Drácula: el eterno referente de autor “desconocido”

Las leyendas de vampiros han existido entre la gente a lo largo de los siglos, siendo compartidas por medio de la tradición oral que tanto caracteriza a los grupos humanos y que hoy, como resultado de los procesos sociales y las modificaciones en los canales de comunicación de la sociedad, estas historias se han transmitido tanto que hoy en día forman parte de la cultura popular, estando presente en cualquier área de expresión artística y de entretenimiento.

Dentro de estos míticos seres sin duda alguna existe uno cuya historia sobresale entre los demás, un personaje que vio la luz por primera vez en 1897 a través de la novela del mismo nombre: Drácula, y cuyo creador no imaginaba jamás tener el éxito que ahora tiene y que daría paso a la creación de otros imprescindibles como Frankenstein, de Mary Shelley.

Inspiración de un autor olvidado

Usualmente, cuando se escucha hablar del personaje del Conde Drácula es fácil reconocer de quién se está hablando, lo que no es necesariamente lo que ocurre al mencionar a Bram Stoker, el “poco conocido” escritor de origen irlandés, autor de esta célebre novela, que terminaría sus días en el olvido, sin prever en lo que una de sus obras próximamente se convertiría.

En lo que se refiere a la creación de Drácula, su novela más famosa, hay quienes dicen que tomó como referencia algunas obras literarias previas como El libro de los hombres lobo, de Sabine Baring-Gould, publicado en 1865 y que describía alguna de las características de estas criaturas; así también, utilizó algunas obras para contar con mejores detalles con relación a la ubicación geográfica en que suceden los hechos.

Sin embargo, hay quienes afirman que lo relatado en la novela corresponde a hechos reales, como la historia de Vlad “El Empalador”, el que es considerado el Drácula de la vida real y cuya historia fuera transmitida a Stoker por un profesor húngaro quien fuera un amigo cercano del autor; aunque también existen versiones que afirman que lo relatado en la obra se trataba más de una advertencia de un peligro real que de una novela de ficción.

Influencia en la industria del entretenimiento

La industria del entretenimiento es una de las que más ha tomado como inspiración la historia de este misterioso conde, que entre series, películas y actividades de entretenimiento online han logrado cautivar a todos aquellos amantes de lo sobrenatural, siendo Nosferatu (1922) uno de los primeros productos audiovisuales que tomara como referencia a esta obra, tal como lo menciona Fujifilm, la compañía fotográfica experta en esta corriente artística.

Hoy en día el Conde Drácula forma parte importante del imaginario colectivo, y cuya popularidad ha crecido tanto en las últimas décadas que algunos sectores del entretenimiento como el de las casas productoras como Warner o HBO, servicios de streaming como Amazon o Netflix e incluso otros sectores de la industria del entretenimiento como los casinos online cuentan con productos dentro de sus catálogos inspirados en vampiros, es el caso de los slots de Betway, en donde es posible encontrar algunos juegos y actividades de divertimiento como Immortal Romance y Anna Van Helsing Monster Huntress, que retoman algunas de las mejores adaptaciones de vampiros para introducirlas en actividades de entretenimiento como slots de casinos online, otorgando una mejor experiencia al usuario amante de esta subcategoría del terror.

El cine y la TV también se han visto beneficiados con la novela, como ocurrió con Drácula, de Bram Stoker (1992), que junto con Una serie de eventos desafortunados y Good Omens: The Nice and Accurate Prophecies of Agnes Nutter, Witch, es considerada una de las mejores adaptaciones de libros, pues fue bien recibida por parte de la crítica, con un puntaje de 7,4 en páginas como IMDB y, aunque este es considerado un buen puntaje, es considerablemente rebasado por algunos clásicos de vampiros en la TV, como Buffy the Vampire Slayer (1997), que con un puntaje de 8.2/10 y siete temporadas supera en la misma plataforma a esta adaptación de la obra original de Bram Stoker.

True Blood (2008) y The Vampire Diaries (2009) son las que le siguen en calificación a Buffy, pues con 7,8/10 y 7,7/10 en IMDB, respectivamente, se han consolidado como los clásicos imprescindibles de vampiros en la TV y que sin duda han logrado dar un giro propio a la visión de los vampiros creada por Stoker en 1897, adaptando el clásico concepto de este ser de leyenda a lo que ocurriría si un vampiro viviera en la época actual.

Hoy en día Drácula es una de esas novelas de las que no importa qué tipo de lector sea, todos saben de qué va, incluso aquellos que prefieren ver las adaptaciones en el cine o la TV y a pesar de haber transcurrido 124 años desde su aparición, pareciera ser que la influencia del personaje descrito por Bram Stoker está muy lejos de llegar a su fin.

Fondea el contenido joven

YucaPost es un proyecto autogestivo y sin fines de lucro. No recibimos patrocinios privados ni fondos públicos, pero tú puedes ayudarnos suscribiéndote a nuestro Patreon o haciendo una donación por PayPal. Tu apoyo será destinado exclusivamente a pagar costos de dominio, mantenimiento y alojamiento.

¡Lee a las invitadas e invitados de YucaPost!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *