La fantasía como género predilecto para la normalización de la comunidad LGBT+

-Alberto Arguelles Miranda

Durante la última década, uno de los principales problemas, al menos de los más sonados, para la comunidad LGBT+ es la representación mediática; básicamente que existan personajes de la comunidad dentro de películas, series, libros, e incluso videojuegos. Esto es importante debido a que, primero, las personas puedan identificarse con personajes que ven día a día pues finalmente las personas aprenden de ellos, y segundo, no solo reconoce que la comunidad existe, sino que contribuye a su normalización. Aparentemente es importante recordarle al mundo que no solo existimos, sino que tenemos derechos.

Uno de los principales retos para resolver esta problemática es que, últimamente, las empresas están utilizando personajes de la comunidad como si fuera algo reglamentario: “pon un personaje gay y negro para que no nos digan nada…”, y más que ayudar a resolver esta problemática, solo hacen una caricatura de la comunidad LGBT+. No se trata de simplemente mencionar que este personaje es gay o que el personaje simplemente sólo exista sin que realmente aporte demasiado. Otro reto es que las historias que se animan a incluir estos personajes hacen que la trama gire en torno a las dificultades que ser alguien “no hetero” tiene y, como mencioné antes, no es bueno que la niñez aprenda que está mal ser ellos mismes o, que sí lo son, van a tener muchos problemas en su vida. Es realmente estresante tener que aguantar eso en la vida real, y cuando buscas cierto escape, las únicas historias que cuentan acerca de personas como tú traten de cómo ellas también sufren.

Por eso propongo lo siguiente: si el problema para les creadores de estas historias es que no cumplen con las reglas de nuestra realidad, ¿por qué seguir con esta realidad? Es por eso que la fantasía es el mejor género para contar historias con personas no binarias o fuera de la heteronorma, porque, al ser un mundo completamente distinto, no tienes por qué tener en cuenta “lo normal”.

Lo que propongo no es algo nuevo. El príncipe dragón es una serie animada que ya lo hace, pues los padres de una de las protagonistas son dos hombres. Otro ejemplo muy bueno en La leyenda de Korra, donde la protagonista es bisexual tiene una relación amorosa con una mujer. Y si nos expandimos un poco más hacía lo nerd, dentro de los juegos de mesa de rol, como Dungeon and Dragons, existen campañas que toman esto muy en cuenta. Por ejemplo, Into the Feywild es una campaña (para D&D 5e) que lleva a les jugadores dentro de una dimensión mágica y fantástica y toma en consideración que todos les personajes que no son jugadores son pansexuales; o Critical Role: Tal’Dorei Campaign Setting, una campaña que tiene realmente presente que no todas las personas son hetero o cisgénero.

Incluso existen juegos, parecidos al anterior, que las mismas reglas te invitan a explorar más allá de los hetero y lo binario, como Monsterhearts, es un juego acerca de monstruos fantásticos (como brujas y hombres lobo) que conviven con humanos dentro de una preparatoria. La trama gira en torno a los problemas que conlleva la adolescencia y cómo, a veces, la magia es una buena escapatoria. El juego plantea parte de “la problemática adolescente” de la exploración sexual, por lo que invita a sus jugadores a explorar más allá de lo hetero y más allá de lo cisgénero, y también el resto de los personajes que no son jugadores.

Ilustración: @nadiesabedibujar

Por eso, invito de manera muy cordial a todes les creatives a pensar en la fantasía como un escape de la realidad, ya que eso mismo invita a personas que durante tanto tiempo estuvieron oprimidas a plantear un mundo donde realmente se puedan sentir parte de la comunidad y no, a parte, y así utilizar estos mundos para convertirlos en la realidad, que sirvan para guiar el camino.

Otros buenos ejemplos, de cosas que yo he visto/leído son:

  • She-Ra y las princesas del poder, una serie animada en la cual no solo se muestra una masculinidad deconstruida, sino que también muestra una sociedad abierta a relaciones no heterosexuales.
  • The last of us, si bien no es fantasía en sí, como otros títulos en esta lista, sí incluye elementos fuera de nuestra realidad, como son los zombies. Y es por eso que creo que es una inclusión genial, pues a pesar de que la trama central no es las relaciones interpersonales, se anunció que, en la segunda entrega de la saga, la protagonista no será heterosexual.
  • Cazadores de sombras, que, en un mundo fantástico lleno de peligros desconocidos, dos de los protagonistas hombres tienen una relación amorosa, e incluso se llegan a casar en algún momento de la saga.
  • Deadpool 2, otra producción que no es fantasía en sí, pero sí incluye elementos fantásticos como son los superhumanos. Si bien, está más que claro que el protagonista Deadpool, es pansexual, en la película podemos disfrutar de la relación entre Negasonic y Yukio, que a mi gusto fue una gran adición.
  • The life is strange, es un videojuego que retrata la vida de una adolescente con un desconocido poder, y si bien depende de de quién lo juega, realmente considera el camino de tener una relación amorosa con la bestie de la protagonista

Lamentablemente no he tenido la oportunidad de leer literatura fantástica LGBT+, pero definitivamente lo haré durante este mes del orgullo. ¡Te invito a hacerlo también!

¡Lee a las invitadas e invitados de YucaPost!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *