Gracias INE

El 12 de enero de este año, decidí embarcarme en una nueva aventura personal al emigrar a España. Sobre este viaje ya tendré oportunidad de hablarles (porque sí que ha sido todo un shock). El proceso de despedida no ha sido fácil. Decir adiós a familia, amigos, mascota y casa nunca será sencillo. Sin embargo, la apuesta es alta y estamos en ello.

De los sacrificios hechos, está el del trabajo. Actualmente estoy bajo el amable apoyo de los padres de mi novia; en lo que logro conseguir algo de lo que pueda sostenerme. Y justamente dejar mi empleo anterior ha sido de lo más difícil: literalmente, vivía y convivía más tiempo ahí que en mi propia casa, llegando a tener a mis compañeros y compañeras como una familia alterna. Y es por ello y ellos que escribo hoy.

El Instituto Nacional Electoral (INE) me abrió sus puertas, inicialmente, en el año 2017, justo después de haber egresado de la licenciatura. Laboré en un área excesivamente técnica, la Unidad Técnica de Servicios de Informática, en donde nos enfocábamos, más que nada, en el desarrollo del Programa de Resultados Electorales Preliminares. La democracia siempre fue y es uno de los temas que más me apasionan y poder trabajar en la casa electoral de mi país me hacía mucha ilusión. Sin embargo, tras varios meses de ocupar mi puesto, decidí volver a casa en Yucatán, tras varias experiencias desafortunadas en la Ciudad de México. Decidí sacrificar sueldo y seguridad laboral por calidad de vida. No me arrepiento.

Al regresar a Mérida, me enfrenté a algo similar a lo que tengo hoy enfrente: inseguridad laboral y difícil acceso a un trabajo. Tras casi cuatro meses de espera, encontré una vacante en la Junta Distrital del INE que correspondía a mi domicilio, misma a la que me postulé obteniendo el primer lugar. Sin duda, algo había en esta institución que me llamaba y me sentía listo de aportar más a ella y desde una trinchera distinta a la anterior.

En la 04 Junta Distrital del INE estuve por más de dos años. Logré colaborar con mi esfuerzo y conocimientos en el Proceso Electoral Federal 2017-2018, en la mayor parte del procedimiento de creación nuevos Partidos Políticos nacionales, la Consulta Infantil de 2018 y, no por último menos importante, en el Módulo de Atención Ciudadana del Distrito. En todos estos procesos, y muchos otros más, logré canalizar mis conocimientos en aras de facilitar el trabajo de todo el equipo, siempre teniendo en mente la meta institucional: servir a la ciudadanía y darle la atención que merecía. El haber estado en casi todas las áreas de la Junta Distrital me permitió tener un panorama bastante completo sobre las funciones que los órganos descentralizados de la institución tienen y de su importancia. De ahí que tuve la iniciativa de concursar en la Primera Convocatoria para ocupar plazas del Servicio Profesional Electoral, llegando a quedar como finalista nacional. Pocas veces me he sentido más orgulloso que representando al Instituto y siendo parte de él.

Es por todo lo anterior que agradezco la existencia del Instituto y a todos los funcionarios con los que tuve el placer de trabajar: desde la secretaria o técnico distrital más bajo en la jerarquía, hasta las más altas autoridades establecidas en Ciudad de México. El INE es un gran tesoro que toda la ciudadanía mexicana debe proteger y cuidar, debe luchar por ella. Es una verdadera institución autónoma que, aun teniendo sus defectos, tiene grandes virtudes. El defender la democracia en nuestro país no es fácil y el INE es el garante de ello a través de sus funcionarios, mismos que siempre me sentiré honrado de decir que fui uno de ellos. Gracias INE.

Desde muy joven he sido un apasionado de la política nacional y global, por lo que me empeñé en estudiarla a través de la carrera de Ciencia Política en el ITAM. Me encanta viajar y conocer nuevos sitios y culturas.

Soy yucateco de corazón. También soy gamer, y ávido seguidor de franquicias cinematográficas de superhéroes y ciencia ficción. Amo a los animales, apoyo la libertad del individuo y soy excesivamente una persona positiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *