No Convence

No me refiero a los Cowboys que perdieron en el primer partido de la temporada contra el eterno Tom Brady, quién pinta para llegar a otro Super Bowl esta temporada. Tampoco me refiero a la Selección Mexicana Varonil de Fútbol que lleva más de 4 meses sin convencer en el funcionamiento táctico y que apenas obtiene resultados favorables. Me refiero a la nueva estatua que estará a manos del escultor Pedro Reyes, la cual sustituirá el antiguo monumento dedicado a Cristóbal Colón. La escultura que se pondrá sobre Paseo de la Reforma, una de las avenidas más importantes de la Ciudad de México en cuanto a su aportación financiera y cultural, será una nueva versión de una cabeza olmeca inspirada en una mujer para rendir homenaje a la cultura madre, una de las más antiguas en todo Mesoamérica. Esta escultura se espera que tenga una ceremonía de inauguración el día 21 de febrero de 2022.

La cabeza olmeca que se busca poner en esta gran avenida tiene algo diferente a las que se han encontrado en Tres Zapotes, San Lorenzo, La Venta y en el Rancho La Cobata, ya que las cabezas colosales que se encontraron en esos sitios, fueron interpretadas con rasgos masculinos. El reto que se propuso el escultor fue el de crear una cabeza con rasgos femeninos. La escultura llegará a tener un peso de más de 150 toneladas y 9 metros de altura.

Hasta el momento, el reemplazo de la escultura dedicada a Cristóbal Colón no tuvo mucha oposición, pues en las últimas décadas este personaje histórico ha sido criticado en diferentes países de todo el continente Americano por sus actos genocidas que tuvo en su paso por las diferentes islas del continente. Las críticas son más a los modos de realización de la nueva escultura y su diseño estético, los cuáles no han convencido a la gran mayoría de la población.

Una de las primeras críticas que recibió el proyecto fue el nombre de la estatua: Tlali que significa “tierra” en náhuatl. Aquí es donde nos encontramos con la primera discrepancia histórica, ya que la cultura olmeca no tenía ese idioma como base. Los idiomas que la cultura olmeca hablaban, de acuerdo a diferentes estudios antropológicos, son 3: el mixe, el zoque y el protomaya huasteca.

La siguiente crítica que recibió por parte de la antropóloga, Sheba Camacho, fue que, al momento de realizar estatuas de personajes masculinos, se les caracteriza individualmente y con sus logros. Sin embargo, cuando es momento de rendir homenaje a una mujer se opta por hacerlo de manera abstracta, en este caso como “la mujer olmeca”.

Además la escritora y activista de la cultura mixe, Yasnaya Aguilar, ha cuestionado la decisión de poner al frente a una persona que no pertenece a la cultura para un proyecto sumamente importante. También recibió críticas del escritor Federico Navarrete ya que considera que la escultura carece de diversidad y distinción de las diferentes culturas prehispánicas de nuestro país.

También se ha llegado a criticar el diseño, ya que no representa los rasgos de las mujeres de esa cultura o las culturas que derivaron de ella. Se dice que hay ciertos rasgos que no pertenecen a nuestro espacio geográfico y por ello debería de realizarse otros modelos de la estatua. Tal han sido las críticas al modelo preliminar de la nueva escultura que la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, ha salido a decir que no se sabe si es el modelo final que tendrá la estatua. La mandataria también anunció que este proyecto es un “reconocimiento a las mujeres indígenas del país”. Ante estas declaraciones, Yasnaya Aguilar ha corregido la voz de la mandataria precisando que los Olmecas no pertenecen a la categoría lingüística de indígenas, ya que ellos son mucho más antigüos que ese concepto, por lo tanto se debe de respetar su identidad.

Finalmente, se ha interrogado al escultor Reyes por la decisión de estilizar las cabezas colosales de la Cultura Olmeca. Ante esto el escultor se defendió diciendo que hubo una encuesta en la que más de 5,000 mujeres participaron dando su apoyo. Tal encuesta no ha sido sacada a la luz pública y ,por lo tanto, se cree que puedan ser datos sin una total transparencia.

La noticia no tiene más de 1 semana y las críticas han sido duras hacia la mandataria de la Ciudad de México y el escultor encargado de la obra. Se necesitan hacer muchas modificaciones antes de desplegar una nueva estatua en la gran avenida. Pero más que la memoria de las estatuas, se necesita tener una visión empática con las comunidades indígenas por parte de los distintos niveles de gobierno y la sociedad para rendir un homenaje y respeto en vida.

Soy estudiante de Relaciones Internacionales en la Ciudad de México. Me gusta escribir acerca de política nacional, deportes y temas de igualdad de género.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *