¿Funcionan los Organismos Internacionales?

Los organismos internacionales surgen como un actor internacional necesario para el mantenimiento de la paz y la seguridad después de periodos largos de guerra (en especial las dos guerras mundiales). Estos organismos han sufrido muchos cambios a lo largo de los últimos 60 años  pues han ido especializándose dependiendo las necesidades de los estados o las nuevas visiones que se le da a sociedad civil. Tal es el caso de la Entidad de la Organización de Naciones Unidas  para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer, mejor conocido como ONU Mujeres. ONU Mujeres fue constituida en 2010 y empezó a operar en 2011 bajo el mando de la ex mandataria Michelle Bachelet.

            Este organismo surge a partir de la necesidad de tener una institución sólida para la defensa de los derechos de la mujer. Si bien los organismos internacionales han tenido muchas críticas a partir de los años 60´s ya que no toman una postura tajante ante ciertos casos. También han presentados fallas en sus objetivos pues no se puede confiar directamente en ellos y encuentran muchos obstáculos para ayudar de forma pragmática. Creo que sí podemos retomar la confianza en algún organismo internacional, o parte de él, sería en ONU Mujeres. Lo creo así ya que los resultados que han dado desde su creación han sido sobresaliente a pesar del poco presupuesto con el que cuentan. Un ejemplo conciso ha sido lo que han logrado, junto a otras organizaciones no gubernamentales, en los casos de ablación de Egipto para reducir la tasa de MGF para mayores de 15 años de 91% a 75% en tan sólo 2 años.

            La ablación es la mutilación genital femenina, la cual consta de remover el clítoris parcial o totalmente, además de los labios mayores. Por lo general es una mutilación que ocurre entre los periodos de lactancia y los 15 años. Se cree que esta práctica se debe a una situación religiosa (musulmana) pero es algo más cultural de la región de Medio Oriente y de todo el continente Africano, las cuales son regiones multireligiosas . De hecho la mezquita de Al Azhar y la iglesia ortodoxa en Egipto se han pronunciado en contra de esta práctica ya que conlleva a muchas complicaciones de salud para la mujer y es una violación a sus derechos.  Otro de los mitos que se cree es que la práctica sólo se lleva a cabo en países en vías de desarrollo. Si bien es cierto que en las regiones mencionadas anteriormente las tasas llegan a ser superiores al 90% de las mujeres (entre 15 a 45) de acuerdo con la OMS, también se han presentado casos en países de la Unión Europea. Está practica está arraigada a la cultura Egipcia desde el inicio de su civilización pero es hasta 1979 que en la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer  (CEDAW) se habla por primera vez de la gravedad de esta práctica. En 1993, en la Convención de Viena, se establece que la mutilación genital femenina es una manifestación de las violaciones de derechos humanos basadas en el género, que pretenden controlar la sexualidad de la mujer y mermar su autonomía.

            Por lo general esta práctica se daba de manera clandestina y era una parte fundamental de la vida de la mujer. La razón de está práctica era que se creía que el clítoris albergaba los deseos sexuales de la mujer, el cual las podía hacer adúlteras una vez que estuvieran casadas. De acuerdo con Fátima, una víctima de MGF en el Cairo, si una mujer no tenía el kithan no se podía casar y en una sociedad donde dependen en su totalidad de los ingresos de su marido era equivalente a no poder sobrevivir. Ante esta crisis las Naciones Unidas ejercieron mucha presión para que se castigara este tipo de prácticas y convencieron al gobierno egipcio a pasar una ley en 2008 que prohibiera esta práctica en los espacios públicos y privados del territorio. Sin embargo, los números de casos no bajaban e incluso se empezó a hacer de forma clandestina incrementando así la tasa de mortalidad de las víctimas.

            En 2012 ONU Mujeres llegó al país para incorporar una oficina regional, su primera preocupación era detener esta práctica. Se empezaron a hacer espacios seguros donde las víctimas pudieran hablar libremente sobre esto, la mayoría de ella describió este ritual como “el peor día de sus vidas”. La organización entendió que no podía combatir este tema de manera aislada, es por eso que trabajo en dos frentes( el penal y el social):  inició un cabildeo en el cual se tipificó esta acción como un delito de índole penal en una ley del 2016 y por otro lado inició dando clases de sexualidad para romper con los mitos de esta práctica. Si bien el resultado de estas acciones han logrado reducir la práctica en un 15% en las nuevas generaciones, aún hay mucho trabajo por hacer. El presupuesto que Naciones Unidas destina a ONU Mujeres es deplorable y es una clara representación de cuanta importancia le dan los Estados miembros a los temas de género. Lo bueno es que ha habido una gran respuesta de la sociedad civil para apoyar a la organización. En muchos países se está dando un despertar en la importancia que tienen los temas de género y se ha movilizado la sociedad civil y las organizaciones, la pregunta es ¿hasta cuando los gobiernos van a responder a estos temas con acciones concretas?

 

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Soy estudiante de Relaciones Internacionales en la Ciudad de México. Me gusta escribir acerca de política nacional, deportes y temas de igualdad de género.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *