Habitar internet con conciencia política

Hubo un tiempo en el que navegar por internet comenzaba con un clic y terminaba cerrando la tapa de mi computadora. No había necesidad de cerrar un sinnúmero de ventanas que prometía servirían para un futuro cercano.

Recientemente pasamos de habitar las calles a habitar internet. La parálisis global nos llevó a presenciar calles desiertas, transportes inmóviles y animales poblando las calles de algunas ciudades. Quizá algunas y algunos pensamos que esto llevaría a reducir impactos ambientales en el planeta. Sin embargo, pasamos por alto que habitamos internet más que nunca.

De acuerdo al Informe estadístico global de octubre 2020, más de 320 millones de personas comenzaron a usar internet en los últimos 12 meses, lo que equivale a un crecimiento anual del 7.4 %. El promedio de usuarias y usuarios de internet en el mundo pasan 6 horas 55 minutos conectadas y conectados, un 2.98% más que el año pasado.

¿Cuántas emisiones de carbono se generan por la actividad en línea? La industria de la tecnología y las comunicaciones de la información -que ofrece servicios de internet, video, voz y otros- produce más de 830 millones de toneladas de dióxido de carbono al año. Eso es aproximadamente el 2% de las emisiones globales de CO2.

Nos dicen que internet es una nube.

Internet no es algo que no podamos tocar, es material. Entonces, ¿quién contamina? ¿Dónde está internet? Según la organización ClimateCare, en 2020, el 53% de la contaminación equivale al simple uso diario de quienes habitamos internet; el 24% proviene de las redes -no redes sociales- submarinas o cables que nos permiten conectarnos entre personas de distintos países o continentes; el último 23% pertenece a los centros de procesamiento de datos o lo que nos han dicho que es la nube.

Nadège y “las prácticas de cuidado: una relación más atenta con las tecnologías digitales”

En la actualidad, las redes sociales, la música, el correo electrónico, el streaming media y el comercio se han trasladado en línea, ¿cómo? A través de una red mundial de servidores que permiten que accedamos a archivos y datos desde cualquier dispositivo conectado a internet. Click para ver el mapa.

Por otro lado, están los cables submarinos, una red informática global dentro de los océanos y mares que nos rodean que permiten compartir información inmediata entre usuarias-os de distintos países y continentes. Click para ver el mapa

Nadège y “las prácticas de cuidado: una relación más atenta con las tecnologías digitales”

La transmisión de video y audio se han posicionado como los principales impulsores del crecimiento explosivo de datos. Seguido de Netflix y Youtube durante horas pico en América del Norte, ¿cuál es el mayor problema en esto? la cuestión principal es que la energía creada para almacenar esos datos proviene del extractivismo voraz de minerales y petróleo que permiten desde la fabricación de dispositivos hasta el uso de datos e internet.

El avance del neoliberalismo precisa de la explotación de recursos como el que oferta el capitalismo de datos para avanzar en sus planes de expansión y control social. La presencia que tienen hoy en nuestra vida privada las herramientas tecnológicas y digitales no solo permite un conocimiento detallado de nuestros perfiles […]”. También abandera la idea de desarrollo bajo la que se conduce el despojo de la tierra y territorio a comunidades que hoy día enfrentan proyectos como: la refinería Dos bocas en Tabasco; el Aeropuerto Internacional de Santa Lucía en el estado de México; el Corredor Transístmico en Oaxaca y; el tren Maya que recorre el sureste de México.

Como en cuento de ciencia ficción, el capital busca apropiarse del cuerpo y la tierra de quienes habitan esos territorios. Fortalecen la violación de derechos humanos a los pueblos indígenas, mientras depredan los ecosistemas e irrumpen el tejido social y comunitario.

Nadège y “las prácticas de cuidado: una relación más atenta con las tecnologías digitales”

A través de su webcomic, Nadège nos sugiere algunas prácticas para habitar internet con conciencia política, dale clic a este link para descargarlo: https://drive.google.com/file/d/1bfAigM3vhGCFqxm3hU-bFOnH7G4tT-CK/view?usp=sharing

Bibliografía

https://datareportal.com/reports/digital-2020-october-global-statshot?rq=covid

https://climatecare.org/infographic-the-carbon-footprint-of-the-internet/

Del centro al sur. Comunicóloga en formación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *