La tormenta perfecta

La situación actual de México es muy delicada. Varios factores están afectando de forma negativa al país, entre los factores destacan la baja en los precios del petróleo y el Coronavirus. En este artículo pretendo explicar en qué consisten estos acontecimientos y cómo afectan a México y el mundo.

La baja en los precios del petróleo se puede explicar desde la ruptura de Rusia con la OPEP, cuyo principal miembro, Arabia Saudita, vende 1 de cada 3 barriles de petróleo en el mundo. Esta ruptura se dio luego de que la OPEP no lograra un acuerdo sobre la cantidad de barriles de petróleo que debían ser producidas para así poder controlar el precio del combustible. Rusia en un intento por aumentar sus ganancias por la venta de este combustible optó por romper todo acuerdo con la OPEP y aumentar su producción, hecho por el cual Arabia Saudita de igual forma optó por aumentar su producción e inundar el mercado de petróleo. Esta acción provocó que los precios del petróleo en el mercado bajaran dramáticamente, llegando incluso a reducirse un 30% en cuestión de 8 horas. De este modo, empresas con altos costos operativos no sólo reducen sus utilidades, incluso pueden llegar a dejar de ser rentables. Es decir, producir un barril de petróleo a algunas compañías les cuesta más de lo que reciben al vender ese mismo barril a precio de mercado. Entre estas empresas con altos costos operativos se encuentra la empresa petrolera más endeudada del mundo: Pemex, cuyo costo de producción por barril es muy alto en comparación a otras empresas en el sector.

Desde inicios del actual sexenio se ha hecho un intento en vano por rescatar a la compañía, pero años de pésimas administraciones plagadas de corrupción como las del hoy preso Emilio Lozoya, han hecho que la empresa productiva del estado se encuentre en un punto de no retorno desde hace un tiempo. La baja en sus calificaciones crediticias ha sido constante, llegando actualmente a estar a una reducción de nota para que sus bonos sean catalogados como basura, lo cual sería quizá el punto final para la compañía al no haber ya una forma de financiarla debido a que nadie compraría sus bonos. Cuando esto suceda es muy probable que la compañía caiga en impago de sus obligaciones con sus prestamistas y trabajadores. Esto podría representar el despido de sus más de 100,000 empleados. Además, sus obligaciones con los prestamistas probablemente serían absorbidas por el gobierno mexicano pese a ser un órgano descentralizado, creándose así un fobaproa, pero del sector energético.

Por otra parte, el Coronavirus es otro de los factores que ponen en riesgo la estabilidad del país en más de un aspecto. Una de las máximas autoridades del país en estas cuestiones es el doctor Alejandro Macías, que en entrevista para el canal de Youtube del doctor Víctor Encina, resumió de esta forma la problemática del virus en el sector salud de México:

“Existe una proporción 80/15/5. 80% de la población contagiada será asintomática o tendrá síntomas leves, el 15% presentará síntomas como dolor de garganta o fiebre, el 5% restante necesitará ser hospitalizado en cuidados intensivos”

Más adelante pone el ejemplo de la ciudad de México:

“En un sitio con 20 millones de habitantes como la ciudad de México, únicamente se cuenta con 1000 camas de cuidados intensivos aproximadamente (…) no existe una cifra oficial del número de camas de cuidados intensivos, pero calculo que serán unas 5000 a nivel nacional”

Bajo el supuesto de que el 60% de la población de la ciudad de México será contagiada, 12 millones de personas estarán enfermas sólo en la ciudad de México, de estos 12 millones de personas, 600 mil necesitarán ser hospitalizadas cuando sólo hay 1000 camas de cuidados intensivos en la ciudad de México y 5000 todo el país. Si hacemos estos mismos cálculos con la población total del país la cifra es aún más preocupante: de los 120 millones de habitantes de México, 72 millones enfermarán y 3 millones 600 mil necesitarán ser hospitalizados.

Esto sin duda alguna tendrá efectos devastadores en la economía del país y del mundo. Esto ya se ha visto reflejado en los recortes en las perspectivas de crecimiento de varios países –incluido México-, además de ser notoria esta crisis en las bolsas de todo el mundo en la semana del 9 de marzo al 13 de marzo, días en los que las pérdidas en bolsa de países como Italia llegaron al 11% en un solo día. En México se aplicó una suspensión en la cotización según marca el protocolo debido a que en la apertura del jueves 12 de marzo la bolsa perdió más de 7% en sus primeros 30 minutos de operación. Al día siguiente, viernes 13 de marzo el presidente de la bolsa mexicana y de valores, Jaime Ruiz Sacristán dio positivo por Coronavirus.

Esperemos que en los próximos meses estas situaciones no escalen o sean resueltas para que México y el mundo no enfrenten una crisis que todavía podemos prevenir.

Soy estudiante de la carrera de administración en el ITAM. Me gusta todo lo relacionado con la política, economía y negocios.

Una respuesta a «La tormenta perfecta»

  1. Excelente publicación, será determinante la capacidad de respuesta y protocolos que ejecute el gobierno. Hay que estudiar las medidas impuestas en el resto del mundo antes que nuestros índices de contagio se multipliquen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *