Nuestra invisibilización en el mundo geek

Como en muchos otros aspectos de la vida, a las mujeres se nos invisibiliza constantemente. El medio geek no es la excepción.

Antes que nada, quiero aclarar que utilizo el término geekpara referirme particularmente a lo que tenga que ver con ciencia ficción, fantasía y demás, y no yéndome por el lado tecnológico ni por el de los estudios (que para mí eso es nerd, palabra que igual se utiliza como yo emplearé geek en las siguientes líneas). Soy plenamente consciente de que se ha usado la expresión de forma peyorativa por muchos años, e incluso hasta la fecha -al igual que nerd-, pero aquí la empleo no solo para reapropiarme de la palabra, sino también para englobar todo lo que podría tacharse de “raro” por no ser parte de lo mainstream.

Llevo la mayor parte de mi vida metida en cuestiones geeks, tanto por libros como por series y películas. Con los años solo me he involucrado más y más en el medio, lo que logró que conforme fui creciendo me diera cuenta de que hay muchísimos problemas en éste. Uno de ellos, del que no sé con precisión cuándo me percaté, pero calculo que entre los 13 y 15 años, tiene que ver con el hecho de ser mujer y que te gusten o interesen las cosas geeks.

En el medio geek pasa casi lo mismo que en otras esferas de la vida: está dominado por hombres, a tal grado que parece que es exclusivo de ellos y nosotras ni al caso. Podemos notar esto fácilmente con los cómics y películas de superhéroes, ya que todos los esfuerzos, sean de mercancía o publicidad, van dirigidos hacia hombres, y si les agrada igual a las mujeres pues qué bien, pero no eran parte del target original. Niños, jóvenes y adultos aspiran a ser como un determinado superhéroe, e incluso las mujeres quieren ser como él porque se vende como un modelo a seguir “deseable”. Ahora, cuando se da el caso de que el cómic o la película tiene a una superheroína como protagonista, entonces el público al que se dirige es una audiencia femenina, ya no masculina; quienes aspiran a ser como la protagonista son mujeres, y no hombres (salvo alguna excepción), contrario a como pasa cuando es un superhéroe.

¿A dónde quería llegar con ese ejemplo? A ilustrar con algo sencillo cómo el contenido geek siempre parece estar dirigido exclusivamente a hombres, como si a nosotras no pudiese interesarnos igualmente. En incontables ocasiones he intentado conseguir ropa de algo geek, y en la “ropa de mujeres” y no hay nada, pero si cruzo al pasillo “de hombres siempre hay al menos una prenda, aunque no sea de algo que me guste y quieracomprar, está ahí.

Es frustrante darse cuenta de ese tipo de detalles porque son cosas muy sutiles e incluso podrían parecer no tener importancia, pero dicen mucho. Obviando el hecho de que la ropa en sí no tiene género, las tiendas departamentales hacen esa distinción, y en esa distinción se nota a quién dirigen qué productos y cómo en el área de hombres sí tienen ropa geek, pero en el área de mujeres, no, y en el milagroso caso de que sí, hay muy poca variedad. ((Foto camisas))

Ahora, otro aspecto es el de pertenecer en sí al medio geek. A nosotras, por ser mujeres, se nos cuestiona qué tanto sabemos de algo que nos guste, porque si no puedes nombrar el minuto exacto en el que Luke entra en la celda de Leia a rescatarla en A New Hope, entonces no eres tan fan de Star Wars. Parece que tienes que aprobar un examen respondiendo correctamente una serie de preguntas relacionadas con un fandom al que dices pertenecer y forzosamente necesitas saber absolutamente todo lo que gira en torno al mismo; este tipo de interrogatorios son siempre dirigidos a nosotras y por parte de los hombres, quienes evidentemente sienten que son dueños de ese contenido mediático, que fue creado para ellos y solo a ellos les puede gustar. Si un hombre dice que le gusta El Señor de los Anillos, pues todo bien, nadie le cuestiona qué tanto sabe, si se refiere solo a las películas, a los libros o a qué; pero si lo dice una mujer, empiezan las preguntas y tienes que haber leído todo lo que escribió Tolkien sobre Tierra Media, haber visto las versiones extendidas de todas las películas, saber el árbol genealógico de Elrond, etc.

Si bien no puedo hablar desde mi experiencia, sé perfectamente que pasa también con la parte de los videojuegos, porque si a una mujer le gustan los videojuegos es siempre porque “quiere llamar la atención de los hombres”, porque, de nuevo, todo gira alrededor de ellos y siempre todo lo que hacemos es por complacerlos. Es inconcebible que pueda gustarnos algo y que no sea con tal de obtener la atención de un hombre.

Una última cosa que creo importante en lo que respecta a ser una mujer geek: si de por sí es visto como “raro” que a alguien le guste ese tipo de cosas, es aún “más raro” que a una mujer le guste porque… ¿sí? Precisamente por ser un espacio en el que se ha visibilizado más la presencia de los hombres. Encuentro ciertas similitudes con el deporte, por ejemplo, porque se tiene muy marcada la concepción de que solo a los hombres les gusta el deporte, aunque haya ligas y equipos de mujeres, nunca se les pone el foco encima y por lo tanto es como si no estuvieran. Con el medio geek es parecido, y recuerdocómo en algún punto de The Big Bang Theory se mencionó o dio a entender que las mujeres geeks eran una cosa mítica, porque claro que no existe ni la posibilidad de que pueda interesarnos la fantasía, ciencia ficción, los cómics, videojuegos, juegos de rol; solo a los hombres les gusta eso.

Sé que quizá no es algo que suela discutirse ni hablarse, al menos no fuera de espacios geeks, pero para mí demuestra cómo sin importar de qué aspecto de nuestras vidas hablemos, seguimos siendo opacadas por la presencia de los hombres y se nos sigue invisibilizando en todas las áreas. Se nos cuestiona por qué nos interesa y cómo es que nos interesa, se nos interroga con tal de que “probemos” que merecemos un lugar ahí y no estamos fingiendo interés, que realmente lo ganamos, porque si no es así, entonces no basta con que digamos que somos fans o que nos guste un libro o serie, ya que para que se valide nuestro gusto primero se nos tiene que interrogar y tenemos que contestar correctamente.

Estudio Comunicación Social y prefiero escribir antes que hablar. Considero que es muy importante realmente escuchar a las demás personas para así aprender de ellas.

Me gustan los libros de fantasía y las series de ciencia ficción de los 60’s. La mayoría de mis series favoritas están subestimadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *