Lo que desató la-que-no-debe-ser-nombrada

Empecé a redactar esto una noche que estaba muy enojada, hace ya más de dos semanas. Une amigue me mandó unos audios de un proyecto al que le habían invitado de mujeres escritoras; se había topado en redes algo sobre las organizadoras y la página siendo trans-excluyentes, así que preguntó al respecto para aclarar sus dudas. Para no hacer más larga esta parte, la contestación de una de las organizadoras mostraba indicios de que sí, efectivamente eran trans-excluyentes, solo que sin decirlo. Mi amigue decidió retirar sus escritos del proyecto.

Ahí quedó esa parte, ambes enojades tras escuchar los audios y sabiendo que el pedir que no incluyeran sus textos, fue una buena decisión. A las pocas horas, yo entré a Facebook, en donde vi una publicación sobre la señora que escribió los libros de magia particularmente populares entre 2000-2010. Comencé a leer, y me acordé de uno de los audios que mi amigue me reenvió, pues hacía referencia a una publicación como la que en ese momento tenía frente a mi pantalla.

Hace bastante que me distancié de prácticamente todo lo que tiene que ver con Harry Potter, así que la verdad estaba un poco perdida sobre qué estaba pasando ahora. Solo sabía lo poco que se mencionaba en el audio sobre eso, lo que había hablado con mi amigue, y las tres o cuatro líneas que leí de la publicación en ese momento. Para terminar este artículo, regresé al post y lo leí; era sobre la autora no siendo invitada al especial por el aniversario de la primera película, que la gente era muy ingrata y que los actores y la actriz protagonista “le deben su éxito”, y, sí, los tintes transfóbicos no podían faltar. Claro que no mencionaban en ningún momento que estaban “en contra” de las mujeres trans, pero sí que la autora tenía “denuncias legales por ‘discriminación’”, así, entrecomillado.

Muy probablemente, cualquiera que haya tenido que toparse con el nombre de Joanne en redes en los últimos dos años, sabrá que ésta ha utilizado su plataforma para esparcir discursos de odio dirigidos hacia mujeres trans en más de una ocasión. En un acrónimo, que es terf.

Entiendo que la autora no fue invitada a formar parte del especial justamente por esa razón; la publicación criticaba esto, pues sí se incluyó a hombres del cast que han sido denunciados por acoso/abuso. Era comprensible que se hiciera esta crítica y sí que era hipócrita, pero parecía que lo que querían manifestar era que lo que ella había hecho era “menos malo”, o más bien, que ni habían sido violentas sus declaraciones y tenía razón. Que el problema era que “la industria considera ofensivo que diga que el sexo existe e importa”.

Que a ella no la incluyeran, mientras que a hombres denunciados por violencia machista sí, ¿era el mejor curso a seguir? Para nada. ¿Es una manifestación más del patriarcado, como dice la publicación? Sin duda. ¿Era incongruente? Definitivamente, porque si se iban a poner así con la persona que creó el universo en el que se basa el especial por sus comentarios transfóbicos, lo mínimo que podían hacer era seguir esos mismos parámetros para quienes tenían denuncias de acoso, como Gary Oldman. Pero son hombres y a ellos se les deja pasar. A ella no; y no busco defenderla, pero es evidente que hay una diferencia en cómo se toman las acciones de hombres vs las de mujeres.

En parte, era lo que quería evidenciar el post, pero se pueden criticar estas cosas sin defenderla por sus posturas transfóbicas, que también detonan violencia. Se podía expresar de otra manera, pero viendo cómo redactaron el post, me quedó claro que están de acuerdo con la postura de Joanne, pues además de enaltecerla, la retrataron como una víctima que no había errado. Lo preferible era apuntar a que las personas detrás del especial mostraran cierta congruencia y se hiciera responsables a esos hombres con las denuncias, a que mínimo no se les considerara para formar parte; no a querer justificar y defender lo indefendible (discursos de odio) de la autora.

Pero por lo que he visto, parece que la sororidad de algunas feministas solo sale cuando se trata de abogar por gente como una señora blanca, millonaria, que, sí, pasó por cosas terribles y dolorosas, que, sí, para publicar tuvo que dejar solo sus iniciales; pero no justifica sus acciones. No justifica que utilice su plataforma para difundir discursos de odio en contra de mujeres trans.

Esto no es un “¿y dónde estuvieron las feministas cuando…?”, es un “¿por qué se empeñan en defender a una señora privilegiada y no a las mujeres que ataca con su postura de odio?” Pero sé la respuesta y hasta parece tonto ponerla de lo obvia que resulta. Es porque, a las que ataca, son mujeres trans. Mujeres que no son consideradas como tales por argumentos bioesencialistas (que cabe recordar que también son racistas). Mujeres a las que no busco recordar las cifras aterradoras de crímenes de odio a nivel México contra ellas, porque es lo que ven y vemos una y otra, y otra, y otra vez. Mujeres que no necesitan ver a personas conocidas tomar el lado de una mujer transfóbica solo porque escribió unos libros que “marcaron sus vidas”.

Si han estado al tanto de los crímenes de odio recientes en contra de mujeres trans en el país, sabrán que los discursos de odio (reitero que eso son; no son “ideales”, no son “opiniones”) como el de Joanne, no se quedan en lo virtual como muchas veces se quiere pensar. Se manifiestan en lo no-virtual, y ponen el peligro la vida de muchas personas trans o, por lo menos, llegan a ser perjudiciales y violentas.

Imagen

Por ejemplo, en el marco del Día de la Remembranza Trans, tres (3) personas fueron a protestar afuera de su casa en Edimburgo, y la autora reclamó que la estaban “doxxeando”, a pesar de que su dirección ha sido publicada en tours, periódicos locales y otros medios. Luego de señalar esto en Twitter y etiquetar a las personas que habían ido, éstas terminaron borrando el tweet que habían publicado y acabaron cerrando sus cuentas por la cantidad de mensajes transfóbicos que les estaban llegando. Asimismo, la autora presentó una denuncia contra la tienda online de una artista, negándole acceso a sus ingresos por 45 días.

Posturas como las de esta señora necesitan ser contrarrestadas, y no únicamente por gente trans. Se requiere de todas las voces posibles y actitudes críticas ante iniciativas como la que mencioné al inicio, para no dejarse llevar por publicaciones que a lo mejor superficialmente nos están diciendo una cosa, pero si los leemos con más detenimiento, hallamos en sus palabras el respaldo a discursos de odio.

Francisco Guasco vía EFE

Finalmente, me gustaría agregar que no quiero defender el especial este de los libros de magia. Aunque la autora no esté invitada, ella va a seguir obteniendo una ganancia porque hmm, tiene los derechos de la obra. Parece que se les olvida incluso a las personas que se nombran anti-transfobia. Aunque la señora no esté [directamente] involucrada, ella sí o sí gana con esto; económicamente, culturalmente, socialmente. Y cualquier cosa que compremos y esté registrada que es de la saga, más directa o indirectamente, le llega. Aplica también para lo que consumamos, como el especial próximo a salir.

Así que, en vez de defender a gente rica y famosa solo por “ser mujeres”, sin importar lo que hayan dicho y hecho, mejor utilicemos esa energía para apoyar y defender a las mujeres que al final terminan más perjudicadas por tales posturas.

Estudio Comunicación Social y prefiero escribir antes que hablar. Considero que es muy importante realmente escuchar a las demás personas para así aprender de ellas.

Me gustan los libros de fantasía y las series de ciencia ficción de los 60’s. La mayoría de mis series favoritas están subestimadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *