Haciendo historia

El sábado 28 de noviembre, Sarah Fuller dio una patada de despeje en el partido de fútbol americano colegial entre Vanderbilt CommodoresMissouri Tigers. El despeje de Fuller no marcó únicamente las 30 yardas que viajó el balón en el aire, marcó la historia del fútbol americano colegial. La joven de 21 años se convirtió en la primera mujer en jugar en un partido de fútbol colegial en una de las conferencias más importantes de la NCAA, la conferencia Power Five

Un año que ha sido complicado para las distintas ligas de los diversos deportes por los retos que ha presentado la pandemia, para Fuller representó una oportunidad única. Dado el aislamiento de diversos jugadores y jugadoras del equipo colegial, los entrenadores decidieron otorgarle la oportunidad de convertirse en la despejadora del equipo a la que entonces era la portera del equipo femenil de soccer de la universidad. A pesar que el equipo perdió 41-0, la participación de Fuller es otro impulso a la ola femenina que intenta conquistar el fútbol americano.

Aunque es la primera vez que una mujer forma parte de un equipo de las conferencias más importantes de la NCAA, no es la primera vez que vemos a mujeres participar en dicho deporte. En categorías inferiores del fútbol colegial, en el 2003, Katie Hnida se convirtió en la primera mujer en anotar puntos en la División I-A de la NCAA, en el partido entre Universidad de Nuevo México contra Texas State. En el 2015, April Goss anotó un punto extra para Kent State contra Delaware State. En el 2012, Erin DiMeglio se convirtió en la primera mujer mariscal de campo de su preparatoria, South Plantation High School, en Florida. 

A nivel profesional, en la NFL, este año el encuentro entre los Cleveland Browns y Washington Football Team también marcó la historia. Fue la primera vez que tres mujeres que trabajan en la liga se encontraron en un mismo partido: Callie Brownson y Jennifer King como asistentes de coacheo, la primera del equipo de Cleveland y la segunda de Washington; y Sarah Thomas parte del equipo arbitral. Sin duda, hacer historia no es novedad para ninguna de ellas. Jennifer King se convirtió en la primera mujer afroamericana en la NFL tras su contratación en febrero de este año. A su vez, Callie Brownson fue la primera mujer en ser contratada de tiempo completo en la División I de la NCAA después de firmar con Dartmouth en el 2018.

Haciendo historia

Sarah Thomas continúa rompiendo las barreras dentro del mundo arbitral. Antes de convertirse en la primera árbitra de tiempo completo de la NFL en el 2015, se convirtió en la primera en arbitrar un partido y un juego de tazón colegial en un estadio de la conferencia Big Ten de la NCAA. En el 2019, Thomas nuevamente fue la primera mujer en arbitrar un partido de postemporada, el partido en el que los Patriotas de Nueva Inglaterra vencieron a los Cargadores de Los Ángeles en la ronda divisional. Sin duda, Thomas se encamina a romper más barreras y abrir paso a nuevas generaciones.

Es innegable que queda mucho camino por recorrer, pero estas historias de éxito vislumbran un futuro positivo para todas las que nos encanta dicho deporte. Con la frase en su casco “play like a girl”, Fuller nos demuestra que los estereotipos de género existen para romperse en todos los ámbitos, inclusive en el ámbito deportivo. 

¡Hola! Soy Mariana, tengo 24 años y actualmente estoy estudiando Ciencia Política y Relaciones Internacionales en el ITAM. Aunque me encantan la mayoría de los deportes, mi mero mole es el fútbol americano. Desde chiquita apoyo a los únicos e inigualables Acereros de Pittsburgh.

Una respuesta a «Haciendo historia»

  1. Wowowow una serie de datos que no conocía, muy interesante y que buena noticia que se rompen estereotipos de esta manera para dar pasa a una inclusión total en este deporte que podría caracterizarse de ser exclusivamente masculino. Ojalá sea un ejemplo para otra actividades de la vida cotidiana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *