Ahora sí es un reto lector para 2020

Ha iniciado enero, la última oportunidad para decidir las resoluciones de Año Nuevo. Dado que nunca he sido constante en metas a largo plazo —365 (366 en esta ocasión) días sigue siendo bastante para mí—, pocas veces me propongo algo que dure más allá de un par de meses. Es más fácil vivir con una consigna mensual que se refrende cada treinta y pico días, como “ser más positiva” o “relajarme un poco más”. Mis metas cortas, sin duración o cifras y aplicables según mi interpretación. Solo hay una excepción: mi reto lector de cada año. 

Llevaré gran parte de mi vida siendo lectora, pero el descubrimiento de las tradiciones y las posibilidades de dicho mundo siguen hasta la actualidad. Todo depende del crecimiento de la comunidad a la que pertenezco, online y local, cada persona aporta. Uno de esos descubrimientos son los retos lectores. Cada año aparecen nuevos y otros se consolidan, sin embargo, el único que verdaderamente ha logrado entrar en mi lista de must be done es el Reading Challenge que realiza Goodreads año tras año. Como se podrán imaginar, mi única resolución del año y lo segundo más esperado del 2020, solamente detrás del inicio de los nuevos Roaring Twenties.

El reto lector de Goodreads consiste en establecer una cantidad de libros que uno se propone completar en el año, carece de sugerencias en cuanto a cantidad de libros, géneros literarios o títulos. Introduces el número en la casilla, un clic y queda guardado; claro, se puede cambiar en cualquier momento por si cambias de parecer. Bastante sencillo a mi parecer, más cuando sabes la carga de trabajo que tienes a lo largo del año y cuánto tiempo para leer tienes. Uno hace un aproximado, ¿cuatro libros al mes? En mi caso, sólo en temporadas bajas de trabajo. ¿Uno al mes? Bastante bien para época de exámenes. Un poco de matemáticas y se tendrá un número casi constante de libros. Play safe y no fallarás, diría yo.

Sin darme cuenta en los últimos tres años el play safe se convirtió inconscientemente en mi regla principal para el reto lector. En ahora que lo veo en retrospectiva, más que un reto, yo quería ganar. Me ponía una cifra bastante baja a comparación de los libros que acostumbro leer al año. Al final, terminaba superando el reto lector por un 120%, por un ejemplo, y me “sorprendía” de mi logro. Una estupidez, me merezco un zape en la cabeza. En vez de Reading Challenge, yo diría que era una forma fácil de ganarme una estrellita dorada en la cabeza.

Todo eso cambió por una revelación divina bajo la regadera, surgió una pregunta en mi mente que me hizo reconsiderar todo mi reto lector. ¿Cuántos libros he leído durante los últimos años? Para mi sorpresa, veinticinco… al año. ¡Una locura! No porque sea una cifra grande o pequeña —poco importa, el simple acto de leer ya es una ganancia y un acto de rebeldía— sino por el hecho de que el número se repita año con año. Si ese es la constante, uno más sería un auténtico reto.

He de admitir que un día antes todavía no sabía qué iba a hacer con mi reto lector del año, ¿cuántos libros? Decidí ignorarlo hasta el último momento. El reto lector de Goodreads inicia al filo de la media noche, pero me conecté hasta pasado el mediodía, cuando gran parte de mis amistades habían iniciado sus comentarios respecto al color de la imagen oficial, la cantidad de libros que leerán y cómo conseguirían llegar a sus metas. Yo me quedé frente a la pantalla de mi computadora largos minutos, indecisa en qué iba a introducir a la casilla. Al final, opté por superar mi “constante” por cinco libros.

Así, mi única resolución de 2020 es “leer 30 libros en el año para el Reading Challenge de Goodreads”. Un reto lector de verdad hecho a mi medida, ¡que nervios!

Comunicóloga. A veces hablo de libros y escritura creativa, el resto del tiempo colecciono historias y postales. Se me va el avión, una disculpa.
En todas las redes como Bookish Bruha. Esa h no es muda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *