El futuro (presente) del voto electrónico

El voto en México es caro. El presupuesto asignado para el Proceso Electoral Federal del año pasado, según un cálculo realizado por la consultora Integralia Consultores[1], fue de $28,022.5 millones de pesos, por lo que, si lo dividimos entre el número de ciudadanos inscritos en la Lista Nominal de Electores correspondiente[2], el voto por persona ascendió a  $314.42 pesos. Comparativamente hablando, en España el voto en sus pasadas Elecciones Generales fue, aproximadamente, de 4.75 euros[3] (aproximadamente 102.92 pesos) por persona, lo que podría de una forma simple hacernos notar que el método con el que elegimos a nuestros gobernantes en México es caro. Sobra decir que, en tiempos de austeridades en los entes gubernamentales, sobresale el alto costo de nuestra democracia. ¿Cómo disminuir los costos sin sacrificar la eficiencia de nuestro sistema y su confianza? Dos palabras: voto electrónico.

Existen dos modalidades de acceso al voto de forma electrónica. La primera es con ayuda de una máquina llamada “Boleta Electrónica”, la cual es en un dispositivo a través del cual el ciudadano selecciona al candidato de su preferencia, dejándose una evidencia física mediante una impresión de su voto. La segunda consiste en el voto totalmente digital a través de internet, ya sea mediante una app o una página web. Actualmente, la legislación vigente únicamente permite ejercer el voto vía internet a los ciudadanos que lo hagan desde el extranjero. Para los votantes nacionales, con las reglas actuales, sólo podría utilizarse la Boleta Electrónica, misma que solamente se ha utilizado para elecciones de dirigencia de algunos partidos políticos y elecciones estudiantiles.

 Las ventajas de ambas modalidades son grandes. El ahorro en papelería y materiales electorales sería importante. Las arduas tareas de contar los votos a altas horas de la noche podrían reducirse a únicamente validar las sumatorias arrojadas por el sistema. La espera de resultados preliminares sería mínima y podríamos tener ganadores con resultados oficiales la misma noche de la Jornada Electoral. Es por ello que el Instituto Nacional Electoral (INE) inició los trabajos para desarrollar un sistema de voto electrónico para los ciudadanos en el extranjero, buscando ponerlo a prueba en las elecciones intermedias de 2021, con miras de hacerlo formal para 2024. La llegada del voto electrónico para los residentes en México podría, curiosamente, venir desde el extranjero.

Sin embargo, no todo lo que reluce es oro. Se deberán hacer los cálculos correspondientes para poder constatar que las promesas de ambas modalidades de voto electrónico realmente cumplen con el cometido de ser más baratas y más eficientes. Lo ahorros en materiales electorales y papelería podrían perderse con el costo de las auditorías y validaciones que por ley debe tener el sistema. Igualmente, no hay que perder de vista los ataques de hackers que otros países han tenido durante sus elecciones oficiales. ¿Cuánto se tendrá que gastar para poder conservar la eficiencia y confianza actual?

El INE ha iniciado las pláticas para implementar el voto electrónico, empezando con los connacionales que residen en el extranjero. El simple hecho de explorar nuevas alternativas que, a simple vista, parecen más baratas y eficientes es algo que debe aplaudirse. Sin embargo, si el camino es la vía digital, se deberá también modificar la legislación en aras de poder maximizar estos mecanismos sin menoscabar los logros obtenidos en nuestro aún joven sistema electoral. El voto electrónico viene y parece ser que llegará a México por la puerta de llegadas internacionales, esto si supera las pruebas de 2021 y 2024.

 

[1] http://integralia.com.mx/content/publicaciones/035/Primer%20reporte%20electoral%202018.pdf

[2] La Lista Nominal de Electores definitiva estuvo conformada por 89,123,355 ciudadanos.

[3] https://www.lavanguardia.com/politica/20190419/461524771960/elecciones-generales-espana-2019-organizar-cuanto-cuesta-dinero-ciudadanos.html

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Desde muy joven he sido un apasionado de la política nacional y global, por lo que me empeñé en estudiarla a través de la carrera de Ciencia Política en el ITAM. Me encanta viajar y conocer nuevos sitios y culturas.

Soy yucateco de corazón. También soy gamer, y ávido seguidor de franquicias cinematográficas de superhéroes y ciencia ficción. Amo a los animales, apoyo la libertad del individuo y soy excesivamente una persona positiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *