Oye, AMLO

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha reiterado su simpatía por su homólogo mexicano Andrés Manuel López Obrador en varias ocasiones. De acuerdo con varios trabajadores cercanos a Trump, él hace referencia a Obrador como “Juan Trump” por las políticas de migración que implementa en la frontera sur que son parecidas a las suyas. Una de las críticas más fuertes es que en más de dos ocasiones la Guardia Nacional, creada para resguardar la seguridad al interior del país, fue la que reprimió a los migrantes centroamericanos en nuestra frontera sur.

            No hablamos de una contención para salvaguardar el territorio mexicano, sino una represión agresiva en la cual se usaron gases lacrimógenos y piedras por parte de los exmilitares. En esta caravana de 3000 personas, que en su mayoría vienen de Honduras por la gran ola de violencia, se encontraban familias enteras que fueron atacadas con violencia desproporcionada. Comparada con otras caravanas migrantes esta es la que menos oportunidad tiene de llegar a los Estados Unidos ya que el “muro” de Trump se ha logrado establecer en el sur de la frontera mexicana. México ha actuado como primera defensa contra los migrantes. Hay que recordar que el presidente de México había sido especialmente crítico ante el trato que daban los gobiernos anteriores a los migrantes centroamericanos prometiendo que llegando al poder la política migratoria cambiaría.

En las primeras semanas de su gobierno AMLO prometió dar visas de trabajo y visas provisionales. En enero de 2019 se entregaron cerca de 13 mil tarjetas de residente por motivos humanitarios. Pero después de unos meses, gracias a las presiones de Estados Unidos, el presidente decidió dar un giro de 180° a su política militar para no permitir el acceso de los migrantes al territorio nacional.

Si algunos de los migrantes logra acceder al territorio mexicano, el camino hacia Estados Unidos, o inclusive quedarse como residentes mexicanos se convierte en una pesadilla. El Instituto Nacional de Migración se ha dedicado a detener y regresar a los migrantes ilegales, para ello existen 2 centros migratorios principales que funcionan como cárceles: La Mosca y El Siglo XXI (inaugurado en 2019). Otro peligro sería que el crimen organizado los capture para hacer todo tipo de trabajos que pongan en riesgo su vida.

El gobierno mexicano no es el responsable de la falla de Estado de derecho en Centroamérica, pero sí tiene una responsabilidad en el trato inhumano que se les ha dado a las personas migrantes. En su libro Oye,Trump Andrés Manuel habla sobre el cambio de política exterior que se iba a dar a los migrantes centroamericanos una vez que él llegara al poder. Que sería todo lo contrario al que está poniendo en práctica hoy en día. Además de la postura del gobierno mexicano en reducir el tráfico migrante en un 70%, la población de México parece estar de acuerdo en que no se le brinde ayuda a los migrantes. Los comentarios xenofobos se hacen presentes en todas las redes sociales, incluidos algunos miembros del gabinete de AMLO.

Nuestro presidente debe cambiar las acciones del Estado para que estén de acuerdo con sus convicciones. Siendo así un referente de cómo tratar a los migrantes y dejar de lado las acciones que lo equiparan con su homólogo de Estados Unidos.

Soy estudiante de Relaciones Internacionales en la Ciudad de México. Me gusta escribir acerca de política nacional, deportes y temas de igualdad de género.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *