Línea Nigra o las Experiencias del Embarazo No Vivido

La maternidad es otro tipo de daño.

Es una demolición, una desintegración del ser,

después de la cual la forma original

desaparece.

Sarah Manguso

 

Desde que decidí añadir el hábito de la lectura a mi vida, me he dado cuenta de que es una de las mejores formas que tengo de conocer el mundo que cada une de nosotres somos. Hace unos meses he comenzado a cuestionarme muchas cosas que giran alrededor de las maternidades. Ahora que me siento a escribir esto, me pregunto, ¿de dónde surgen tantas interrogantes? ¿Será cierto que a partir de cierta edad las personas gestantes comenzamos a sentir ese deseo, supuestamente natural, de embarazarse?

Por destino o coincidencia, llegó a mí un libro de Jazmina Barrera titulado Línea Nigra. Empecé a leerlo en el aeropuerto, después de varias despedidas que habían hecho heridas nuevas sobre mi cuerpo. Cuando pregunté sobre qué trataba, no supieron (o no quisieron) decirme. Una vez terminado, lo entendí: es un texto que no se explica, porque la experiencia del lector rebasa el plano intelectual. Línea Nigra es un libro que corporalmente se experimenta.

Recuerdo mandarle un mensaje a la persona que me lo obsequió: “Acabo de terminar la primera parte de Línea Nigra y siento que estoy embarazada, ¿qué clase de libro me regalaste?”.

Maternidad – Angelina Beloff

A veces es curioso como surge la coincidencia entre lo que leemos y lo que vivimos, ya sea por experiencia propia o ajena: hablaba con personas de mi círculo cercano acerca de los partos realizados a través del seguro social. Alguien comentaba que, después de dar a luz de forma natural y sufrir un desgarramiento de vagina, tuvieron que coserla, después de este procedimiento y en la hoja de alta de la paciente, explicitaba el médico que la había dejado “como señorita”.

Anteriormente a Línea Nigra, leí La hija única de Guadalupe Nettel que, al igual que Jazmina Barrera, toca el tema de las maternidades. Después de esa anécdota, recordé algo que Nettel afirma en su novela: cuando una persona está gestando, durante los nueve, ocho, siete meses que dura el embarazo, siempre es el foco de atención, quien debe ser cuidade, consentide, atendide; pero después de esto, justo en el momento que el bebé es expulsado, los reflectores se vuelcan sobre él, dejando en oscuridad completa a la persona que le gestó.

Leyendo a Barrera pude dar cuenta de cómo esas dos o tres clases de biología en donde superficialmente nos explicaban cómo se hace un bebé, sus etapas en el vientre y cómo es expulsado, no logran siquiera hacerle un poco de justicia a las vivencias del embarazo. Tal vez de ahí surge mi curiosidad, la curiosidad de todes.

Desde esa misma curiosidad Jazmina Barrera decide gestar un libro-diario sobre su embarazo, a partir de este texto, cualquiera de nosotres puede explorar los miedos y las certezas de una mujer a punto de ser madre, en donde el hilo argumentativo es sostenido a través de imágenes que recuperan siempre al cuerpo, al cuerpo cambiante, al cuerpo compartido, al cuerpo amamantando, al cuerpo que no volverá a ser el mismo.

A partir de Línea Nigra pude sentir la incertidumbre de mi madre al no poder embarazarse, la felicidad que tuvieron ella y mi padre al tenerme, el miedo y la culpa al perder a su segundo bebé, la sorpresa al enterarse de su tercer embarazo que no había sido planeado.

Barrera logra, a través de la escritura de la vivencia propia, hacer lo que ningún libro de perinatología ha podido lograr: hacernos experimentar un embarazo desde todas sus áreas, sin tapujos ni obviedades, encarnando en una misma piel lo terrorífico y conmovedor del proceso gestante que no acaba nunca.

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

Soy una persona no binaria, nacida en el 97. Estudié letras y aunque una de mis grandes pasiones es la lectura, muchas veces me inclino a la crítica social desde un enfoque cuir y feminista. Mis intereses siempre se encuentran en movimiento ya que me gusta aprender cosas nuevas. Creo firmemente que lo personal es político.
Me gusta escribir en primera persona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *