en muchos aspectos de la vida, esos, la más públicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *