I Will Survive: un himno de resistencia

Eran los años 70s, década históricamente conocida por los movimientos sociales y la música disco. Así, mientras en las radios se escuchaba «Saturday Night Fever», en las calles continuaban las marchas que en junio (de solo un par deaños atrás) habían iniciado gracias a los disturbios en Stonewall. Las mujeres luchaban incansablemente por igualdad, los rezagos de una segregación racial seguíanpresentes en los crímenes de odio, y en las noticas se alarmaba a la población por el brote de una nueva enfermedad llamada SIDA. Entonces, en 1978 apareció una canción que llegaría para resonar con fuerza en lasdiscotecas alrededor del mundo y que rápidamente sería abrazada como un poderoso himno de protesta. Me refiero, por supuesto, a «I Will Survive» de Gloria Gaynor.

Según cuenta un artículo de Pablo Andisco, después de un largo esfuerzo por conseguir una carrera musical, en 1974 Gaynor logró su primer hit gracias a “Never can say goodbye”. Después de alcanzar los reflectores, la presión de Polydor Records (su disquera) fue grande, y al tener unadisminución de ventas en los siguientes discos, la disquera estaba dispuesta a no renovar otro contrato. Las cosas se complicaron aún más para Gloria cuando durante un concierto de inicios de 1978 cayó sobre uno de los monitores del escenario, y a pesar de continuar con la presentación aquella noche, al día siguiente amaneció paralizada de la cintura para abajo. Gaynor tuvo que someterse una cirugía para extraer un disco roto y fusionar dos de las vértebras en su columna. Gloria no solo estaba preocupada por su futuro en la música, sino ahora por su propia supervivencia.

Todas las cosas, sin embargo, fueron mejorando ese mismo año. La cantante fue dada de alta del hospital y al regresar a Polydor se encontró con un nuevo presidente que creía en ella. Conoció a los productores Dino Ferakis y Freddie Perren –escritores de la icónica canción- que al conocerlasupieron que era la indicada para darle voz.

De esta manera, I Will Survive fue lanzada en octubre de ese año y vendió 14 millones de copias en todo el mundo en sus primeros dos años. Se volvió  número 1 en la lista de popularidad Billboard y es ahora considera como “cultural, histórica y artísticamente significativa” por el National Recording Registry de Estados Unidos, convirtiéndose así, no solo en la canción sello de Gloria Gaynor, sino en una de las canciones más representativas e influyentes de la música disco. La grabación ganó además en un premio Grammy que jamás se había otorgado y que tampoco se volvería a entregar “Best Disco Recording”, categoría creadaen 1980 para premiar la música disco pero que fue retirada al año siguiente, volviéndose así la única canción de la historia con esta distinción.

Las décadas han pasado y se le han hecho infinidad de nuevos arreglos, versiones y traducciones, pero el mensaje se ha mantenido como el mismo. Va más allá de una canción para no aceptar de vuelta a quien te hizo daño, es el símbolo de aquella época en que la música disco se volvió política y empoderó a una generación; tiempo en que las “minorías” alzaron la voz diciendo: no somos menos, somos más de lo que crees, y ahora es nuestro turno de ser escuchadas.

Han pasado más de 40 años y la canción sigue representando esperanza, la búsqueda de una realidad donde ya no baste con sobrevivir, sino con empezar a vivir.

https://www.youtube.com/watch?v=ARt9HV9T0w8

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Me gusta escribir sobre las cosas que me apasionan. El cine es una de ellas.

Psicólogo, yucateco y a veces muy soñador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *