Fentanilo

El fentanilo es una droga sintética con efectos parecidos a la Morfina, desde el 2013 se popularizó su uso en Estados Unidos convirtiéndose en una epidemia y un problema de salud pública. El fentanilo era comúnmente utilizado para tratar a pacientes con dolor crónico. Sin embargo, se empezó a utilizar como una alternativa a la heroína debido a su bajo costo y fácil fabricación. El fentanilo es peligroso ya que el consumo de más de 2 mg resulta en una sobredosis. Sólo en 2018 se tienen documentadas más de 70,000 muertes en Estados Unidos debido a esta droga.

Comparación de la cantidad necesaria para causar una sobredosis de heroína o de fentanilo.

El fentanilo no sólo es fácil de fabricar, también es muy fácil traficarlo ya que es prácticamente indetectable. Esta droga es fabricada mayoritariamente en China, donde su costo por kilogramo es de aproximadamente 5000 dólares, pero el valor de ese mismo kilogramo de fentanilo en las calles de Estados Unidos alcanza un valor superior a un millón de dólares, razón por la cual diversos carteles han enfocado sus recursos en la fabricación y distribución de esta droga. En México el cartel de Sinaloa es quien domina el mercado de fentanilo, además se sabe que Ovidio Guzmán es quien controla la fabricación y distribución de dicha droga dentro del cartel, razón por la cual se intentó capturarlo en un fallido operativo hace unas semanas en la ciudad de Culiacán, Sinaloa.

El fentanilo y otras drogas sintéticas están forzando al gobierno de Estados Unidos y sus agencias a cambiar la estrategia del combate a las drogas debido a que estas drogas podrían ser fabricadas dentro de su territorio o en México. Anteriormente los carteles tenían que negociar con gobiernos y grupos paramilitares en Sudamérica y Medio Oriente para fabricar y distribuir drogas como la cocaína y la heroína. Ahora, con las drogas sintéticas, no tienen necesidad de negociar con estos grupos y la distancia que tiene que recorrer el producto para llegar al consumidor final es mucho menor y representa un menor riesgo para el cartel. Únicamente tienen que conseguir un proveedor que les proporcione los ingredientes y alguien que sepa fabricar la droga; esto último tiene que contar con los estudios adecuados, lo cual supondría un problema para el cartel. Sin embargo, en un país como México, muchos profesionistas con estudios en química se encuentran desempleados o en una situación laboral precaria. Es por esto por lo que los carteles han logrado contratar a profesionistas que les proveen con el know how a cambio de un sueldo que difícilmente tendrían en otro sitio, además han logrado crear con éxito una cadena de abastecimiento China-México de los ingredientes para fabricar esta droga. De esta forma la droga se fabrica y se convierte en cápsulas difíciles de detectar, eliminando así el riesgo que es común en el tráfico de otro tipo de drogas.

En pocas palabras: El fentanilo es más redituable y menos riesgoso para los carteles.

El fentanilo es sólo una de las diversas drogas sintéticas que existen en la actualidad, probablemente en el futuro se logre fabricar drogas aún más redituables para los carteles y esto representa un cambio forzoso en la estrategia. No se pueden seguir invirtiendo miles de millones de dólares al año en el combate a las drogas y no se puede permitir que siga la barbarie que ha asolado a diversos países por el combate al tráfico de las drogas. No importa cuantos líderes de carteles sean capturados o asesinados, tampoco importa cuantos carteles sean desmantelados. Las drogas seguirán teniendo una alta demanda y siempre alguien buscará la forma de satisfacer esa demanda, además de que cada vez serán más sofisticadas las formas en las que fabricarán y traficarán las drogas, aumentando el costo económico y humano para combatirlas de forma exponencial.

Una legalización responsable que permita al consumidor tener acceso a drogas en dosis que no representen un peligro para él y los demás es lo indicado. Vivimos rodeados de drogas legales que tienen externalidades negativas iguales o peores a las drogas ilegales. Las tres drogas legales más comunes son el alcohol, tabaco y azúcar. Estas drogas también son las que más personas matan de forma directa o indirecta. Sólo en México mueren más de 70 mil personas al año por complicaciones a causa de la diabetes, es exactamente el mismo número de personas que mueren al año por el uso de fentanilo en Estados Unidos. Entonces ¿Prohibimos los alimentos con un alto contenido de azúcares? No, es evidente que eso no es la solución. La solución es educar y proveer de más información al consumidor para que consuma de forma responsable, además de desincentivar el consumo por medio de impuestos. Prohibir las sustancias por completo sólo creará un mercado negro.

Se ha desincentivado el consumo de cigarros vía anuncios e impuestos

Yo sé que es muy poco probable que veamos una legalización como la estoy planteando, lo más probable es que se siga el combate a las drogas como lo hemos visto desde hace décadas, con una interminable ola de violencia y cientos de miles de personas muertas debido al abuso en el consumo de las sustancias y la violencia producto del comercio ilegal de las mismas. Sólo basta ver lo que 12 años de guerra contra los carteles le han hecho a México para darnos cuenta de que no ha sido la estrategia correcta. La decisión de liberar a Ovidio Guzmán en Culiacán ha sido el máximo exponente hasta ahora de la fracasada estrategia, aun cuando se evitó la masacre que hubiera ocurrido si no era liberado.

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Soy estudiante de la carrera de administración en el ITAM. Me gusta todo lo relacionado con la política, economía y negocios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *