Abandono Manifiesto

Los Estados Unidos de América (EUA) no pueden entenderse sin su doctrina fundamental expansionista. Su historia se centra en cómo es que el territorio americano se fue poblando y conquistando por los pocos colonos llegados de Inglaterra. Muchísimos eventos famosos de su historia, desde la fiebre del oro en Alaska, hasta el mítico salvaje oeste, giran en torno a la expansión de esta nación norteamericana.

Esto tiene un nombre y es el de “Destino Manifiesto”, mismo que puede definirse como la idea de que EUA tiene el deber de expandirse de costa a costa (y después, a donde pueda). Y ojo aquí, lo interesante está en esa palabra: deber. No era una opción, era una meta infinita, a través de la cual lograr posicionarse como una potencia mundial gracias a sus expansiones reales o de facto por todo el mundo. Cada vez que había un hueco, EUA se expandía. Sin embargo, a inicios de este siglo, ya no han podido hacerlo, generando una inestabilidad interna que resquebraja a la potencia y abre espacios globales para otros jugadores.

El que los EUA estén caminando hacia un cementerio de elefantes, como uno enfermo, no quiere decir que sean los primeros. En este campo de esqueletos está el antiguo Imperio Británico, la Alemania Nazi, la Unión Soviética y la Francia de Napoleón. A través de la historia, los imperios caen y otros surgen para ocupar su lugar. Justo eso fue lo que hizo EUA el siglo pasado al ver herido de muerte a sus predecesores hegemones británicos. Por eso mismo, no es difícil pensar que, tal como se hizo en el siglo XX, alguno de los candidatos a potencia ocupe el sitio directamente.

Pero, ¿qué llevó a la decadencia a EUA? Simplificando el contexto enormemente, creo que fue, irónicamente, su victoria frente a la Unión Soviética con el fin de la Guerra Fría. Durante este periodo de expansión hegemónica del mundo, en donde se peleaban por territorios como si fuera un tablero de Risk, el impulso global de EUA giraba sobre la influencia que tenía por todo sitio. Cayendo el muro de Berlín, esto perdió todo el sentido. Ya no había competencia ni incentivos para expandirse. Sin duda tuvo intentos fracasados, sobre todo en Oriente Medio, pero nunca como en sus viejas glorias coloniales. Todo esto obligando a ver hacia fuera y negando su vista hacia dentro del país. Grave error.

La llegada de Donald Trump a la presidencia estadounidense es justo un reflejo de esto. Durante mucho tiempo, los americanos centraron sus objetivos para América y nada más. El mayor ejemplo de ello fue la casi nula intervención durante la Primera Guerra Mundial. ¿Liga de las Naciones? No, que el mundo se haga bolas. Nosotros solo vemos lo nuestro. Algo que Trump ahora aborda y argumento que lo llevó a la presidencia. Apeló a un nacionalismo, pero dirigiéndolo al interior del país, algo que no se hacía en décadas en EUA. Esto lo aleja del tablero internacional y lo conduce, herido de muerte, hacia el cementerio de paquidermos.

Sabiendo que EUA está encaminado a dejar la silla de hegemón global, ¿quién sigue? Antes de mencionar impulsivamente a China, que sí, hay que tener en cuenta a los otros dos posibles candidatos: la Federación Rusa y Europa; con modelos y propuestas globales completamente distintas entre sí.

China va en primer lugar y es algo fácil de entender tras crecer a la sombra durante décadas, teniendo un territorio enorme y un potencial gigante. Sin embargo, lo que hacia afuera se aparenta como un elefante rojo y fornido, por dentro tiene sus problemas. La Unión Soviética es ejemplo de que el “comunismo” no es un modelo para un país hegemón. En un contexto de guerra fría sí, pero en un mundo global, no. Esto China lo sabe bien, por lo que no buscará controlar a través de la ideología, sino de la economía.

Caso distinto es el de Rusia, que sí que busca seguir lentamente los pasos soviéticos, pero con un modelo capitalista salvaje y corporativista a la vez. Sin duda, es un elefante muchísimo más débil, que vive a base de sus viejas glorias y peleas de antaño con los EUA. Rusia podrá ser líder regional, pero es demasiado débil hacia su interior como para capitanear el mundo, dando el ejemplo y siendo el modelo a seguir.

Sin embargo, detrás, lenta pero segura, viene Europa. El área de mejora es gigante, pero el modelo europeo es exitoso y ha funcionado. Empezando por evitar las históricas guerras y pasando por el enorme impulso y mejora de calidad de vida de países de Europa Oriental tras su incorporación al club; la Unión Europea ha logrado formar un mecanismo de control e igualdad entre, justamente, un enorme conjunto de diferencias. Si bien el BREXIT ha sido un golpe muy duro, la Unión es fuerte y se mantiene como ejemplo mundial. Algo que las Organización de Naciones Unidas no ha logrado en muchos más años de existencia. El liderazgo de Alemania y Francia es un reflejo del aprendizaje de muchos años, en donde la forma de mantener la hegemonía funciona a través de un apoyo social, económico y cultural; completamente distinto a lo que los chinos y los rusos podrían proponer. Ojalá esta Europa lograra ocupar ese espacio hegemón que libera EUA. Ojalá.

Autor: Victor Gillam

Desafortunadamente, lo que yo quisiera no es lo que yo creo que sucederá. China, con todos sus problemas, ocupará el espacio que USA está dejando. Hoy más que nunca, al salir a flote todos los problemas económicos y raciales que han tratado de esconder cual polvo debajo de la alfombra durante años. Antes de seguir liderando al mundo, deben poner orden en casa y eso es algo no del todo malo.

Es bueno para los estadounidenses, esperando que se compensen deudas históricas son sus grupos desfavorables. Mal para el resto del mundo. Si bien el intervencionismo estadunidense y su rol como líder mundial deja muchísimo que desear, siempre se puede estar peor. El potencial juego de China o Rusia en ese papel no es uno que nos lleve a una mejora como sociedad global, sino lo contrario. Y pensar en la ausencia de hegemonía es una ilusión muy inocente. Los vacíos de poder se llenan siempre.

Desde la historia más antigua, siempre ha habido sociedades que mandan sobre otras, ya sea de forma económica, cultural o militar. Y así será siempre, ya que es algo natural a la sociedad humana. ¿Estamos frente a un cambio de hegemonía y de paradigma? Sin duda. Esta década está empezando fuerte y marcando distancia, no solo con la anterior, sino con el siglo pasado en su totalidad. La historia se mueve frente a nuestros ojos.

Extra:

La muerte de personas pertenecientes a grupos vulnerables siempre ha sido catalizadora de movimientos sociales, mismos que, al final, logran algún tipo de reivindicación. La liga siempre se ha estirado, cediéndose, normalmente, hacia los desfavorecidos. No estoy seguro qué tanto aguantará la liga de la sociedad estadounidense antes de que reviente. Y cuando revienta una liga, siempre impacta a uno de los dos que la estira. Ojalá sea en dirección a la Casa Blanca.

 

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Desde muy joven he sido un apasionado de la política nacional y global, por lo que me empeñé en estudiarla a través de la carrera de Ciencia Política en el ITAM. Me encanta viajar y conocer nuevos sitios y culturas.

Soy yucateco de corazón. También soy gamer, y ávido seguidor de franquicias cinematográficas de superhéroes y ciencia ficción. Amo a los animales, apoyo la libertad del individuo y soy excesivamente una persona positiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *