No todo está paralizado

Con la pandemia que estamos viviendo en estos momentos, la mayoría de los eventos deportivos han quedado cancelados. Desde las ligas de femenil y varonil de todos los deportes  en todo el mundo hasta el atraso de 1 año de la Eurocopa y los juegos Olímpicos de Tokio. El mundo deportivo se encuentra paralizado en todos lo ámbitos excepto en uno, el de las transferencias y nuevas contrataciones para sus equipos. Especialmente en la liga  que se genera más dinero, la National Football League (NFL).

Para tener una idea de cuanto genera la liga más vista en el mundo si combinamos los ingresos de las 5 ligas más importantes de fútbol harían la mitad de los ingresos de la NFL. Se calcula que la NFL produce 13 billones de dólares al año y mucho de ese dinero se da gracias a las expectativas que se genera cuando está la offseason. Después de un emocionante Super Bowl,  donde los Chiefs se proclamaron campeones en el último cuarto, la NFL entró en el periodo de offseason que le servirá a los equipos para armar la estrategia del siguiente año. El 18 de marzo empezaron oficialmente los movimientos de los jugadores que no pudieron conseguir un contrato con su equipo anterior o quienes quieren un mejor trato.

En esta liga se dan muchos cambios debido a que los equipos cuentan con un tope salarial de 188.2 millones de dólares. Es decir que con cada contrato grande se debe de pensar que otros jugadores tendrán que ser liberados en la agencia libre.  En este año se dieron muchos cambios imprevistos y varios contratos llamativos. El primero que estremeció a todo el mundo deportivo fue el cambio de Tom Brady a los Bucs de Tampa Bay marcando el final de una era. En el trayecto del QB ,que entra en la discusión para ser el mejor jugador de todos los tiempos, obtuvo 6 anillos de Super Bowl e infinidad de récords tanto personales como de equipo. No se espera que pueda conseguir mucho con el equipo de Tampa Bay pues se encuentra en una división sumamente complicada y a sus 43 años el nivel de the G.O.A.T. ya no es el mismo.

Otro de los cambios más ilógicos fue el que se dio entre Arizona y Houston, pues pusieron a sus dos jugadores ofensivos en la balanza para realizar un cambio. Arizona recibió al WR , DeAndre Hopkins,  más una selección de cuarta ronda a cambio de su RB, David Johnson, y una selección de segunda ronda. Desde mi perspectiva Arizona salió con la mejor parte del trato pues consiguieron al mejor WR de la liga y cedió a un buen corredor pero con problemas de lesiones en los últimos años.

Se calcula que cada día se dan más de 30 transacciones entre los equipos de la NFL hasta hasta la semana 8 de los partidos. La última forma de mejorar a tu equipo son con las selecciones del Draft que tienes cada año. Con estas selecciones puede elegir entre todos los jugadores de colegial que aspiran a ser las nuevas estrellas en la gran liga. Este año hay mucho talento en puerta y todos quieren saber a quién van a escoger su equipo. El jugador que se calcula que debe ser la primera selección del Draft es Joe Burrow QB de LSU. Se calcula que Burrow es la próxima superestrella del deporte y su equipo serán los Cincinnati Bengals. Pero a partir de ahí todo puede pasar, pues se pueden dar cambios de jugadores por selecciones o selecciones por selecciones en una emocionante dinámica de todos los equipos.  Otro jugador que puede tener un gran impacto es Chase Young de Ohio State pues se cree que posee un talento nunca antes visto, siendo así el mejor de su clase. Dentro de un mundo paralizado es entretenido seguir las transacciones y rumores de quienes serán los siguientes jugadores en saltar al estrellato y llevar a su equipo a los campeonatos.

Soy estudiante de Relaciones Internacionales en la Ciudad de México. Me gusta escribir acerca de política nacional, deportes y temas de igualdad de género.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *