Diálogo a la fe / Siguiendo el trayecto de tu polvo / La sombra que deja el resplandor

Diálogo a la fe

Dices que la soledad trazó su paisaje de escombros.
Que la desnudez hostil es su cifra ante el hombre.
No hay vida sin sueño gentil,
¿No es despertar estar viviendo en sueño?
No te explicas por qué
fue indispensable que alguien inventara el reloj
y desde entonces todo se atrasa o adelanta,
la vida se fracciona en horas y en minutos
o se quiebra o se para.
Pues vivimos ahogados en un caos que alimenta,
nutridos de absurda ilusión,
jugamos normas consoladoras de fantasía impulsiva.
Dices gritar ¡adelante! por no mirar atrás,
mientras el alma susurra una memoria tajante.
Dices que ya no somos románticos
(La inteligencia es una prostituta
que se vende por un poco de brillo
y que ya no sabe ruborizarse.)
Pero ¿no es la chispa en la tiniebla
cuando más alumbra y es más bella?
Y si vivimos donde el verbo no puede hacerse carne,
si dejamos que los muertos entierren a sus muertos,
si es este continente un agonizar,
¿cómo pues apelas a la esperanza?
Te diré, que es la esperanza
eso que ha movido a nuestra generación.
Y así como en tu corazón descansa,
será lo último en morir,
incluso después de Él.

 

Siguiendo el trayecto de tu polvo

La embriaguez de la sangre,
es joya y estado potencial.
Es saberse desnudo y vulnerable,
Herejía antiquísima y trascendente,
Es cuando esa pura sustancia,
Empieza a conocer al hechizo del alma.
¡Libérate de esa esclavitud voluntaria!
pues es el valor de encontrarse a uno,
Lo que magnifica y domina a la fuerza.
Si el amor es polvo,
su trayecto es ceniza,
¿cómo entonces significar al alba,
cómo sumergirse en la mística del mañana,
cómo decir vida
sin el descaro y la mentira?
No es que el amor
en su diégesis caprichosa
se pulverice y esfume.
Renace como el fénix,
más bello y más sublime.
¿No lo sabrás?
Decir que la poesía se alimenta de la muerte,
es cantar que la vida es la que nutre tu pluma,
la que consume tu tinta,
y la que dibuja el trayecto.

 

La sombra que deja el resplandor

¿Inminencia feliz de la palabra?
Sí, la palabra vuela como el pájaro.
Huye lejos.
Sí, una palabra es el sabor
que nuestra lengua tiene de lo eterno.
Sí, por eso hablamos.
La palabra es primavera.
La primavera llega y pasa,
pero así también lo eterno.
¿Sería la palabra magia si se quedara?
No hay que despedirnos,
Pues bien dices,
que la hoja que el otoño desprende de la rama
conoce los caminos de regreso.
El mundo será redondo y perfecto,
pero solo porque huye de lo eterno,
y es cuando miramos la serenidad de las letras,
que las palabras llenan ese infinito vacío.
¿No es lo que lamenta Dido?
Nadie detiene al viento.
Es el dolor lo que nos vuelve eternos.

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Esteban Rosado Méndez, estudiante de Ciencia Política y Relaciones Internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México. Secretario de Diversidad Sexual ITAM y miembro de la Cuarta Ola. Temas de interés: derechos humanos, estudios de género, teoría política.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *