Antisemitismo

Al término de la Segunda Guerra Mundial era importante recordar lo que había pasado durante el periodo más oscuro de la humanidad y asegurarnos que no volvería a pasar. Para esto se llevaron varios programas de memoria en las escuelas, nuevos museos abrieron y tomaron acciones conjuntas mediante los Estados para recriminar cualquiera de estos crímenes contra la humanidad.  

En el caso del genocidio hacia los judíos (Shoá) y a otros grupos, se decidió trabajar en el marco legal. Rafael Lemkin, jurista polaco de familia judía, presentó un documento ante la conferencia de Madrid pidiendo a los líderes internacionales promulgar una ley en contra de la destrucción de los gruposreligiosos o étnicos, pero su propuesta fue rechazada por las consideraciones políticas, ya que se pensaba que los crímenes contra la humanidad ocurrían raramente, por lo que no era necesario legislarlos. Sin embargo, después de la Segunda Guerra Mundial era necesario estipular este y otros delitos contra la humanidad para prevenirlos y en caso de darse, sentenciarlos. El crimen de genocidio se define como cualquiera de los actos perpetrados con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico o racial o religioso como tal.  

Aún con todos los esfuerzos que se han hecho para legislar y tener una intención conjunta internacional para evitar que se den genocidios y otros tipos de crímenes contra la humanidad, ha habido un despertar en los discursos de odio contra las minorías en los países desarrollados económicamente. Una de las preguntas más importantes es  ¿Por qué persiste el sentimiento hacia un grupo en específico (antisemitismo) después de una memoria colectiva global generada post Segunda Guerra Mundial?

Con las nuevas redes sociales es muy fácil hacer un comentario que conlleve odio o discriminación hacia una persona por cualquier característica. Los comentarios antisemitas eran parte de los partidos extremistas y neonazis al término de la guerra, pero desde los conflictos que ha tenido el Estado de Israel en Medio Oriente junto con la oleada masiva de inmigrantes judíos en otros países los comentarios y acciones antisemitas se han visto normalizado.

De acuerdo a un estudio de la UNESCO sobre los discursos de odio, el antisemitismo es uno de los problemas universales más preocupantes que tenemos en la actualidad. Existen 4 elementos fundamentales para entender la universalidad del sentimiento.

El primer aspecto es que el antisemitismo actual es una expresión creciente de discriminación y odio contra los judíos derivado de las olas de migrantes que han llegado a Europa y América del Norte. Aun cuando la mayoría de los migrantes no son de la comunidad judía, la ola migrante ha llegado a levantar el sentimiento nacionalista que rechaza a todo aquel que no entre en su universo de obligación. De acuerdo con el estudio de la UNESCO, los datos del “índice de tolerancia longitudinal” realizado por el Comité Asesor del Consejo de Derechos Humanos en 2017 reveló que el 78% de las personas que experimentan el peor trato por los europeos son los musulmanes y judíos.

El segundo aspecto es que el antisemitismo es un problema de seguridad mundial por los ataques terroristasque se han dado. Tan solo en 2019 ocurrió el incidente de un ataque en New Jersey que terminó en el asesinato de 4 personas en un mercado kosher a manos de un grupo neonazi americano. En Alemania se logró frustrar un atentado hacia una sinagoga con más de 80 personas el día de Yom Kipur. En ninguno de estos dos ataques los gobiernos tomaron medidas para resguardar los lugares.

El tercer aspecto es que el antisemitismo es un problema de derechos humanos ya que no se limita únicamente al pueblo judío. Debe incluirse en la agenda del derecho internacional especialmente en el área de Derechos Humanos y no tratarse de manera aislada.

Finalmente, el antisemitismo es un problema que no tienen fronteras ya que la ideología de odio se propaga a través de las redes sociales y otros medios de comunicación, donde no hay barreras jurídicas que prohíban estos mensajes. La ideología antisemita sin oposición lleva a que la gente empiece a normalizar los ataques, la discriminación y los estigmas que existen para la nación judía y otras minorías.

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Soy estudiante de Relaciones Internacionales en la Ciudad de México. Me gusta escribir acerca de política nacional, deportes y temas de igualdad de género.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *