Gracias por la música

Ya tenemos casi medio año de estar en cuarentena, y ahora que lo escribo, pienso que se lee más terrible de lo que se dice.  A veces escribir tiene ese efecto, las palabras caen con una gravedad o con un peso que normalmente al hablarlas adquieren cierta ligereza. Para este artículo, llevaba tiempo pensando exactamente sobre qué quería escribir. Siempre tengo esos bloqueos en cuanto al tema sobre el que me gustaría escribir. Sobre todo en la cuarentena, escribir artículos para el YucaPost ha significado parte de un proceso muy importante para mi autocuidado y que me ha permitido seguir  conectado con el mundo, con ustedes y todos sus sentires y pensares; pero también ha implicado reconocer que a veces no me he sentido a gusto para sentarme a escribir quincenalmente. A veces, cuando mis pensamientos se encuentran más desorganizados de lo usual o me encuentro más ansioso que en otros días, opto por escuchar música y el flujo de ideas comienza a llegar.

En estos meses de confinamiento, he atravesado por un problema: me ha costado disfrutar de acciones que suelen hacerme sentir bien. He tenido dificultad por leer. De hecho, sólo he podido leer un libro en todo lo que llevo de cuarentena, lo poco de lo que he leído han sido artículos digitales y poesía. Normalmente, ponerme a ordenar mi cuarto, ordenar los libros de mi librero, reordenar los muebles suelen ser actividades que disfrutaba hacer antes de la pandemia, ahora me he vuelto más desorganizado y flojo. Sé que esto no es definitivo y que volveré a disfrutar todo lo que siempre me ha permitido hallar consuelo.

A pesar de todo este desajuste, algo cambió al empezar la cuarentena. He escuchado mucha más música de lo que solía escuchar, esto me ha permitido explorar mis emociones más detenidamente, reconocer que es aquello que estoy sintiendo en este preciso momento y ponerle nombre. Ha sido muy importante para mí realizar esa labor de autocuidado y también como acto para mantener mis vínculos afectivos con otres. Traficar música apapachadora, recomendar artistas o rolitas y armar playlists para otras personas nos permite estar en contacto con los sentimientos y las emociones de elles. Es un acto en el que se procura a otras personas al ser una manera de mantener los canales de comunicación abiertos.

A través de la música acompañamos procesos de sanación, emprendemos viajes que nos ponen en contacto con nuestros recuerdos o con el dolor ocasionado en alguna relación que tuvimos, añoramos la melancolía de los grandes momentos que vivimos en el pasado, reflexionamos sobre todo aquello que se dialoga en nuestra mente. En este extraño momento que estamos viviendo, también me ha servido para realizar mi propio proceso de catarsis. Es acompañado de la música nueva de Lianne La Havas, con el álbum de Fiona Apple luego de ocho años de ausencia o con la tan esperada “Chromatica” de Lady Gaga que he podido bailar y desentonar la voz todo lo que necesitaba para poder llorar y salir adelante cuando pienso que no puedo más con toda esta angustia y desesperanza que me visita de vez en cuando en las noches. Es entonces que agradezco la música que me mantiene un poco más vivo, sobre todo la música que proviene de personas que me la recomiendan con mucho cariño. Tal vez ABBA lo diga mejor que yo:

<<So I say

Thank you for the music, the songs I’m singing

Thanks for all the joy they’re bringing

Who can live without it? I ask in all honesty

What would life be?

Without a song or a dance, what are we?

So I say thank you for the music

For giving it to me>>

“Thank you for the music”, ABBA (1997).

Aquí les dejo una lista de seis álbumes que me han permitido tener una distancia de rescate con quienes me han apapachado y salvado compartiéndome su música de cuarentena. Espero que les puedan dar una oportunidad para escucharlas y si quisieran compartirme sus pensamientos o sentimientos, recuerden que estamos a un mail de distancia.

  • “grae” de Moses Somney
  • “Lianne La Havas” (álbum homónimo)
  • “Circles” de Mac Miller
  • “Lo Sagrado” de Silvana Estrada
  • “Punisher” de Phoebe Bridgers
  • Kumantukxuxpë (álbum homónimo)

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Psicólogo. Interés por la educación y consejería de la sexualidad, estudios queer y literatura latinoamericana.

Amo las películas de Yorgos Lanthimos, el jazz, la trova y leer artículos del New Yorker.

Mi libro favorito es “Los recuerdos del porvenir” de Elena Garro.

Convencido de que “lo personal es político”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *