Aplicaciones de precariedad

En los últimos años hemos visto un boom de diferentes modelos de negocio. Hace 7 años Uber inició operaciones en México y desde entonces ésta y otras aplicaciones de transporte privado han permitido emplear a poco más de 500 mil personas sólo en México.

De igual forma, hemos visto cómo aplicaciones de reparto de comida como Uber Eats, Rappi, Didi Food, Sin Delantal y otras, han permitido que aún más personas se empleen en dichas plataformas gracias al bajo costo que implica trabajar en ellas. Ya no necesitas comprar un auto de más de 250 mil pesos para trabajar, únicamente necesitas de una bici o una moto para comenzar a generar ingresos.

En un día bueno de trabajo en dichas aplicaciones un conductor o un repartidor puede ganar más que un profesionista. Entonces: ¿Por qué se busca una mayor regulación en cuestión laboral en dichas aplicaciones?

Desde que estas aplicaciones comenzaron a operar en México se señaló que estaban evadiendo su responsabilidad patronal con las personas que las utilizan para trabajar. Es decir: Uber y demás compañías no registran a los trabajadores de sus aplicaciones como empleados de la empresa.

Por una parte, los trabajadores de estas aplicaciones no están dados de alta en el IMSS y no gozarán de ninguno de los beneficios que ello conlleva. Además, tampoco perciben un salario fijo, hecho que los deja muy vulnerables a situaciones como la actual, donde gracias a la crisis sanitaria y económica, la demanda por estos servicios se ha desplomado. Este es el motivo por el cual muchas de las personas que laboran en estas aplicaciones han perdido gran parte de sus ingresos y laboran jornadas extremas para compensar la disminución de éstos, además de exponerse al peligro de salir y estar en contacto con muchas personas en una pandemia.

Por si fuera poco, en el pasado mes de Julio se aprobó la aplicación de retenciones de IVA e ISR en las plataformas digitales. Este hecho fue ampliamente criticado ya que dicha medida disminuye aún más los ingresos de las personas y negocios que dependen de dichas plataformas en un momento en el que ya se encuentran en una situación vulnerable gracias a la crisis que se vive.

En algunos sitios como California, Estados Unidos, se ha hecho mucha conciencia sobre la precariedad de los trabajadores en dichas aplicaciones, motivo por lo cual un juez de la corte superior de San Francisco emitió una orden judicial que obliga a las empresas de transporte privado a clasificar a sus conductores como empleados. Por lo cual, tendrán que pagarle a sus conductores un salario fijo y beneficios como un seguro de gastos médicos. Después de que esto se diera a conocer, empresas como Uber y Lyft advirtieron que podrían dejar de operar en California debido a que dicha orden va en contra de su modelo de negocios.

Es así como debemos preguntarnos: ¿Podremos aplicar algo similar en México?

Es probable que en un futuro se obligue a Uber, Rappi, Didi y demás compañías a reconocer a los trabajadores de las aplicaciones como sus empleados. Sin embargo, es algo que todavía se ve lejano debido a que esta misma precariedad hace que muchas personas desempleadas por la situación actual encuentren una fuente de ingresos, aunque sea precaria. No es para menos que hayamos observado que, en el periodo de Marzo a Junio, se perdieron más de 1 millón de empleos formales en México. Tenemos que considerar lo dicho por Andrea Vidales, gerente de comunicación de Didi Food, quien reportó que hubo un aumento de 250% en las solicitudes para empezar a trabajar como ”socios” repartidores de Didi Food en ciudades como Monterrey durante la emergencia sanitaria. Probablemente estos nuevos repartidores son personas que perdieron su empleo recientemente.

TUXTLA GUTIÉRREZ, CHIAPAS, 15JUNIO2020.- Debido a la contingencia por la pandemia por COVID 19, miles de trabajadores se quedaron sin empleos debido al cierre de restaurantes y centros nocturnos. Desde hace tres meses se han organizado al menos 1200 meseros en la capital del estado para solicitar ayuda al gobierno, peros sus peticiones no han sido escuchadas, se les prometió entrar a un sistema de tandas a 200 de ellos por medio del programa Bienestar, pero hasta el momento no saben más. El gobierno estatal les otorgó una despensa hace más de 9 semanas, muchos de ellos han tenido que dejar sus casas por no poder seguir pagando la renta. Todas las mañanas desde hace dos meses cada uno de los integrantes de la nueva organización por medio de pancartas solicitando ayuda a los conductores, tienen un ingreso que les permite llevar algo que comer a sus hogares.
FOTO: ISABEL MATEOS /CUARTOSCURO.COM

Es así como podemos concluir que por el momento esta condición es un mal necesario para emplear a más personas en un momento difícil, ya que, si se obliga a dichas empresas a reconocer a los trabajadores de las aplicaciones como sus empleados, dejarán de generarse estos empleos debido a los altos costos operativos de las empresas, además de aumentar la tarifa por su uso a los usuarios finales.

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Soy estudiante de la carrera de administración en el ITAM. Me gusta todo lo relacionado con la política, economía y negocios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *