Mac Miller: Gone Too Soon!

Hoy, 7 de septiembre de 2019, se cumple un año del fallecimiento de Mac Miller. Escuché que se fue a un lugar donde el tiempo no termina; donde no necesitas dinero y solo tienes tiempo para gastar. Se fue, y con él, se llevó un cachito de nuestro corazón.

Malcolm James McCormick, mejor conocido como Mac Miller, fue un rapero estadounidense que surgió de la escena independiente de Pittsburgh, Pensilvania (y escribir “fue” se sigue sintiendo de la chingada).

Mac fue un artista que aprendió a tocar varios instrumentos desde que era solo un niño y pocos años después, comenzó a rapear. Terminó la preparatoria con poco interés y mucha ayuda, ya que toda su atención estaba enfocada en la música. Él sabía muy bien que ese sería su futuro, así que comenzó su carrera como artista independiente. Sabía también que la radio estaba llena de contenido mainstream, y que sería muy difícil trascender en ese medio sin una disquera que se lo costeara, por lo que decidió enfocarse en conectar con la audiencia por medio de redes sociales, estar constantemente en tour y escribir canciones con las que fuera sencillo relacionarse… además de transmitir, de manera natural, esa buena vibra que tanto lo caracterizaba.

La discografía de Mac tiene varias mixtapes (incluso algunas de sobra, diría yo) y cinco álbumes de estudio, de los cuales considero que tres son realmente buenos (Watching Movies With The Sound Off, The Divine Feminine y Swimming).

Mac inició dentro del subgénero frat-rap, con canciones que hablaban de drogas, alcohol y fiestas; con beats rápidos y un flow que iba a la par. Eran canciones interesantes y divertidas, aunque sin mucha propuesta y difíciles de escuchar por un tiempo prolongado. Pero poco a poco, Mac fue evolucionando su estilo y mostrando cada vez más madurez, tanto en sus letras, como en sus elecciones instrumentales. Con cada nuevo álbum que sacaba, conocíamos una nueva etapa de Mac Miller en la que nos mostraba una parte más íntima de su vida y una evolución en su forma de ver las cosas.

Lamentablemente con Mac no podemos hablar sobre un álbum que haya definido por completo su carrera. Tal vez lo más cercano que tengamos a eso sea Swimming, que sin duda fue su mejor trabajo, pero la realidad es que no logró hacer un álbum que fuera completamente sólido. Eso sí, Swimming fue el álbum en el que Mac nos muestra su lado más personal; nos expone lo que siente y la etapa difícil por la que pasaba en esos momentos, y a la vez nos compartía el aprendizaje que iba adquiriendo en el camino y aportaba a su crecimiento.

Creo que dentro de Swimming, las canciones más personales que podemos encontrar (y que al día de hoy ponen la piel chinita) son: Come Back To Earth, Dunno, Wings y 2009. (Escuchas esta versión en vivo de Dunno después de que te mandan a volar y olvídate…)

En estas canciones Mac nos habla sobre los días difíciles después de su ruptura con Ariana Grande y cómo se hundió (aún más) en las drogas y el alcohol. Mac aprendía a no reprimir, sino sentir y posteriormente convivir con el dolor que sentía, para después hacerlo a un lado y dejar venir cosas nuevas. Por lo menos ese es el mensaje que transmitía.

Un mes y cuatro días después del lanzamiento de Swimming, con un tour nacional casi listo por comenzar, Mac Miller fue encontrado sin vida en su recamara. (Todo se derrumbó dentro de mí). La causa de muerte fue una sobredosis ocasionada por mezclar alcohol, cocaína y fentanyl. Tal cual como cantaba en este cover que le hizo a Bright Eyes “We might die from medication but we sure killed all the pain”, se hizo realidad. *inserte meme de gatito llorando en su cama*

Hay quienes especulan que dicha sobredosis fue provocada intencionalmente, pero la verdad, es algo que nunca sabremos. Mac había demostrado en varias ocasiones no ver el suicidio como una opción para escapar de tus problemas; tal cual escribió en Objects In The Mirror: “Don’t even say you’re ‘bout to end it all, your life’s precious, ain’t a need to go and kill yourself”, pero al final la depresión y el uso de drogas nos pueden llevar a tomar decisiones que jamás creímos tomar.

Su muerte fue una muy sonada en el mundo de la música y el espectáculo y causó un gran impacto en la audiencia. En redes sociales, hasta la fecha muchos siguen lamentado su muerte y rindiendo honor al artista. Creo que es importante mencionar que esto no es una exageración. Hay muertes de celebridades que socialmente pesan más que otras. Esto puede ser por varios factores como la popularidad del artista, su edad, la causa de muerte, el mensaje que transmitía en su trabajo y la vibra que transmitía personalmente; siendo ésta última, una que podíamos observar mediante entrevistas, documentales y redes sociales.

Creo que la muerte de Mac fue algo así como la de David Bowie (en diferentes dimensiones, claramente), y antes de que me linchen, déjenme explicar porqué: tanto Mac, como Bowie, fueron artistas que aún teniendo etapas muy oscuras en sus vidas, solían transmitir un mensaje positivo y tenían cierta luz en su persona que los caracterizaba muchísimo; una vibra ligera que te ponía de buenas cuando los escuchabas hablar o cantar. Eran personas que sonreían hasta cuando las cosas iban de la chingada y así mismo, ese mensaje impregnaban en su trabajo.

Otro factor importante es que Mac fue un artista que vimos crecer y madurar en un lapso de diez años aproximadamente, y su audiencia solía tener una edad muy cercana a la suya (murió a los 26 años). Creo que es muy duro observar cómo una persona joven, con tanto potencial y que esparcía una vibra tan positiva, fallezca de una manera tan lamentable.

Hoy, en el primer aniversario de que Mac dejó nuestro planeta, no es necesario pedirle que vuelva a la Tierra; lo que hoy es necesario es recordar y difundir el mensaje que siempre intentó transmitir: sin importar lo difícil de las situaciones, intentar siempre sonreír ante ellas. Habrán cosas que tal vez no podamos cambiar, pero siempre podremos escoger con qué actitud enfrentarlas.

Por último, les deseo que hoy y siempre sean tan felices como Mac bailando Bittersweet Symphony sin derramar su drink.

GONE TOO SOON!

 

View this post on Instagram

 

A post shared by machead (@delusionalcamrellim) on

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Vivo en Mérida y estudio Derecho.

Le voy al Liverpool, amo la música y la cerveza. Me caigo muy bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *