Crónicas desde un manicomio llamado Argentina

El día 11 de agosto se celebraron en la República Argentina las elecciones primarias que deciden cargos tanto en el poder ejecutivo como en el poder legislativo. La fórmula opositora encabezada por Alberto Fernández y la ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner resulto ganadora frente al oficialismo encabezado por el actual Presidente de la Nación, Mauricio Macri que fue acompañado por el Senador Miguel Ángel Pichetto como candidato a la Vicepresidencia.

La elección en la que participó el 75% del padrón (votaron 24.723.128 personas sobre 32.621.816 habilitadas para hacerlo) arrojo números impactantes donde Alberto Fernández cosechó el 47% de los votos contra sólo el 32% conseguido por el Presidente Macri. Las encuestas no se acercaron ni de un poco a estos números debido a que la mayoría de estas nos mostraban una elección muy reñida. Las más acertadas daban como ganador a la formula Fernández-Fernández por aproximadamente seis o siete puntos, mientras que hubo algunas que aventuraron un resultado favorable al oficialismo por uno o dos puntos de diferencia frente a la oposición.

Debido a un fallo judicial no se podían conocer resultados hasta las 21:00 horas del domingo siempre y cuando estuvieran cargados el 10% de los votos pertenecientes a los cuatro distritos más grandes del país, que son la Provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y la Ciudad de Buenos Aires. Tuvimos que esperar hasta las 22:30 para obtener datos oficiales luego de que el Presidente de la Nación saliera a reconocer la derrota frente a su público. El oficialismo se negó a dar los resultados antes de que Macri saliera hablar. Esto para evitar tener que lidiar con el resultado adverso en pantalla. Esta maniobra, que también utilizó el Macrismo en las elecciones legislativas del 2017 cuando perdió en las primarias, supone que tanto el Presidente como sus allegados conocían el resultado y lo escondieron durante más de hora y media. Esto quedó demostrado debido a que cuando aparecieron los números en pantalla, los porcentajes cargados de estos cuatros distritos mencionados anteriormente eran cercanos al 40%.

La derrota más significativa que sufrió el oficialismo se dio en la Provincia de Buenos Aires donde la actual Gobernadora perdió la elección por casi veinte puntos frente al candidato Kirchnerista, Axel Kicillof. Este resultado supuso un golpe enorme para la mejor candidata del Macrismo. Además aquí también fallaron las encuestas que preveían un empate técnico entre los candidatos.

El lunes 12 por la mañana el país exploto. Las acciones argentinas perdieron un 60% su valor y los bonos cayeron hasta un 20%. El dólar que había cerrado el viernes 9 alrededor de los $40 pesos argentinos llego a tocar el techo de los $62 y termino cerrando a $57. Esto supuso una devaluación de un 30% en la moneda. Frente a esta situación el Presidente de la Nación ofreció una conferencia de prensa por la tarde donde les echó la culpa a los votantes por sufrir tal catástrofe financiera. Además, no tuvo ni un rasgo de autocrítica frente a su gestión y tampoco frente a su lema de campaña con el que asusto a los mercados de que si ganaba la oposición, la Argentina iba camino a convertirse una dictadura como la venezolana. Debido a estas declaraciones el dólar llegó a los $61 pesos argentinos y el riesgo país alcanzó los 1870 puntos.

El miércoles el Presidente Macri bajó el tono de su discurso y tomó ciertas medidas de emergencia frente a esta situación económica adversa que enfrenta el país. Además abrió un canal de dialogo con el candidato opositor Alberto Fernández donde ambos se comprometieron a trabajar juntos para atravesar esta tormenta. Debido a esto, los mercados se apaciguaron y tanto el jueves 15 como el viernes 16 el dólar sufrió una baja que lo estableció en $58 pesos argentinos y el riesgo país retrocedió un 4,5% ubicándose en 1656 puntos.

Durante el transcurso de la semana circularon infinidad de rumores sobre renuncias dentro del gabinete de ministros, pero ninguna de estas se llegó a materializar. Sin embargo, el sábado por la tarde el ministro de economía, Nicolás Dujovne, abandonó su cargo argumentando que la gestión necesitaba una renovación significativa en el área económica. Además, explicó su decisión como una medida coherente de un gobierno que escucha las necesidades de la gente.

Es evidente que el pueblo se expresó en las urnas y decidió darle un mensaje a un gobierno que en tres años y medio jamás tomo una medida que lo beneficiara en el corto plazo. Cabe señalar que en las elecciones legislativas del 2017, el oficialismo ganó con un 40% a nivel nacional. Allí la gente decidió darle un voto de confianza que hoy le quitó frente a las miles de promesas incumplidas. Esto demuestra que el pueblo somos los que verdaderamente tenemos el poder y no los políticos de turno que solo son parte de la coyuntura del país.

De esta manera se desarrolló la primera semana luego de la elección. Con idas y venidas en las cotizaciones, en los bonos y las acciones que fortalecen el dicho de que la Argentina es un verdadero manicomio. Celebro el dialogo entre Macri y Alberto Fernández y espero que se mantenga, lo que demostraría un nivel de ética política que no es fácil de hallar en la historia de nuestro país. Ojalá que de acá al 27 de Octubre, que es el día que se desarrollaran las elecciones definitivas que van a consagrar al nuevo presidente, vivamos en un clima de paz cambiaria y financiera para no seguir afectando el día a día y el bolsillo de todos los argentinos.

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Escribo sobre cine, series y cuestiones relacionadas a la cultura pop.

Apologista de Spielberg y reinvindicador de De Palma. Argentino y, como tal, futbolero. Ademas futuro historiador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *