Es tiempo de decirlo

Conozcan a Toni Breidinger, la primera pilota con descendencia árabe en correr en la Nascar y una de las aproximadamente 10 mujeres en competir contra 150 pilotos en este deporte. En febrero de este año, Toni debutó por primera vez en el ARCA Menards Series en Daytona, evento en el que arrancó de la posición 31 para finalizar en el 18º. El pasado 24 de abril, volvió a correr en Talladega, si bien no logró su cometido de entrar dentro los primeros diez lugares, logró quedar en el 12º.

Toni Breidinger es una de las mujeres que se une a la lucha por conquistar un deporte firmemente dominado por sus contrapartes masculinas. Claro, la lucha conlleva su crítica y sus obstáculos en el camino. En una entrevista, Breidinger reveló que frecuentemente es descrita como una modelo que intenta ser una pilota de carreras o que por su descendencia arabe debería estar corriendo carreras de camellos en lugar de correr en la Nascar. Sin embargo, eso no la desalienta a seguir buscando cumplir el sueño automovilístico que desde los nueve años se planteó e impulsar la agenda de lograr una equidad en el deporte una carrera a la vez.

Breidinger es uno de los muchos ejemplos de mujeres actualmente desarrollándose en diversos deportes que enfrentan el mayor obstáculo puesto por el sexismo en general de deporte. Este mismo obstáculo se observa en las comentaristas deportivas. En marzo, el canal de televisión francés Canal Plus estrenó el documental Je ne suis pas une salope, je suis une journaliste – yo no soy una prostituta, soy una reportera – en el que se retrata el constante sexismo que las reporteras y comentaristas deportivas enfrentan al hacer su trabajo.

Las reporteras y comentaristas en el mundo de los deportes usualmente son denigradas como objetos de belleza para ganar ratings. La creencia que una mujer no puede tener la capacidad de análisis deportiva equitativa o hasta mejor que su contraparte masculina es un fenómeno altamente replicado en el mundo. Lesley Visser, una pionera reportera y la primera reportera en ser introducida al Salón de la Fama de la NFL por su trayectoria periodística, reconoció que las mujeres siempre están sujetas a un doble estándar: el de belleza y el de inteligencia. Mientras que no necesariamente ocurre lo mismo con los comentaristas y reporteros.

Lessly Visser

Sin duda, la época actual exige de un constante proceso de introspección sobre las actitudes que hemos adoptado que terminan por diferenciar y discriminar a las mujeres tanto en su rol como deportistas, comentaristas y reporteras como en otros ámbitos. Esto aplica tanto a hombres como a mujeres: ¿cuántas veces has comentado sobre la apariencia de una reportera o comentarista antes de analizar lo que dice? ¿Cuántas veces has dejado de escuchar o leer porque el análisis deportivo proviene de una voz femenina?

Es tiempo de introspección para que historias como las narradas en el documental “Je ne suis pas une salope, je suis une journaliste” sean historias del pasado. Es tiempo de introspección para que posibles carreras brillantes de deportistas femeninas dejen de ser noticia por romper los estándares del deporte masculino. Es tiempo de decirlo y aceptar que el cambio está inclusive en nuestras acciones como espectadores.

¡Hola! Soy Mariana, tengo 24 años y actualmente estoy estudiando Ciencia Política y Relaciones Internacionales en el ITAM. Aunque me encantan la mayoría de los deportes, mi mero mole es el fútbol americano. Desde chiquita apoyo a los únicos e inigualables Acereros de Pittsburgh.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *