Misoginia en la 4t

Henry David Thoreau fue un ensayista norteamericano del siglo XIX, alguien que al principio no nos parece tan reconocido; sin embargo, si encontramos cuáles fueron los impactos de sus ensayos y poemas en nuestro mundo contemporáneo, entenderíamos la trascendencia de sus palabras. Su ensayo La desobediencia civil habla de cómo conseguir un Estado más justo a través de una revolución pacífica que logre el cambio, contrario al orden establecido jurídico escrito por Hans Kelsen. Líderes de movimientos sociales como Rosa Parks, Martin Luther King, Nelson Mandela y Mahatma Gandhi pusieron en práctica la teoría de Thoreau para lograr hacer un cambio social importante en sus países. Para este autor, el gobierno es el principal actor de corrupción e injusticia. Es por ello que no debemos dejar pasar ninguno de estos dos comportamientos. Nos anima a levantar la voz sin pasar al límite de recurrir a la violencia.

El pasado 25 de noviembre se llevó a cabo una manifestación en contra de la violencia de género y los feminicidios en el país, al conmemorarse el Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer. Entre las cifras más alarmantes, en 2018 hubo en México 9 feminicidios al día y, de acuerdo con ONU Mujeres, se calcula que este número ha ido en aumento en el último año.

En dicha manifestación, se congregaron más de 3,000 personas, en su mayoría mujeres, para exigirle al gobierno federal y local medidas eficientes para erradicar cualquier tipo de violencia existente en contra de los géneros no masculinos. Una vez en el Zócalo, se expresaron las demandas de los colectivos feministas. Algunas de estas demandas son: derecho al aborto seguro y gratuito, terminar con la violencia sistemática hacia el género, un llamado a la sociedad que está acostumbrada a estos índices de violencia y recuperar los espacios públicos para que cualquier persona se sienta segura en los lugares que visita. Si bien hubo algunos destrozos durante la marcha, es pertinente recordar que este es un tema que nos está costando vidas, mientras el gobierno decide enfocarse en otro otros aspectos. Los monumentos que han sido pintados en ninguna forma pueden equipararse a la vida de un ser humano. Sin embargo, algunas autoridades como el caso de nuestro canciller, Marcelo Ebrard, y de nuestra ombudsma, Rosario Piedra Ibarra, piensan lo contrario al poner el foco de atención en desacreditar el movimiento por ser disruptivo contra monumentos.

En el caso del canciller, Marcelo Ebrard, este escribió un tuit la mañana del martes 26 de noviembre (el cual borró al día siguiente) en donde hablaba del trabajo maravilloso que había hecho el gobierno de la Ciudad de México al limpiar todas las expresiones gráficas puestas en el Hemiciclo a Juárez; culminando con la frase “lo que el viento a Juárez”. Este dicho popular hace referencia a que no pasó nada la noche anterior, ya que todo se ha lavado, incluso la memoria de las autoridades para seguir operando del mismo modo. Como ejemplo de derecho internacional público, México firmó e hizo vinculante la agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas. En dicha agenda, uno de los puntos principales (objetivo #5) es lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y las niñas. Con mensajes como estos por parte de nuestro canciller, solo nos hace pensar: ¿qué tan en serio tomamos la agenda de los objetivos del desarrollo sostenible?

Por parte de nuestra ombudsman, Rosario Piedra Ibarra, su opinión dada en W Radio fue que “aunque los derechos humanos hayan sido violados, las personas que participan en las protestas no deben actuar de manera violenta”. En sus palabras ilustra claramente dónde está el foco de atención de la titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y no está en lo que su puesto establece como facultad. Incluso, fue más allá al comparar a las participantes de la marcha con violadores, asesinos y torturadores por la forma de comportamiento. Después de sus desafortunados comentarios, agregó que ya hay pláticas previstas con las representantes activistas para trabajar en conjunto una agenda que atienda y acompañe sus demandas.  

Dentro de los puntos que se han logrado por parte del gobierno local de la Ciudad de México, uno fue desplegar a 2,500 mujeres policías como operativo de seguridad para mantener la paz durante la manifestación. Una de las medidas que ha tomado la Ciudad de México fue que el 21 de noviembre decretó la alerta de género para hacer visible el problema de violencia de género en la ciudad. De igual manera, el pasado domingo 24 de noviembre, se presentaron las nuevas unidades especializadas de atención de género. Este cuerpo especializado está integrado por tres psicólogas, cuatro abogadas y nueve mujeres policías, las cuales están vinculadas a la Unidad de Asuntos Internos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana. Este cuerpo se especializa en atender los abusos de poder y violaciones a derechos humanos por parte de los policías en temas de géneros.

Parece ser que el gobierno está tomando algunas medidas positivas para erradicar la violencia de género. Sin embargo, no ha sido con la urgencia necesaria y, a veces, con modelos atropellados. Para un gobierno que se hace llamar la Legislatura de la Paridad de Género, hace falta llevar esa paridad de género a otras esferas del poder; pero, sobre todo, a la población. Debe haber una fuerte crítica a la CNDH, ya que no está haciendo su trabajo de ser la autoridad autónoma que se dedique a vigilar al gobierno y sí se ha dedicado a atacar a estos movimientos sociales e incluso descalificarlos. Si queremos avanzar para dejar nuestro 80vo lugar como mejor país para vivir siendo una mujer (de acuerdo a la revista Forbes), necesitamos trabajar conjuntamente como sociedad y tener un estado de derecho efectivo que nos ayude a mejorar esta situación.

Soy estudiante de Relaciones Internacionales en la Ciudad de México. Me gusta escribir acerca de política nacional, deportes y temas de igualdad de género.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *