La misión de la NFL fuera de los estadios: un asunto personal

La NFL es una organización deportiva que siempre ha intentado generar un impacto dentro y fuera de las canchas. A través de la temporada, la NFL destina cada mes para la promoción de una campaña mediática con enfoque social.

Por ejemplo, el mes de octubre es el mes de la campaña Crucial Catch. Dicha campaña fue iniciada en el 2009 para fomentar el chequeo médico para la detección temprana del cáncer.  Asimismo, el mes de septiembre corresponde a la celebración de la herencia hispana, mientras que en noviembre se busca honrar a los veteranos y las veteranas con su campaña Salute to Service.

Las mismas campañas son fomentadas por la liga temporada tras temporada, sin embargo, este año resalta la campaña que promueve ejercer el voto en los espectadores y las espectadoras para las elecciones presidenciales que se celebrarán el próximo 3 de noviembre, algo que no se observó en las elecciones del 2016.

¿Cuál es el motivo detrás de esta campaña? La respuesta es clara: las injusticias raciales en Estados Unidos. A pesar que no es la primera vez que se escuchan voces de protesta por las injusticias raciales en la NFL, siendo Colin Kapernick la figura emblemática de dichas protestas, es la primera vez que la NFL como organización se involucra directamente en ellas.

Las protestas iniciadas por la muerte de George Floyd en mayo de este año conllevaron a la alza de voces de diversas personalidades tanto de celebridades como de activistas: voces que evidenciaban la discrepancia que existe en el trato policial dependiendo del origen racial de la persona detenida.

Los jugadores de la NFL no fueron la excepción. Lo que fue la excepción fue el apoyo de la NFL, como organización, a esos jugadores que demandan el cambio. Para la nueva temporada, la organización no permitió únicamente la decisión de cada jugador a hincarse en el himno nacional – acción más frecuente de protesta entre los jugadores, sino, también decidió emprender una campaña de concientización social bajo el lema “it takes all of us”. Asimismo, en el mes de septiembre, se entonó el Black National Anthem en los partidos, después del himno nacional.

La campaña it takes all of us va más allá de la cuestión racial, ya que busca empoderar a las voces escuchadas en las protestas en otro nivel: el democrático. En las elecciones del 2016, más de 100 millones de personas con edad para votar no ejercieron su voto. Bajo la misma tendencia, del 87% de las personas que se registraron para votar, únicamente el 56% votó.

Ante estas cifras, la NFL enfocó su campaña NFL Votes, primero, para fomentar el registro a la elección y, segundo, que las personas en efecto voten. También anunció la suspensión de las actividades futbolísticas en el día de la elección para que los jugadores y personal puedan ejercer su voto, y el uso de al menos 10 estadios como sedes para ir a votar el día de la elección.

NFL Kneel: Charlie Riedel/Associated Press

¿Qué impacto puede tener la NFL? El fútbol americano es el deporte más visto en Estados Unidos. La audiencia de la NFL en temporada regular oscila entre 14.9 millones y 17.9 millones de espectadores y espectadoras, en el 2019, la audiencia promedio fue de 16.5 millones de espectadores y espectadoras en temporada regular. Claro, estos números aumentan exponencialmente cuando se trata del partido del campeonato, el Super Tazón. El encuentro entre los Jefes de Kansas City y los 49ners de San Francisco, en el 2020, generó una audiencia de 99 millones de espectadores. En pocas palabras, la NFL tiene un gran poder de alcance por el nivel de audiencia que maneja.

¿La NFL tiene motivaciones intrínsecas? Por supuesto. Como mencioné anteriormente, las protestas enfocadas a las injusticias raciales no son novedosas. Desde el 2016, la controversia que surgió ante la decisión de Colin Kaepernick de hincarse en el himno nacional creó unas oleadas de críticas que la NFL intentó disuadir.

A pesar que nunca se ejerció un castigo de manera oficial hacia los jugadores que protestaban, es claro que la falta de contratación de Colin Kapernick en la liga es una consecuencia de sus protestas en la cancha.

Asimismo, ante presiones – principalmente del presidente Trump, la NFL intentó regular dicha forma de protesta, estableciendo que el jugador o equipo podía permanecer en el vestidor durante el himno nacional.

Sin embargo, la creciente preocupación de los jugadores afroamericanos ante las deficiencias del sistema, sistema que básicamente criminaliza a toda persona que no sea un hombre blanco, condujo a que la NFL por fin escuchara las voces de sus jugadores y ofreciera las plataformas para intensificarlas.

Suena sorprendente que una liga en la cual el 70% de los jugadores son afroamericanos, y tan sólo el 26% son blancos, tomó tanto tiempo en respaldar una demanda social que incumbe a más de la mayoría de sus jugadores. No obstante, más vale tarde que nunca.

¡Hola! Soy Mariana, tengo 24 años y actualmente estoy estudiando Ciencia Política y Relaciones Internacionales en el ITAM. Aunque me encantan la mayoría de los deportes, mi mero mole es el fútbol americano. Desde chiquita apoyo a los únicos e inigualables Acereros de Pittsburgh.

Una respuesta a «La misión de la NFL fuera de los estadios: un asunto personal»

  1. Excelente artículo muy ilustrativo del impacto de los deportes en la sociedad y cómo puede ser un medio de cambio y mejora social. Felicidades !!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *