Aunque al Oscar lo vistan de seda… sin directorAs se queda

Por: María Paula Balam y Karla Rivera

Uno de los eventos, o EL evento, más esperado del cine es la entrega de los Premios Oscar. Esta gala se ha caracterizado por buscar reunir lo mejor de la industria cinematográfica. Desde sus inicios se ha hecho notar la magnitud del evento, sin embargo, en los últimos años se ha vuelto un espectáculo en el que se esperan los discursos o protestas de sus asistentes.

Una de las más llamativas este año, fue Natalie Portman quien, vistiendo un exclusivo vestido Dior de encaje y debajo un body negro que sutilmente marcaba sus curvas, captó la atención de todas las personas dirigiéndola a una elegante capa bordada con hilos dorados que enmarcaban los nombres de las directoras de cine que no fueron nominadas este año a Mejor Director.

Un atuendo de gusto exquisito y sutil que caracteriza a la actriz, la cual, además de ser reconocida por su trabajo como actriz, ha destacado por su participación activa dentro del movimiento feminista. Recordemos su discurso en la Marcha de las Mujeres sobre el acoso sexual que vivió desde los 13 años en sus primeros trabajos en la industria.

Los premios de la Academia no han sido la única premiación en donde hemos podido ver distintas formas de protesta; en la entrega de los Golden Globes 2018, la misma Natalie Portman al salir al escenario con Ron Howard para entregar el premio a Mejor Director, dijo la frase que posteriormente se haría viral: “And here are the all male nominees” (Aquí están todos los HOMBRES nominados).

En la industria musical, no podemos olvidar que en la entrega de los Grammy Latinos 2019. Mon Laferte posó en la alfombra roja con el torso desnudo, solamente cubierto con la frase “en Chile torturan, matan y violan” y con un pañuelo verde en el cuello. Esto como protesta de las represiones de los carabineros a manifestantes en Chile, así como su apoyo a la lucha feminista por América Latina.

Estos premios no fueron la excepción, y es que además del ya mencionado vestido de Natalie Portman, algo que quizá no llamó tanto la atención fue Jane Fonda. Quien, además de portar un vestido que ya había utilizado 6 años antes en el Festival de Cannes, lo acompañó con la chaqueta roja con la que asiste a las protestas por el cambio climática, y con la que fue detenida por la policía recientemente.

Detalles que parecieran pequeños, pero que son una forma de protesta para visibilizar un problema real, y que fue destacado en varios momentos de la gala: las mujeres están ocupando espacios en la industria cinematográfica, pero no los suficientes.

Si bien diversas mujeres fueron nominadas en distintas categorías, llamaba la atención que en la categoría de “Mejor director” no había ninguna. Y no porque no hubieran buenas películas producidas por mujeres.

La ausencia de las mujeres en esta categoría se hizo aún más notoria al considerar que “Mujercitas”, película dirigida por Greta Gerwing, fue nominada en múltiples categorías: “Mejor película”, “Mejor guión adaptado” y “Mejor banda sonora” (así como mejor vestuario); pero no fue nominada su directora a “Mejor directOr”. Lo que llevó a que muchas personas a cuestionar los motivos de la Academia para no nominarla, pese al reconocimiento que se le estaba dando a su película.

En 92 años, solamente han sido nominadas a esta categoría cinco mujeres, de las cuales solamente una ha ganado. Históricamente se ha dejado fuera a las mujeres de esa categoría, y pareciera que no es por falta de buenas películas dirigidas por mujeres, como lo es “Mujercitas”.

Ante esto, no solamente Natalie Portman hizo notar su postura frente a la falta de mujeres nominadas como directoras: Laura Dern, al recibir su premio como mejor actriz de reparto afirmó que le daría su Óscar a la directora Greta Gerwing si pudiera.

Durante la entrega de los premios destacó el momento en que por primera vez que una mujer dirigía la orquesta de los Oscars. Vestida con un saco totalmente dorado con botones en costados evocando un uniforme militar, Eimear Noone, dirigió a la orquesta por 5 canciones seleccionadas, con el cabello relajado, pero con esta vestimenta que, sin duda, impuso y magnificó su momento.

Eimear es compositora irlandesa, quien tras mudarse a Los Ángeles participó en la realización de la música de videojuegos como World of Warcraft, Zelda y Diablo. En una entrevista refirió: “Es un honor estar allí para ayudar a normalizar algo que hago todos los días. Las niñas en todas partes verán esto y dirán: “creo que haré eso”. Eso es lo que haremos”.

De igual manera, después de 20 años, ganó una mujer el premio a “Mejor banda sonora original”, Hildur Guðnadóttir. Al recibir su galardón dijo: “A las chicas, a las madres, a las hijas quienes escuchan la música desde adentro, por favor hablen, necesitamos escuchar sus voces”.

Sin duda, la noche estuvo llena de mensajes feministas, de mujeres fuertes, ocupando los espacios que históricamente se les ha negado, mostrando sororidad y reclamando la falta de representación.

La moda siempre nos hará una narración visual de lo que está pasando en el mundo y también nos recordará lo que pasó, nos permite vislumbrar los avances que la mujer tiene y como con la moda se puede protestar y captar la atención del público; logrando total armonía con el vestido, la joyería, el maquillaje y el peinado.

Quisiéramos finalizar este recuento sobre la gala, recordando a Laura Dern (mejor actriz de reparto) recorriendo la alfombra roja tomada firmemente de la mano de su madre, quien vestía un traje sastre negro a la medida.

La unidad entre ambas no fue vista solo en esa ocasión, no podemos olvidar el discurso de Laura al recibir su galardón, que dedicándolo a su madre decía: “Algunas personas dicen que nunca conozcas a tus héroes. Pero, yo digo, que, si eres realmente afortunada, los tienes como padres.”

Con estas palabras de Laura Derm, queremos finalizar este artículo no solo reconociendo a todas las mujeres que estuvieron (y no) en la gala; también agradeciendo el haber sido crecida de la mano de mujeres que nos inspiraron desde su papel de madres, y por las amigas y compañeras que alzan la voz y nos hacen sentir orgullosas. Por eso le dedicamos este artículo a todas las mujeres y niñas que nos han inspirado a ser las mujeres que somos ahora.

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Estudiante de décimo semestre en la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Yucatán. Miembro del Colectivo Más Derechos Humanos y de Amnistía Internacional Yucatán.

Escribo de temas de interés social con perspectiva de derechos humanos.

"Cada quien necesita viajar a su propio tiempo por su propia distancia".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *